COLUMNAS DE COLUMNAS

Columnas de Columnas Columnas de Columnas

Columnas de Columnas

12 diciembre 2018

La Corte, el último contrapeso
En todos los gobiernos es ecesario que existan cintrapesos y voces contrarias que sirvan como freno a la posibilidad de que un poder se apropie por completo del control de la Administración; en el caso del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, todo apunta a que será la Suprema Corte la encargada de fungir como contrapeso al Presidente y su proyecto de nación. En Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe que: “todos hemos escuchados que en política, para evitar el avasallamiento de un Poder, el Ejecutivo en este caso, es fundamental la existencia de pesos y contrapesos, lo que yo reduzco a la última expresión, los contrapesos que en física conforman el equilibrio y en el ejercicio de gobierno, la contención. Ya no estamos en aquellos tiempos del priato en los que el presidente de la República designaba a los coordinadores del Partido Revolucionario Institucional en el Congreso y al presidente de la Suprema Corte de Justicia, aunque en el primer caso hayamos regresado con otro partido y en el segundo se libre una lucha. Con base en los resultados del proceso electoral del 1 de julio Andrés Manuel López Obrador ganó con el mayor número de votos de la historia del México democrático, más de 30 millones, 53 por ciento, y su mayoría en el Congreso que no tiene antecedente desde 1994, que lo deja a unos cuantos legisladores de la calificada, que reunirá con la cargada de otras fracciones, lo que hace que el Legislativo deje de ser un contrapeso y se convierta en un peso legitimador a su favor. Así, la única contención que quedaría es la Suprema Corte, contra la que se ha enderezado desde hace tiempo una ofensiva, para desacreditarla con el tema de los salarios: repiten que un ministro gana 600 mil pesos al mes cuando su ingreso es de 269 mil, que puede parecer, y es, mucho, pero no se lo fijaron ellos. Pero sueldos aparte, lo que aprecio es una arremetida en dos tiempos contra la Corte, el último contrapeso al Poder Ejecutivo: el público, desprestigio por los sueldos, y el privadísimo, la creación de un Tribunal Supremo o Constitucional, que lo desplazaría. Y entonces, sí, adiós contrapesos y contención. Quiero decirle que esta columna la publiqué hace 106 días, el pasado 25 de julio y que sin estar hoy, como he dicho, en una crisis constitucional, sí estamos en un conflicto entre poderes constitucionales que tiene como objetivo el Judicial, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, como apuntaba desde entonces”.

Cuánto debe ganar un Presidente
En el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe acerca de la diferencia entre nuestro país y el vecino del norte, Estados Unidos, respecto a cómo cada nación: “es muy probable que usted nunca haya escuchado hablar de Margaret Weichert. Desde hace un par de meses, esta empresaria e inventora es la encargada de despacho de la Oficina de Manejo de Personal, dependencia del gobierno estadunidense que se encarga de fijar los salarios de los servidores públicos federales en Estados Unidos […] Los únicos salarios que no fija la OPM son los del presidente y vicepresidente. Esos los establece el Congreso mediante una legislación. Todos los demás […] En México, donde actualmente hay un conflicto político entre Poderes por el monto de las percepciones de los principales servidores públicos, no existen parámetros objetivos ni una institución como la OPM estadunidense para fijar salarios. La Constitución sólo dice, en su artículo 127, que los servidores públicos ‘recibirán una remuneración adecuada e irrenunciable por el desempeño de su función, empleo, cargo o comisión, que deberá ser proporcional a sus responsabilidades’. Pero ¿qué es adecuado y quién determina dicha proporcionalidad? Dado que el propio 127 dice que ‘ningún servidor público podrá recibir remuneración (…) mayor a la establecida para el Presidente de la República en el presupuesto correspondiente’, la discusión sobre el salario presidencial es de enorme relevancia. Tomando como parámetro a Estados Unidos, ¿cuánto debería ganar el Presidente? […] En cualquier caso, debe ser la ley la que prive, no el contentillo, como ha sido hasta ahora. Para salir de este diferendo, podríamos revisar toda la escala salarial de los servidores públicos. Pero también debería ponerse a revisión cuántos funcionarios necesitamos realmente. Pero no creo que se haga. Lo que está ocurriendo actualmente es una contienda política. Habrá vencedores y vencidos en esta lucha de Poderes, frente a la cual los ciudadanos somos meros espectadores”.

