COLUMNAS DE COLUMNAS

Columnas de Columnas Columnas de Columnas

Columnas de Columnas

Transparencia de contentillo
El supuesto desvío de recursos por parte de las estancias infantiles, es el argumento dado por el actual gobierno federal para sustentar el recorte a este programa. La inconformidad no cesa, y las críticas tampoco, por lo que se sigue pidiendo al Presidente datos duros que sustenten esta decisión, por ello en Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “de los 100 compromisos que asumió Andrés Manuel López Obrador en su primer día de Presidente, el tercero fue: ‘Se mantendrán las estancias infantiles de la antigua Secretaría de Desarrollo Social y se regularizarán los Cendis promovidos por el partido del Trabajo: ambos programas tendrán recursos garantizados en el presupuesto y pasarán a formar parte de las secretarías de Bienestar y de Educación Pública’. Los precedentes: el primero, atención especial a los pueblos indígenas; el segundo, procurar el bien de los mexicanos bajo la premisa ‘por el bien de todos, primero los pobres’. Aunque de la Constitución se infiere que antes que nada […] están los derechos de la niñez, el que las estancias fuera el tercero de aquellos compromisos refleja la conciencia que López Obrador tenía sobre la protección de los menores de cuatro años […]. Ufano de cumplir siempre lo que ofrece, a la vuelta de dos meses ha cambiado de opinión y disminuye a la mitad el monto del apoyo que, en adelante, será entregado a las madres y los padres que trabajan para que busquen ahora a dónde y con quién llevar o confiar a sus hijos. El sustento de la determinación es una mezcla imprecisa de ‘irregularidades’ y ‘corrupción’ en el reparto de algo más de cuatro mil millones de pesos que se reducen a dos mil y afectan el funcionamiento de nueve mil 565 estancias, en las que se atiende a 329 mil 753 mil niñas y niños […] de mil 294 municipios urbanos y rurales, y la edad de los amparados baja de cuatro a dos años. La incomprensible y desgarradora medida llega al extremo de que en el propio gabinete presidencial se desconoce el tema: a diferencia de lo que supone AMLO, para la subsecretaria Ariadna Montiel, las estancias no son competencia de Bienestar (antes Sedesol), que únicamente ‘otorgaba un subsidio’, sino de la Secretaría de Salud (‘la autoridad local, los municipios y los estados conforme a sus legislaciones y del DIF’), según dijo con López-Dóriga el viernes. Como el de las estancias infantiles, abundan las mentiras en que se apoya la parte abominable de la 4-T. De lo casi nada que se arguye para escamotear los recursos se habla de que lo ‘irregular’, o quizá robado, es poco más de 1.8 millones de pesos, pretexto ridículo frente a los cuatro mil millones que venía significando el programa. ¿Por algo tan ínfimo López Obrador no cumplirá lo prometido…?”

La transparencia fue una de las banderas con las que AMLO navegó desde el inicio de su campaña, prometiendo que durante su gobierno esta sería uno de los pilares principales. Este tema ha chocado con la polémica de las estancias infantiles y su reducción presupuestal, pues en Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “en medio de las protestas y la polémica por la modificación del programa de estancias infantiles para apoyar a madres trabajadoras, en la conferencia de prensa mañanera, el Presidente Andrés Manuel López Obrador insistió y explicó cómo en la mayoría de estos programas, no nada más en ese, la ayuda se dará directamente al beneficiario y no a través de lo que él llama intermediarios, a los que acusa de quedarse con buena parte de esas ayudas. Después de la presentación de la tesorera de la Federación y de la secretaría y subsecretaría de Bienestar, casi al final de la mañanera se dio este intercambio: Pregunta: usted señalaba que había fundaciones o asociaciones que recibían dinero: ¿cuántas hay, están inscritas en ese programa y cuáles son las que han recibido la mayor cantidad de dinero? Si tiene el dato. Presidente López Obrador: miren, tenemos la información de las organizaciones que reciben los recursos. No queremos mostrarla para no generar conflictos, que no se sientan agredidos. Nada más decirles que ya no va a ser así, por si deciden tomarnos las oficinas y todo, entonces, sí los vamos a acusar, o sea, ojalá entiendan que ya no se les van a entregar recursos, pero sí tenemos la información[…]. Curioso concepto el del Presidente. Según nos ha dicho una y otra vez, el programa de estancias infantiles se modifica porque había intermediarios que se quedaban con parte del presupuesto. Nos dice también que saben quiénes eran. Que tienen los datos. Pero también nos dice que, si los afectados se portan bien, esa información no la dará a conocer. Es decir, si se dejan de quejar por la nueva política”.

