Carro completo para Morena en el 2021

Raul Lopez

Cosmovisión

El presidente Andrés Manuel López Obrador, se muestra implacable en contra de la corrupción de los pasados gobiernos del PRI y del PAN, por lo que el llamado “Maxi-Proceso”, tendrá consecuencias históricas en contra de algunos personajes destacados de la política nacional y de personajes de la iniciativa privada.

Los especialistas expertos en el análisis de la política en este país, dicen que las dimensiones del caso de la detención y denuncia del ex director de la paraestatal, Emilio Lozoya, no llegarían al expresidente Enrique Peña Nieto y en cambió puede ser muy peligroso para el expresidente Felipe Calderón, enfrascado en un conflicto personal con el presidente AMLO.

El Fiscal General de la República, doctor Alejandro Gertz Manero, en conferencia de prensa, dio algunos datos preliminares en torno al famoso proceso de Lozoya, de quien dijo que le corresponderá aportar las pruebas suficientes sobre sus dichos en torno a quienes señala como responsable de que dieron las ordenes de los sobornos, y de recursos desviados a la campaña presidencial del gobierno pasado, y las entregas de dinero a legisladores de aquel tiempo y personajes de la iniciativa privada en las adquisiciones con precios inflados de complejos de la petroquímica.

“El Mega-Proceso”, mejor dicho, tiene supuestamente acaparada a la opinión pública con los informes de las conferencias mañaneras del presidente AMLO, aunque los analistas dicen, que el asunto no pasara de ser un mero atractivo de información sensacionalista del momento, en donde se descarta se alcance a algunos de los expresidentes de este país, porque se percibe y lo ha dicho el propio mandatario de que no va a romper la regla de oro de barrer para atrás.

Y, por el contrario, la ley podrá alcanzar a los personajes más cercanos como colaboradores de EPN, y que recaen en las menciones a los titulares de gobernación y de hacienda, por sólo citar a estos dos personajes, así como algunos legisladores de aquel tiempo que han trascendido a otros cargos políticos y también a conocidos personajes de la iniciativa privada que se pudieron prestar al tema de los sobornos y desvíos de recursos públicos en varios momentos.

Primero los recursos aportados por conocida empresa trasnacional para la campaña presidencial de EPN, y luego las compras de algunas factorías de la petroquímica con precios alterados y por lo mismo con algunos delitos graves en perjuicio de las finanzas nacionales.

El famoso “vomito negro” es el tema del debate como lo ha dicho y sostenido el presidente AMLO de recuperar los millonarios recursos del erario desviados, por lo que muchos políticos y empresarios, no duermen acalambrados con el también llamado “juicio del siglo” de la política mexicana, del que se dice será como siempre “de mucho ruido y pocas nueces”.

Esto, en torno a la cercanía del proceso electoral en el 2021, con la lucha por 15 gubernaturas, congresos locales, el congreso federal y ayuntamientos, por lo que se dará una disputa

intensa, que por lo pronto acapara la información mediática y sirve de escaparate, dicen a los fines políticos de la Cuarta Transformación y a los reacomodos en las famosas elecciones intermedias.

En dicho proceso electoral, se dice que en verdad se estará midiendo la fuerza de Morena y de la Cuarta Transformación, que llevó a la presidencia a López Obrador, pero que muchos de los que arribaron a los cargos de elección popular y del servicio público no han estado a la altura del político tabasqueño, y por lo mismo existe un desgaste que lo obliga a estar en la operación política, para enderezar el rumbo y evitar resultados inciertos, inesperados y sorpresivos, en donde hay quienes apuestan que en el 2021 se dará el famoso carro completo para Morena y sus aliados, sin problema.

Por cierto, el tema del control de la pandemia se esta dando ya en varias entidades y ciudades importantes del país, a tal grado que la información de la emergencia poco a poco se ido diluyendo y la gente hace más conciencia en el uso de las medidas sanitarias con el uso del cubre-bocas, la sana distancia y de evitar las aglomeraciones.

Poco a poco la calma retorna, aunque los resultados de decesos son considerables y se dice que son más de 53 mil defunciones a causa del Covid-19, que enluta al país, pero que la gente se muestra estoica y fuerte para luchar en favor de las actuales y futuras generaciones, así como en la protección de los de la experiencia, las personas de la tercera edad, a los que hay que cuidar como un tesoro nacional. Aunque se enojen algunos.

Al final de las jornadas y de los meses difíciles, la gente por fin entiende de la realidad de los efectos de la pandemia y de que el personal médico de hospitales y clínicas del sector público y privado, son héroes anónimos a los que hay que reconocer y respetar en su labor humanitaria, y en ocasiones mal pagada con maltratos de la misma gente de forma injustificada. “Dolor que callado vienes, que ya no te conocía”. Así las cosas.