03HOURS-ASUNCION2-master1050

Tomado de: NEW YORK TIMES

36 horas de arte, comida y mercados en Asunción

Asunción es una ciudad fascinante y poco visitada, un lugar de edificios viejos que dejan ver el paso de los años y aceras desniveladas en el que se mezclan fragmentos de guaraní cuando se habla español y en algunas señalizaciones, además de una reciente infusión de toques de diseño cosmopolita que son visibles en las cafeterías y los hoteles con una decoración chic e industrial. Ya sea que busques restaurantes retro que no han cambiado en cincuenta años, donde los lugareños comen caldo de pescado y mandioca en todas sus formas o innovadoras galerías y almuerzos al estilo del brunch, los encontrarás aquí.

Viernes

15:00
Memorias

Echa un vistazo a uno de los periodos oscuros de la historia paraguaya en el Museo de las Memorias (de entrada libre). El museo está ubicado en un edificio impresionante que alguna vez fue un centro de detención y tortura de la dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-1989) y las fotos y los instrumentos de tortura —látigos, máquinas de electrochoques, herramientas para arrancar las uñas— hablan por sí mismos, como lo hacen las evidencias terribles de la colusión estadounidense. En la parte de atrás se encuentran las celdas donde se mantenía a los prisioneros, con “cuerpos” de un realismo terrorífico envueltos en harapos. En la entrada hay una camioneta antigua Chevrolet de color rojo, que era el automóvil en el que se traía a los detenidos de las estaciones de policía y los centros de detención: un símbolo del terror.

16:30
Al mercado

En los callejones laberínticos hay puestos repletos de tenis, juguetes y cualquier cosa que pudieras necesitar: el Mercado Municipal 4 es un lugar que podrás explorar durante horas. Encontrarás comercios de verduras, atendidos por mujeres que cortan granos de los elotes y pelan ajos, así como puestos de comida humeante que sirven salchichas asadas. Detente en una de las mesas cubiertas de manojos de hierbas frescas y secas. Son yuyos, medicina herbal: dile al vendedor qué te duele, ya se trate de un malestar estomacal o un dolor de cabeza, y macerará las hierbas pertinentes con un mortero.

Foto

La Santísima Trinidad, en Asunción CreditDado Galdieri para The New York Times

20:00

Carne y cerveza

A la hora de cenar, dirígete al área de alimentos del parque Mburucuyá, un espacio abierto que te dará la bienvenida, lleno de luces, flanqueado por árboles y en el que cada noche hay mucha gente y música. Los niños se entretienen solos en el castillo inflable, los padres degustan cerveza artesanal de barril de la cervecería local Sajonia (que hace una maravillosa indian pale ale), y los amigos comparten platos de yuca frita y sándwiches de salchicha. Muchas de las veinticinco gastronetas sirven res paraguaya preparada de distintas formas, como las hamburguesas artesanales y los sándwiches de bistec, pero lo mejor son los filetes Braford de la gastroneta Osso, que te sirven directo de la parrilla y cocinados a la perfección. La cena para dos personas cuesta unos 100.000 guaraníes, alrededor de 17,35 dólares.

22:00
La hora de los tragos

El elegante bar Mariano Domingo es parte de Chaco, un hotel que parece presumir de su antigüedad. Este bar, que abrió hace un año, usa la que alguna vez fue una sección del área de la recepción del hotel. Es un pequeño espacio bien diseñado con muebles de los años setenta y cocteles de la casa a tono hechos con maestría (y bastante estilo: los bármanes tienen movimientos como los de la película Cocktail estelarizada por Tom Cruise). Los miércoles hay un DJ y jazz en vivo que atraen a la audiencia más a la moda. A unas cuantas calles, cerca de la estación de trenes, un patio ferroviario en desuso y un enorme cobertizo para trenes albergan La Cachamba, donde los bármanes utilizan licores con infusiones (como menta, jengibre e incluso mandioca) para elaborar creativos cocteles decorados con flores, cáscara de naranja deshidratada y menta fresca.

Sábado

9:30
Café y casas

La mayoría de los lugares históricos se encuentran en el centro de la ciudad y se pueden ver en unas cuantas horas. Comienza por el Palacio de López, la sede neoclásica del gobierno, construida por una dinastía política del siglo XIX a la cual debe su nombre. Camina hacia el este a lo largo de los parques frente al malecón (en algunos hay varias personas que viven en carpas) hasta el Cabildo, un centro cultural donde alguna vez estuvo el senado y que vale la pena visitar principalmente por la habitación de coronas chamánicas hechas de plumas, de trajes que se utilizan en ceremonias de iniciación y otros artículos de colección que pertenecen a los grupos indígenas; la entrada es gratuita. Desde ahí, pasa por el Panteón Nacional de los Héroes, una capilla y un mausoleo que resguarda los restos de los soldados caídos y del primer presidente de Paraguay. Después, regresa al oeste para visitar la Casa de la Independencia (entrada libre), una impresionante casa colonial que fue el lugar donde se declaró la independencia de Paraguay. Ve por tu dosis de cafeína al Café Consulado, que tiene el mejor café de la ciudad y, en ocasiones, también las exposiciones de arte más interesantes.

11:30
Arte y parque

Una pequeña galería en un hermoso espacio residencial, Hepner, representa a los nuevos artistas paraguayos (también tienen arte del siglo XIX y principios del XX). Una muestra reciente de la obra de Waldo Longo, Bestia Pop, exhibía pinturas llenas de color y parecidas a un cómic del dinámico artista paraguayo. Si vas a la galería, pide ver la obra de Fidel Fernández y Enrique Collar, hay que recordar ambos nombres. Después, aprovecha la cercanía del Parque de la Salud, que tiene caminos para correr y extensiones con tantos árboles que algunos han dicho que han visto monos. Es un refugio muy necesario del calor de Asunción, que puede ser intenso.