La SCJN es un blanco fácil de ataque para AMLO
En El Universal, la periodista, Ana Paula Ordorica, escribe que: “el Poder Judicial en general y la Suprema Corte en particular tienen muy mala imagen entre los mexicanos […] La relación entre Andrés Manuel López Obrador y la Corte ha sido tirante desde antes de la elección de julio. Su desdén nos lleva hasta los años del proceso de desafuero, pero en esta última campaña presidencial el desprecio de López Obrador a la Corte arreció. Primero estuvo circulando la versión de que, desde el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Diego Valadés trabajaba en la elaboración de un proyecto para conformar en México un Tribunal Constitucional de Justicia para fungir como la última instancia para interpretar la Constitución. Esto en los hechos minimizaría el papel de la SCJN y el contrapeso que representa al ejecutivo. De este proyecto no se ha vuelto a decir mucho y la relación de AMLO y su círculo cercano con Valadés quedó dañada después de la entrevista que concedió a Proceso en la que criticó las primeras acciones de AMLO como presidente electo y cuya portada generó incluso un enfrentamiento vía twitter entre la esposa de AMLO, Beatriz Gutiérrez Muller, con el director del semanario, Rafael Rodríguez Castañeda. Una vez ganada la elección presidencial, AMLO sostuvo un encuentro con los ministros de la SCJN en la que le comunicaron que se comprometerían a sumarse a la austeridad republicana cuando arrancara el sexenio. El presidente de la Corte, Luis María Aguilar, le puso monto a los recortes presupuestales en aquel encuentro. Habló de poco más de 800 millones de pesos que luego resultó no serían realmente recortes sino un subejercicio del año anterior que no había devuelto la Corte y que se había destinado a un fideicomiso. Esto molestó mucho a AMLO que se sintió truqueado por el ministro presidente. Y ahora estamos en el enfrentamiento por la Ley de Remuneraciones y el amparo que ha otorgado la Corte para suspender este recorte a los sueldos de la burocracia, incluyendo a los jueces, magistrados y ministros de la Corte. La ley está hecha al aventón. No se cabildeó con el Poder Judicial que quiere, con justa razón, defender su autonomía. La campaña en contra de “los corruptos de los ministros que ganan 600 mil pesos mensuales” será fácil de ganar para AMLO. Las consecuencias de que azuce contra el Poder Judicial en general y la SCJN en particular le redituará simpatías al presidente, quien ha encontrado en uno de sus pocos contrapesos un blanco fácil de ataque dada la mala imagen que ya gozaba. Seguimos así en el México binario: nosotros los buenos contra ustedes los corruptos”.

AMLO y su necesidad de fiscal propio
En La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe que: “a la tentación original se ha sumado el desenvolvimiento de una cantada reyerta con el Poder Judicial. No es solamente un asunto de criterios judiciales en conflicto o de esquemas administrativos que quisieran contar con un propio en la Fiscalía General de la Nación: el obradorismo considera necesario, indispensable, conjurar las posibilidades de golpes judiciales similares a los que han sido armados (el ejemplo inmediato, en Sudamérica) para entrampar o deponer a políticos de izquierda o progresistas llegados a la presidencia de su país. Bajo esas consideraciones de proteccionismo imprescindible, puede decirse que el obradorismo jamás pensó en ceder la plaza de la nueva fiscalía a un personaje eventual, azaroso, emergido, propuesto o avalado por la discutible textura de las agrupaciones de siglas y activistas que suelen asumirse como representantes de la sociedad civil. El presidente Andrés Manuel López Obrador requiere a un personaje de su cercanía política y afectiva en el máximo cargo de procuración nacional de justicia, lo cual es una expresión de premodernidad y aumenta la concentración de poder en una persona, pero las primeras batallas, y la previsión de una guerra mayor, en términos políticos y judiciales, lleva al tabasqueño a atrincherarse y a acentuar el factor de la lealtad entre sus filas. De por sí, López Obrador vive cotidianamente expuesto a un riesgo inaceptable para quien valorase no sólo su vida personal, sino la importancia de preservarla para cumplir con un proyecto superior, el de gobernar a un país en crisis y tratar de conducirlo a mejorías sustanciales. De manera irresponsable, casi con fanfarronería adolescente, López Obrador presume diariamente la carencia de un equipo de seguridad profesional a su alrededor y crea escenarios de riesgo en los lugares públicos a los que acude y, en especial, en los vuelos comerciales que aborda”.