Sobre las investigaciones en torno a las estancias infantiles en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “Marko Cortés, presidente nacional del PAN, aseveró que el anuncio de entregar directamente el dinero destinado a las estancias infantiles, a las familias o a los abuelos, como sugirió el secretario de Hacienda, suena más a un programa clientelar y electorero que a una eficaz política pública de atención a la niñez. Es un grave error afectar de la noche a la mañana un programa que beneficia a más de 300 mil mujeres que son madres trabajadoras y que necesitan el apoyo del Estado en las estancias infantiles para salvaguardar el desarrollo de sus hijos. Suena precioso, pero bajo esas palabras hay un nido de corrupción. Rásquenle”.

Sedena en Negocio
Sobre las labores de la Sedena en esta nueva administración en el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “para no darle el avión al Presidente sería bueno saber si la Secretaría de la Defensa Nacional ya cuenta con la concesión que otorga la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para construir y operar un aeropuerto civil internacional. Porque ni modo de pensar que fue otra de las ocurrencias presidenciales, pues dicha concesión es un requisito legal indispensable. Además, en ese proceso la Secretaría de Hacienda tiene que dar una opinión favorable sobre la rentabilidad económica del mismo, que seguramente Carlos Urzúa ya firmó de su puño y letra, ¿verdad? Hasta donde se sabe, en ninguna otra parte del mundo un Ejército es el concesionario de un aeropuerto civil internacional, por lo que seguramente el general Luis Cresencio Sandoval debe estar feliz de estrenarse como empresario aeroportuario, pues finalmente la idea es que la Sedena ¡haga negocio!.

Sobre el tema, también en La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe que: “no habían tenido las fuerzas armadas tanta preponderancia durante los gobiernos civiles posteriores a la Revolución Mexicana como sucede con el lopezobradorismo. Lo mismo fungen como dirección de recursos humanos para contratar operadores de pipas para transporte de combustible […] que son habilitados como constructores de un polémico desarrollo inmobiliario en terrenos militares[…] y, ahora, además de confirmarse que se encargarán de las obras en la terminal aérea de Santa Lucía, se ha anunciado que administrarán ese nuevo aeropuerto civil y las ganancias de la operación quedarán para fortalecimiento de la Secretaría de la Defensa Nacional. Aún más: dicho aeropuerto llevará el nombre del general Felipe Ángeles, un afamado especialista en artillería y tácticas de combate que, a pesar de haberse desarrollado durante el porfirismo, terminó por sumar su genio militar al de Francisco Villa y acompañó las brillantes estrategias que definieron el triunfo de la Revolución Mexicana en batallas históricas. Honrar hoy al general Ángeles es también promover desde el Poder Ejecutivo que los soldados y oficiales mexicanos sean capaces, a pesar de haber pertenecido al antiguo régimen pripanista, de sumarse a lo que es denominado Cuarta Transformación del país. La recurrencia al poder de las armas será discutida esta semana con especial ahínco en las cámaras legislativas con la intención de sacar adelante el máximo proyecto de militarización hasta ahora conocido en los tiempos de presidencialismo civil: la Guardia Nacional, que es un cambio de denominación y de uniforme, con facultades excesivas y peligrosas, y un presunto giro doctrinal, pero no operativo, del modelo instalado por Felipe Calderón Hinojosa y continuado por Enrique Peña Nieto”.

