Avisos

JUAN CARLOS SANCHEZ MAGALLAN

JUAN CARLOS SANCHEZ MAGALLAN

Ilegalidad es sinónimo de vulnerabilidad. Un año más de conmemorar la libertad de expresión en nuestro país… un año más de tempestades para los críticos del poder, pero sobre todo para los que le ponen nombre y apellido a las cosas… a los problemas… un año más de vivir agraviados por la delincuencia organizada que a veces pareciera le gana los espacios públicos al Estado Mexicano y, consecuentemente, a la sociedad. La ONU equipara a los estados de Veracruz y Tamaulipas con zonas altas de terrorismo.

14 de Junio de 2017

La Unesco publicó un manual para coberturas violentas, admitiendo con esto que creció el riesgo para los periodistas que ejercen su profesión. Ya lo dijo Angela Merkel, canciller de Alemania, en su visita a México… “de la mayor importancia es castigar a los agresores de periodistas, pues la impunidad está en su máxima expresión”… Las recientes elecciones en Tamaulipas, Nayarit y Estado de México son avisos para la administración del presidente Enrique Peña Nieto de que hay que redoblar el esfuerzo de todas las instituciones que preside, obligado a revalorar quiénes de sus colaboradores le ayudan verdaderamente y quiénes son simuladores. El país transita por una situación económica contradictoria, por un lado el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ha generado condiciones para la creación de millones de empleos y, por otro lado, a la gente no le da, no le alcanza, lo que trae en el bolsillo para cubrir sus más elementales necesidades, ¡algo está pasando! México es un destino turístico atractivo, representa este sector 8.7 del PIB y da empleo a nueve millones de mexicanos. En turismo somos la octava economía del mundo y el decimocuarto en seguridad para las inversionistas. En promedio, dos veces al año los mexicanos nos paseamos por el territorio nacional. Lo dijo Enrique de la Madrid: ¿cómo ligar este desarrollo nacional con los turistas de a pie, que por el temor de la inseguridad no se desplazan por las carreteras nacionales, pues aunque modernizadas y bien hechas, muchas están solas y sin la necesaria protección pública? Gerardo Ruiz Esparza está haciendo su tarea, ¿entonces, qué falta?

El tan amenazado TLCAN por Donald Trump… pareciera ser más retórica que realidad… Cierto, se va a renegociar, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, acaba de lograr acuerdos favorables en el asunto de las exportaciones de azúcar con Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos. Esto es, México mantiene el acceso al mercado del vecino país reduciendo la venta de azúcar refinada; a cambio, logró mejorar los precios de referencia y pactó satisfacer sus necesidades del dulce. Si prosperan las amenazas de Trump para establecer un impuesto fronterizo, el gobierno mexicano aplicará aranceles a las importaciones estadunidenses. Así serán los acuerdos comerciales con nuestros vecinos. ¡Uno por uno!… Estados Unidos salió del Acuerdo de París contra el cambio climático, decisión que afectará al mundo, pero con mayor intensidad a los propios vecinos.

Sobre el sabido argumento de Trump de que el cambio climático fue un invento para favorecer a otras economías como la de China y la de la Unión Europea, con el que engañó a muchos ciudadanos americanos para que votaran por él, no piensan que el desconocimiento de este Pacto Internacional suscrito por 195 países para contener la elevación de la temperatura global al comprometerse a reducir las emisiones de gases efecto invernadero, se les revertirá; pues la industria automotriz, la energética y la carbonífera tendrán que ser respetuosas de las normas internacionales de comercio. ¿O de veras creerán que alguien les va a comprar sus autos si no cumplen con las normas ambientales? ¿O seguirán perforando el suelo del mundo para encontrar petróleo sin que las organizaciones mundiales ambientalistas como Greenpeace señalen y denuncien sus abusos y daño a la ecología y los ecosistemas?

¿De veras creen que organismos internacionales como la ONU, Unesco, OEA y las referentes a los derechos humanos internacionales serán sus paleros o cómplices con su silencio? Conflictos en puerta ¿O no, estimado lector?