Casuaaalmente, en los momentos en que el Presidente comienza a estar en aprietos…

Templo Mayor

Templo Mayor

F. Bartolomé Templo Mayor

CASUAAALMENTE, en los momentos en que el Presidente comienza a estar en aprietos surgen noticias que podrían servir para desviar la atención.

RESULTA CURIOSO, por ejemplo, que en el peor momento para Andrés Manuel López Obrador por su falta de propuestas contra el feminicidio, una “alta fuente del gobierno” le contó a The Wall Street Journal que se investiga… ¡a Enrique Peña Nieto!

¿Alguien dijo cortina de humo?

No es necesario llamar a los bomberos.

***

MÁS TARDÓ el diputado Miguel Ángel Jáuregui en presentar su iniciativa para entrometerse en la UNAM, y ya tenía encima al rector, a la comunidad universitaria y hasta a sus propios compañeros de la bancada de Morena.

LA PROPUESTA de pasar por encima de la autonomía y decidir desde el poder la vida interna de la universidad, obligó a Enrique Graue a dejar de lado su tradicional prudencia para denunciar, con todas sus letras, que se trata de un intento de desestabilizar a la UNAM, justo ahora que está tratando de salir de una crisis.

Y NO SÓLO ESO: también reveló el rector que en varios estados se han repetido estos intentos de los morenistas por meter las manos en las universidades públicas.

DICEN QUE la incendiaria iniciativa de Jáuregui -identificado con el grupo de los ultras en la bancada de Morena- tomó por sorpresa hasta al propio Mario Delgado, por lo que al final lo obligaron a retirarla.

***

EL GOBIERNO le dio el golpe, pero no al cigarro, sino a la iniciativa privada.

Una-vez-más.

Y es que, de manera sorpresiva y desconociendo sus propios compromisos, la Secretaría de Salud prohibió la importación de cigarrillos electrónicos.

LO HIZO a pesar de que justamente ayer inició en San Lázaro un foro para analizar seis iniciativas, al que la dependencia que encabeza Jorge Alcocer había confirmado su asistencia y de pronto canceló.

Su argumento fue que había un representante de las tabacaleras, pero la realidad es que entre los asistentes había médicos, especialistas, reguladores extranjeros y hasta consumidores.

EL PROBLEMA más grave es que si algo está comprobado es que el prohibicionismo no funciona, al contrario provoca, entre otras cosas, mercado negro y mayores riesgos para los consumidores.

Para colmo, la Suprema Corte ya había declarado ilegal que se prohibiera y, ¡oh, contradicción!, los cigarrillos tradicionales siguen siendo legales.

¿SERÁ QUE la cacería de los vapeadores es la purificación que tanto presume el Presidente?

Es pregunta.