Fuego amigo en el PAN, rumbo a 2021
Por otra lado en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “nos comentan que en el PAN de Aguascalientes se avecina un distanciamiento por la definición de la candidatura para la alcaldía capitalina. El principal motivo, nos señalan, sería la añeja rivalidad que existe entre la alcaldesa de esa ciudad, Teresa Jiménez, y el gobernador del estado, Martín Orozco, quien decidió apoyar a Julio César Medina, ex encargado de la Oficina de Vinculación Estratégica del gobierno del estado, para contender de forma interna con doña Teresa, quien busca la reelección. En ese sentido, nos detallan, la munícipe avizora una guerra sucia por parte de sus contrincantes, aunado a que en días recientes apareció una manta con amenazas en su contra. ¿Será que el fuego amigo es la estrategia preferida de los panistas?”.

Mujeres en la Cuarta
En tanto en el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe que: “el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las urnas, el pasado 1 de julio, fue tan arrollador que si diseccionamos al electorado, veremos que obtuvo la mayoría de votos en diferentes segmentos. De acuerdo con una encuesta de salida de Parametría […], López Obrador sacó más de la mitad de los votos en todos los grupos de edad: 18 a 25 años, 55 por ciento; 26 a 35 años, 63 por ciento; 36 a 45 años, 56 por ciento; 46 a 55 años, 56 por ciento, y 56 años y más, 55 por ciento […]. Llama la atención la diferencia con la que se expresó el voto a favor del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, de acuerdo con el género del elector. Hubo 16 puntos de diferencia entre el porcentaje de hombres que votaron por López Obrador (65 por ciento) y el de mujeres (49 por ciento). Las mujeres fueron uno de los poquísimos grupos en que puede dividirse el electorado que no votaron mayoritariamente por López Obrador […]. Los otros fueron los grupos formados por ciudadanos que no cuentan con escolaridad o sólo terminaron la primaria, en los que obtuvo 45 por ciento y 49 por ciento de los votos, respectivamente, y por quienes tienen un ingreso mensual de 785 pesos o menos (44 por ciento). El género del votante fue mucho menos notorio en el sufragio que obtuvieron los dos principales contrincantes de López Obrador […]. La cosa es que López Obrador llegó a la Presidencia con un impulso más masculino que femenino. Mientras casi dos terceras partes de los hombres se expresaron por su candidatura, la mayoría de las mujeres votó por un aspirante que no fue el ganador de los comicios. Eso quizá debió obligar al hoy Presidente a tratar de entender por qué y resarcir con actos de gobierno el menor apoyo que tuvo entre las mujeres. Es cierto, nombró un gabinete paritario, en el que la Secretaría de Gobernación y otras dependencias tienen por primera vez a una mujer al frente. Sin embargo, algunas de las primeras medidas que ha tomado tienen la posibilidad de hacer enojar a las mujeres más que ponerlas de su lado. La más significativa, sin duda, ha sido su decisión de reducir el presupuesto a las estancias infantiles. De la noche a la mañana, decenas de miles de mujeres […]. se han encontrado con la dolorosa novedad de que el lugar en el que se habían acostumbrado a dejar a sus hijos para poder ir a trabajar cerró sus puertas por falta de presupuesto o está en riesgo de tener que hacerlo […]. Con su decisión, el Presidente quizá esté tratando de acabar con un programa que fue concebido durante el tiempo en que el PAN estuvo en la Presidencia, pero —inadvertidamente, tal vez— está permitiendo que se cree un bloque femenino de oposición a su gobierno, pues incluso las mujeres no afectadas por el cierre de las estancias infantiles se solidarizarán con sus congéneres que sí lo sufren. Si a eso agregamos las agresiones y el acoso que las mujeres han denunciado cuando usan el transporte de la Ciudad de México, uno de los bastiones de Morena, es posible que la molestia de ese sector de la población esté creciendo. El gobierno federal debería tomar nota”.

Parlamento abierto
Sobre el tema del parlamento abierto en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “Senado ya se picó para todos los temas con el parlamento abierto, formato que abre a la ciudadanía temas a consideración del Legislativo. Según anunció el priista Jorge Carlos Ramírez Marín, la problemática del plástico será revisada con ese mecanismo para generar un acuerdo nacional que lleve a economizar en el uso de ese material y que los mexicanos opten por su reciclaje”.