20 años de Chávez
En el Reforma, el analista y periodista Sergio Sarmiento, habla acerca de cómo hace 20 años Hugo Chávez llegó al poder en Venezuela, y cómo este llevño al país sudamericano a una de sus peores crisis en la historia: “el 6 de diciembre de 1998, hace poco más de 20 años, Hugo Chávez logró su primer triunfo en una elección presidencial en Venezuela. El triunfo del teniente coronel en retiro sorprendió a muchos, pues en febrero de 1992 había encabezado un intento de golpe militar contra el presidente Carlos Andrés Pérez. Chávez fue indultado por Rafael Caldera en 1994, pero utilizó su libertad para buscar nuevamente el poder, ahora a través de las urnas. El que los electores hayan elegido a un golpista sorprendió a los demócratas, aunque esto era consecuencia del desprestigio al que habían caído los partidos que habían dominado la vida democrática del país […] Se piensa que nada más en 2017 la economía se desplomó 16.6 por ciento (tradingeconomics.com), lo cual se suma a caídas muy fuertes en años anteriores. La inflación alcanzó en noviembre de este 2018 la cifra de 1,299,724 por ciento anual, según la Asamblea Nacional, que ofrece cifras ante la falta de estadísticas oficiales. Maduro culpa a Estados Unidos del desplome. Muchos venezolanos responsabilizan a Maduro, pero siguen adorando a Chávez. Los economistas entienden, sin embargo, que las políticas de Chávez estaban destinadas a producir este desenlace.

¡Ya! ¡Pórtense bien!: la estrategia
En Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “ya habíamos escuchado al presidente López Obrador hablando del robo de combustible decir lo siguiente: “Y hablaba yo de pedirles a las madrecitas que nos ayuden con sus hijos. Porque las madres son muy buenas, están llenas de sentimiento; las madres quieren mucho a los hijos y nunca una madre va a aceptar que un hijo comete un ilícito”. Ayer, el secretario de Marina, José Rafael Ojeda Durán, dijo: “Como bien lo ha dicho el general (el secretario de la Defensa Nacional), estamos encaminados a lograr el objetivo de pacificar al país a través de la Guardia Nacional; es una instrucción que tenemos todo el Gabinete de Seguridad. Además de lo que dijo mi general, yo me atrevería a decir otras cosas, relacionado a que ésta no es una labor nada más del Gabinete de Seguridad. Es una labor de todos. Todos debemos de portarnos bien, todos debemos de cumplir la ley y respetar la ley, porque si no, esto no va a poder seguir avanzando”. Ayer también, Alfonso Durazo abonó a la versión: “Una de las variables fundamentales de la inseguridad es la corrupción. Y la corrupción vamos a empezar a atacarla de inmediato, en todo el aparato público, pero con énfasis en los cuerpos de seguridad. Ahí haremos nuestra tarea.Y en la medida que avancemos en el combate a la corrupción, empezará a sentirse una mejoría en la seguridad. Imaginen ustedes, dicen en las policías que no hay policías corruptos, que hay mandos corruptos. Imaginen, entonces, ustedes que los mandos, que las autoridades superiores no pidan su moche, su entrada, su cuota y que además tengamos en condiciones administrativas dignas al personal de seguridad”. El secretario de la Defensa dijo algo tal vez más preocupante: “En el ámbito de la seguridad, las fuerzas armadas estamos desarrollando la nueva estrategia, que va enfocada a cubrir las coordinaciones regionales con personal que atienda directamente los problemas del orden común, los delitos del orden común, que son los delitos que más afectan a los ciudadanos. Ahí está enfocada la estrategia, ahí estamos centrados en que nuestras fuerzas empiecen a trabajar”. ¿Delitos del orden común? ¿En serio? ¿Y la ley? Todo era cosa de portarnos bien, no ser corruptos y si no, que llegaran los soldados. De haber sabido “.