Foto

El hotel Factoría tiene toques de diseño industriales. CreditDado Galdieri para The New York Times

13:00
Prueba el tereré

Dirígete a Villa Morra, uno de los distritos más elegantes y a la moda de la ciudad, para un almuerzo o brunch en El Café de Acá. Es el favorito para comer en todas las estaciones, ya que cuenta con espacios al aire libre y cerrados, además de un menú de desayunos que incluye waffles, pan francés y delicias locales, como los churros con dulce de leche y los huevos revueltos con mandioca y queso. Si querías probar el tereré (té helado de hierba mate), este es uno de los pocos lugares que lo tiene en el menú. El almuerzo para dos cuesta unos 130.000 guaraníes.

15:00
Compra local

En los barrios más adinerados del este de la ciudad se encuentran las tiendas especializadas en artículos para el hogar, artesanías y ropa de diseñadores locales. Elige los coloridos tapetes trenzados de Nde Valé, que además vende platos y tazas de cerámica delicadamente esmaltada. La pequeña boutique Oh! Sí, a veinte minutos si vas caminando hacia el sudeste, es una parada obligada para ropa de mujer elaborada localmente y a la moda, y ahí encontrarás desde vestidos drapeados de verano hasta coloridos bikinis.

17:00
Arte y reliquias

Para empaparte de la cultura paraguaya, desde el arte visual hasta las tradiciones indígenas, explora el Museo del Barro (entrada libre). Sus tres espacios de exposición están conectados: uno es una colección de arte contemporáneo paraguayo; otro muestra reliquias que datan desde la cerámica precolombina e incluyen iconos y estatuas cristianas de las misiones jesuitas de los siglos XVII y XVIII. El más impresionante es el espacio destinado a la colección de arte indígena. Los elaborados atuendos de los chamanes, las máscaras, los tocados de plumas y las coronas hechas de piel de jaguar están llenos de fuerza y te dejarán sin aliento, además de constituir un testamento de la fortaleza de las culturas indígenas del país.

21:00
Dosis de lujo

Tierra Colorada, que dirige el chef Rodolfo Angenscheidt, es el peso pesado de la escena gastronómica nocturna de Asunción. Angenscheidt se centra en platillos tradicionales que sirve de maneras inusuales y adereza con ingredientes fuera de lo común. El surubí, un pez de río que por lo general se cocina en sopas, viene asado sobre piedras volcánicas con crema de zanahoria y vegetales rostizados, mientras que la entrada de pajagua —una especie de croqueta que por lo general se elabora con yuca y res— aquí se hace con langostinos y se acompaña de un puré de pimiento amarillo. Aunque parte del menú se apega a los clásicos europeos, con frecuencia se les da un giro local, como los gnocchi hechos de harina de mandioca. La cena para dos, con vino, ronda los 450.000 guaraníes.

Foto

El Parque de la Salud CreditDado Galdieri para The New York Times

Domingo

10:00
Arte callejero

Los domingos son tranquilos, el tiempo perfecto para un recorrido por los increíbles murales del centro histórico. Compra un par de chipas, bocadillos de pan rellenos de queso de forma circular, en Ña Eustaquia antes de caminar hacia la calle Estrella, flanqueada por naranjos y el lugar donde se encuentra un espectacular ejemplo de arte callejero que hace referencia a la herencia indígena del país. Algunos de los murales imperdibles son El reservista Purahéei, ubicado en la esquina con la calle Ayolas y que retrata a un soldado enternecedor con una guitarra, y las enormes representaciones verticales de un hombre y una mujer, pintados con una pantera, un ave y otros símbolos selváticos, al lado del Hotel Zaphir entre Montevideo y Colón. Además, en la esquina de O’Leary y Oliva, en parte oscurecido por un banco, hay un sombrío mural de una indígena maká del artista callejero Decertor, de origen peruano.

13:00
La cafetería

Bolsi es una cafetería en donde todos en Asunción, desde los políticos hasta los estudiantes universitarios, vienen a sentarse ante el mostrador para charlar y saborear comida casera. Tiene más de medio siglo de antigüedad, pero el menú se ha actualizado, con sándwiches de atún y queso, y cerveza artesanal paraguaya Herken, además de los favoritos locales como el caldo de pescado y el sándwich de milanesa. Haz una escala para comer el domingo, pero deja espacio para el postre: el mostrador de la pastelería dejaría mal parada a cualquier cafetería neoyorquina. La comida para dos cuesta unos 120.000 guaraníes.

Alojamiento

Las enormes habitaciones y ajetreadas áreas comunes del Hotel Boutique La Misión (Dr. Eulogio Estigarribia 4990; las habitaciones dobles empiezan en 176 dólares con desayuno incluido) tienen una ubicación práctica para llegar a los más pomposos centros comerciales y restaurantes de lujo de la ciudad. Este hotel también cuenta con una alberca en la azotea con hermosas vistas y un pequeño gimnasio.

Lo chic industrial se combina con un club de caballeros del siglo XIX en el espléndido Hotel Factoría (Dr. Francisco Morra 813; habitaciones dobles a partir de 140 dólares), donde las diecisiete habitaciones son lo suficientemente grandes para albergar a toda una familia y el restaurante sirve un desayuno (incluido) de primerísima categoría.