COLUMNAS FINANCIERAS

Opinion Estatal

Dinero, de Enrique Galván

EU: pronostican 200 mil muertes y millones de enfermos

Estados Unidos nunca ha sufrido una invasión en su territorio; de repente, pronostican que un virus que se originó en China se coló por su frontera y amenaza con arrasar a su población y a su economía. Entre 100 mil y 200 mil personas podrían morir como resultado del coronavirus y enfermarán millones, advirtió Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades, el médico que tiene a su cargo la defensa sanitaria.

Para México, que ya carga con su propio problema, la tragedia que ocurre en Estados Unidos tiene repercusiones. Aparte del costo humano, de familias que viven repartidas entre ambos países, está el económico. En 2019, el comercio bilateral alcanzó 614 mil 500 millones de dólares, cifra que apuntó una marca histórica. Además, las remesas sumaron 36 mil millones de dólares.

Capitanes

Ayuda bancaria

Es tal la emergencia, que en estos momentos toda la ayuda es bienvenida. Pero hay que decirlo, los apoyos que están presentando los bancos a sus clientes, podrían quedarse cortos. Lo que tienen en común los bancos que han lanzado ofertas —BBVA, Banorte, HSBC y Citi—, es que ofrecen posponer los pagos mensuales de la deuda por cuatro meses, con posibilidad de incrementar este plazo otros dos meses. Sin embargo, nadie ha ofrecido congelar la deuda, solo permitirán posponer pagos sin repercusión en una calificación en el Buró de Crédito. Las deudas seguirán causando intereses ordinarios.

Los bancos dieron este paso no sin antes lograr que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), encabezada por Juan Pablo GrafNoriega, les diera facilidades contables que nos los meta en problemas. Como es seguro que la recesión ocasione que miles de clientes dejen de pagar su crédito, las instituciones bancarias, representadas en la Asociación de Bancos de México que dirige Luis Niño de Rivera, se anticiparon.

Coordenadas

No le haga mucho caso a los pronósticos económicos

Pronosticar hoy cuál será el desempeño de las variables económicas más importantes este año es casi lo mismo que jugar a la ruleta. Hay muchísimos elementos inciertos y por eso hay diferencias tan grandes en las previsiones. ¿De qué tamaño será la caída de la economía mexicana en 2020? Los pronósticos van desde reducciones de 2 por ciento en el PIB hasta el desastre pronosticado por JP Morgan con un retroceso del 7 por ciento, una diferencia de 5 puntos porcentuales.

¿Hasta dónde podría llegar el tipo de cambio o a qué nivel podría regresar? Es imposible saberlo. Lo que observamos en las semanas recientes es que hubo una aversión al riesgo a nivel global que condujo a la venta de activos en pesos y por lo mismo a una depreciación de nuestra moneda. ¿Diseñará el gobierno mexicano un programa de rescate económico amplio? Si la actitud adoptada el viernes pasado por el presidente López Obrador cuando recomendó a la gente permanecer en sus casas refleja que el primer mandatario finalmente está escuchando las recomendaciones de los expertos, podría pensarse que eso también puede pasar en el ámbito económico.

La Cuarta Transformación

Dispondrán de transporte, comunicaciones, radio y TV

Esta semana será crítica para México. El gobierno de la 4T podría estar declarando “emergencia nacional” tan pronto como mañana para tratar de contener la pandemia del Covid-19. Desde el jueves hemos atestiguado cómo el propio presidente Andrés Manuel López Obrador se ha visto forzado a cambiar, aunque sea a ratos, actitudes y narrativa.

Ayer domingo el Consejo de Salubridad General acordó algunas de las siguientes medidas que saldrán publicadas hoy a primera hora en el Diario Oficial de la Federación. “La Secretaría de Salud, para la atención de las acciones extraordinarias en materia de salubridad general, podrá disponer de los medios del servicio público, de los diferentes modos de transporte concesionados por las autoridades correspondientes… “La utilización libre y prioritaria de los servicios telefónicos, telegráficos y de correos, así como las transmisiones de radio y televisión, estableciendo las directrices informativas necesarias a fin de transmitir clara y oportunamente las medidas que se adopten para afrontar la contingencia…

Ricos y poderosos

México, en paro

Entre el 26, 27 y 28 de marzo de este año 2020, México entró oficialmente en paro masivo. El jueves 26 se informó que el gobierno suspendía sus actividades no esenciales. El anuncio del paro se registró entre el viernes por la tarde-noche, con un video presidencial y el sábado por la noche. Es decir, en fin de semana. El paro, de entrada, será de un mes. Pero podría extenderse, en función de la gravedad de la crisis sanitaria provocada por la pandemia mundial del coronavirus que en México inexorablemente se está extendiendo, advirtió el responsable de la guerra contra el virus, Hugo López-Gatell.

La indefinición del día en que se dictó la orden para realizar el paro, se explica en la indefinición que ha mostrado el gobierno para enfrentar la pandemia mundial del coronavirus. La indefinición marcó el inicio del paro y, el final del mismo, está marcado por la incertidumbre respecto de la gravedad con que azotará esta pandemia a los mexicanos. Los mensajes oficiales han sido contradictorios y débiles. Y de la aparente calma y tranquilidad que se pretendió generar “para evitar el pánico”, se pasó al anuncio precipitado, atropellado y, otra vez, poco claro.

Activo Empresarial

Más temor, ¿al coronavirus o a la crisis económica?

Ya no sabemos a qué tenerle más miedo, si al coronavirus o a la crisis económica que viene. Durante el fin de semana vimos noticias que prendieron los focos amarillos, tintineantes para llegar al rojo, en varios empresarios. Veamos lo sucedido. En primer lugar el cambio de narrativa del gobierno de López Obrador. El sábado por la noche, el subsecretario de Prevención, Hugo López-Gatell, advirtió, de manera enérgica y por primera vez, que si no realizamos el distanciamiento social y no nos quedamos en casa, podríamos llegar rápido a la fase 3 de estado de emergencia, en donde pueda haber toque de queda sanitario. Y ahí la actividad económica se derrumba.

En segundo lugar, la declaración del SAT fue insensible para los tiempos. Debemos reconocer en Raquel Buenrostro a alguien eficiente y honesta, pero en estos momentos, el llamado del SAT a cumplir con el pago de impuestos, fue insensible. En tercer lugar, hay desánimo empresarial por la falta de un plan de recuperación en la crisis económica. Y ya no se sabe que es peor, si la crisis del coronavirus o la económica.