Cosecha de odio
En el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, escribe que: “cuatro muertos. Cuatro personas que perdieron la vida, irónicamente, donde tendrían que encontrar refugio. Fue en la Catedral Metropolitana de Campinas, cerca de São Paulo, Brasil. Un sujeto se postró en las bancas más cercanas a la puerta mientras se desarrollaba la misa del mediodía. De pronto, cuentan testigos, disparó al menos 20 veces. Traía consigo dos armas, una de ellas calibre 38. El sujeto se quitó la vida de un tiro. Murió ahí, en la escena del crimen que él mismo creó. Los agentes de la policía apenas entraban a la iglesia, según reportes de la prensa local, pero no alcanzaron a detenerlo. Días antes, el viernes, otros hechos inusuales de violencia en territorio brasileño: catorce personas murieron en un doble asalto bancario frustrado. Durante la madrugada, una banda de delincuentes tomó a un grupo de rehenes sobre una autopista; su intención era el atraco de dos sucursales bancarias, con los rehenes querían evadir la acción de la policía, que ya iba tras ellos, según reportaron autoridades. Casi una semana después, aún no hay detalles de cómo se originó el enfrentamiento en donde murieron seis de los plagiados, el resto de los muertos eran delincuentes. Ocurrió en Milagres. Un fin de semana previo a esto, un joven de apenas 13 años acudió a una peluquería. Hacía transmisión por Facebook Live para mostrar el antes y el después. Nada extraño hasta este momento. Pero la escena tuvo trágico final: comenzaron a llover disparos. El peluquero logró ponerse a salvo, al igual que el resto de las personas que se encontraba en el local; todos, excepto el joven de 13 años, quien recibió seis disparos. Casi dos semanas después, las autoridades no saben las razones del ataque. Sucedió en la ciudad de Fortaleza, Ceará. Durante 2017, Brasil registró 63 mil 880 asesinatos, 15% más que el año anterior. La violencia en el país sudamericano ha aumentado. 30 muertes por cada 100 mil habitantes. 175 homicidios al día. Cifras que rebasan sus registros. Y poco podrán hacer en los próximos años. “A Natalia y a Rubens Ortega sólo les falta decidir una cosa: ¿Glock o Taurus? La joven pareja se inscribió en un curso de entrenamiento para el manejo de armas en un club de tiro en São Paulo, tan sólo unos días después de que Jair Bolsonaro, un político de extrema derecha y capitán retirado del ejército, fue elegido como el próximo presidente de Brasil, gracias a su firme promesa de derrocar el statu quo y combatir el crimen…”, es un reporte de The New York Times del pasado 1 de diciembre. El próximo gobierno brasileño se alzó durante la campaña que le dio la victoria electoral, con la promesa de facilitar el acceso a las armas. Su estrategia para combatir a los delincuentes: “Debemos terminar con esta actitud políticamente correcta de decir que deponer las armas hará de Brasil un lugar más seguro, pues no es así…”, fue una de sus primeras declaraciones tras los comicios. En su muy abultado archivo de frases polémicas, el próximo mandatario llegó a expresar que los policías que mataran a criminales tenían que ser condecorados. Esto lo expresó en su calidad de diputado federal. Qué miedo con lo que diga estando en la Presidencia. ¿Nos recuerda a algún otro territorio del continente? Bolsonaro no ha escondido su empatía por Donald Trump. El magnate, hoy presidente, tampoco ha sido discreto respecto a sus coincidencias con el brasileño. Esto sucede cuando germina el discurso de odio: cada vez, lamentablemente, aparecen más oportunidades de siembra a quienes gustan de sembrarlos”.

