Ciegos, mudos y sordos.

Melquiades Sosa

Opinion

Para la medicina, la ceguera se produce por varias causas, como los accidentes, la diabetes y ciertas enfermedades oculares, la vox populli diría que también por el exceso de uso de los equipos actuales electrónicos que provocan enfermedades oculares, incluida la pérdida de la visión, mientras la cuarta transformación dice que la ceguera es el seguimiento incuestionable de la doctrina obradorista, nada de reflexión, nada de cuestionamientos, nada de razonamiento, solo obediencia pura y cruda, así se trastoquen las bases de la sociedad moderna.
La salida del director del instituto para devolver al pueblo lo robado, creencia de inmaculación de esa institución del presidente de la república, hace que al tabasqueño se le salga el resto del cobre, pierda su zona de confort y arremeta contra un hombre que se le etiqueta de honrado, profesional y respetable, doctor en derecho por la UNAM y la Complutense de Madrid, debe aguantar vara de crítica de alguien que tardó más de una década en terminar su carrera universitaria, es decir, en ese contexto los patos a las escopetas, pero como ahora es el patrón, ni modo a tragar sapos.
Así la lealtad reflexiva, como le llamó a su convicción el propio doctor Jaime en su explicación de su posición respecto a seguir al tabasqueño, fue un insulto que no soportó el presidente, la lealtad debe ser ciega, no a mí sino al proyecto, a la gente, intentó corregir en la mañanera, demasiado tarde, el daño en su imagen era peor que la risa socarrona de la de ocho columnas del Reforma el día que colocó ahí el número de masacres que se han registrado en nuestro país.
La debacle se acelera cuando cita al italiano Benito Mussolini en una conexión con la ONU, desalineado en su imagen como casi siempre, ratifica ante la comunidad internacional el nivel cultural que presentan los representantes populares actuales de nuestro país.
Así entraremos a un periodo muy delicado para nuestro país, cuando se incrementarán las enfermedades respiratorias, la desacreditación de la estrategia gubernamental de salud, y la vara puesta muy abajo de la lealtad ciega, a alguien que no ha necesitado de eso para decir que la fuerza del presidente es moral y no de contagio, no se puede esperar que las acciones futuras puedan corregir la tendencia actual de muerte y contagio por la pandemia.
De la misma manera, el secretario Durazo se asemeja a Gatell en su comportamiento con los chihuahuenses mientras se enfrenten a lo que ordena la presidencia, mientras él carga otra tanta cantidad de muertos regados en todo el territorio nacional, la violencia es una, aunque maquillen las cifras, aunque quieran triunfalismo la realidad los derrota, los desnuda, los exhibe.
La dramática caída de la cuarta transformación, de la imagen del presidente, de la gobernabilidad del país preocupa, pues el descontrol social se puede salir de control en año electoral, lo que sólo beneficiará a quienes ostentan el poder, se validarán los resultados a pesar de los abusos, los ganadores los de siempre, lo que estén en el poder, así es la historia de nuestra endeble y cuestionable democracia.

Cuídese mucho