¿Del fiscal carnal al fiscal camarada?
En El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “con la aprobación ayer de la Ley Orgánica que da vida a la Fiscalía General de la República (FGR) aún en medio de las protestas de la oposición, queda listo el terreno para el nombramiento, en las próximas semanas, del primer Fiscal de justicia que tendrá el país. Se termina así un largo proceso iniciado desde 2014 cuando se modificó el artículo 102 constitucional para dar fin a la desprestigiada y disfuncional PGR y concebir un nuevo organismo autónomo encargado de la procuración de Justicia […] de esa terna que AMLO hizo pública desde enero de este año, cuando aún era candidato, hay dos que ya no irían: el magistrado González Alcántara, que fue propuesto en la terna para ministro de la Corte y, todo indica, será el favorito, y la magistrada De Gyves que, al ser la esposa del actual presidente del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX, quedaría también anulada. […] Eso significa que el único que quedaría de la terna original, sería Batiz. Y si su nombre aparece en una nueva terna del presidente para la Fiscalía, don Bernardo sería casi seguro, a sus 82 años de edad y con su flebitis crónica, el primer fiscal General de la República, y los otros dos nombres que aparezcan en la terna sólo serán de compañía. Bernardo Batiz, que en un principio había solicitado que lo retiraran de cualquier propuesta, cuando Andrés Manuel dio a conocer la terna en enero de este año, por su problema de salud, fue convencido por su hija de aceptar un encargo que será histórico y sería la culminación de una larga carrera política y jurídica del ex panista, ex perredista y ahora primer fiscal de la República en la llamada Cuarta Transformación. Nadie duda de la trayectoria y la experiencia, incluso de la honestidad y probidad de don Bernardo Batíz y Vázquez para ocupar la titularidad de la nueva Fiscalía. Pero eso no significa que al final, si se consuma su designación, no vayamos a pasar del rechazado y rebotado “fiscal carnal” de Peña Nieto, al nuevo “Fiscal Camarada” del presidente López Obrador”.

AMLO contra la Suprema Corte
En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “el presidente Andrés Manuel López Obrador ya advirtió que no cancelará su participación en el informe anual del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar, mañana, pese al conflicto que ha subido de tono con los ministros y jueces por el plan de reducirles el salario. La que queda en medio del conflicto es la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ministra en retiro, quien ha dicho que ofrecerá una rueda de prensa en la que dará su postura sobre el tema y, de paso, anunciará que donará su sueldo como servidora pública”.

Reversa
En el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “el Tribunal Electoral sesionará hoy para definir el futuro de Encuentro Social, partido incapaz de alcanzar el 3% de votos en los comicios y que, en teoría, estaría perdiendo el registro. Pero no. El magistrado ponente, Felipe de la Mata, propondrá revocar el acuerdo del INE de decretar el adiós al PES, aduciendo que sí tiene representatividad y apoyo de los ciudadanos, pues tiene 56 legisladores y una serie de cargos ganados con la coalición Juntos Haremos Historia. De aprobarse este criterio, se avalará el que los partidos mantengan el registro por “rebote” dentro de una coalición, y no por los votos directos. Es impresionante la manera en la que los magistrados son capaces de torcerlo todo, cuando ya hay avances. Se perderá la única vía ciudadana de sancionar a un partido al no darle los votos para que se vaya. Y ahora, ni así”.

Nervios
En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “cuentan por ahí que el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, está más confundido que un aficionado del Cruz Azul en medio de la porra del América. Según esto, cuando se metió a ver en detalle el proyecto de una nueva refinería en Dos Bocas y la modernización de otras instalaciones de Pemex para lograr la autosuficiencia en gasolina para el 2021, no le salieron las cuentas. Y es que, aun cuando se construyera la nueva planta en tiempo récord y se lograra poner a punto las otras refinerías, dentro de tres años no habría suficiente crudo mexicano para abastecerlas. Al parecer la falla habría sido del despacho privado que hizo un análisis de viabilidad de ese plan… pero con datos viejos sobre las reservas petroleras. Si fue así, vaya lío”.

Regalo guadalupano a AMLO
En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “los diputados federales de Morena tienen listo un regalo guadalupano al presidente Andrés Manuel López Obrador. Nos explican que en la reunión de la Comisión de Gobernación de San Lázaro van a declarar hoy, día de la Guadalupana, el 2019 como “Año del Caudillo del Sur, Emiliano Zapata”. Pero el presente tiene su pilón: los morenistas preparan una iniciativa para que la Casa de Moneda de México acuñe una moneda en honor al centenario de la muerte de Zapata. Todo esto, nos recuerdan, lo anunció López Obrador en su calidad de presidente electo durante una su gira de agradecimiento en octubre pasado. Y ahora sus diputados pondrán de nuevo en bandeja de plata uno de sus compromisos”.