COLUMNAS FINANCIERAS NACIONALES

Opinion Estatal

Dinero, de Enrique Galván

No hay rasuradora en pensiones, dice Zoé Robledo

El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, aclaró las dudas: las pensiones seguirán siendo calculadas sobre 25 salarios mínimos y no sobre 10, como se especuló ayer, debido a una mal entendida jurisprudencia emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En otras palabras: el trabajador que cotizó para 10 salarios de pensión, recibirá 10, y el que cotizó para 25, recibirá 25 salarios mínimos. El grupo de 25 es pequeño, se trata de ejecutivos de empresas privadas que perciben o percibieron altos salarios.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió una jurisprudencia en la que precisa que aquellos trabajadores que elijan una pensión financiada por el IMSS recibirán como monto máximo 10 salarios mínimos y no 25, toda vez que la Ley del organismo que aplica para estos casos es la de 1973 y no la actual. Sin embargo, Robledo afirmó que la resolución de la Corte sobre pensiones no es de aplicación general. El IMSS seguirá pensionando conforme a 25 salarios mínimos. Para que este criterio quede firme, será sometido a la aprobación del Consejo Técnico del instituto.

Capitanes

Plan anti-­robo

Aun mes de arrancar un programa piloto para combatir los robos al transporte de carga en carreteras del estado de Puebla, ya se considera llevarlo a otras entidades. Le hablamos de un Centro de Reacción Inmediata de Robo al Autotransporte de Carga, un programa que atiende exclusivamente esos incidentes. Su objetivo es que las autoridades obtengan información para acudir al lugar de los hechos en el menor tiempo posible, lo que cobra relevancia si se considera que, hasta ahora, no existe un medio exclusivo en estos estados para reportar estos delitos.

La estrategia es impulsada por la Iniciativa Privada y las autoridades de Puebla, una de las entidades que más delitos de este tipo tiene. Lo que nos dicen es que en las próximas semanas arrancará en Veracruz, luego en el Estado de México y después en Guanajuato, entidades que según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, son de las más afectadas por robos.

Coordenadas, de Enrique Quintana

Es cuestión de confianza

Sería relativamente fácil darle la vuelta al mal comportamiento que tuvo la economía mexicana el año pasado. Los malos resultados derivan sobre todo de causas subjetivas… pero que al final se reflejan en indicadores objetivos.

Todo es cuestión de confianza. Si se lograra recuperar la de inversionistas y consumidores, no sería imposible que este año se cumpliera la expectativa de la Secretaría de Hacienda de crecer un 2 por ciento. Si, a través de las decisiones del gobierno y de las palabras de sus principales voceros, desde luego el presidente de la República, se lograra generar un cambio en el estado de ánimo que cambiara la tendencia en la confianza de inversionistas y consumidores, es probable que tuviéramos un rebote en nuestra economía que sorprendería a muchos. No es ocioso señalarlo

Caja Fuerte, de Luis Miguel González

Coronavirus: la economía en la era de las epidemias

El 20 de enero había 282 casos de coronavirus oficialmente reconocidos. Ayer 4 de febrero, la cifra había llegado a 24,324 casos, con 490 muertos. ¿Cuánto tiempo tardará en ser controlada la crisis? De la respuesta a esta pregunta depende el impacto económico y, quizá, el riesgo geopolítico. El escenario más optimista es que dure pocas semanas. Si así fuera, el estado de excepción económico será temporal y la baja en el PIB de China será de máximo 2 puntos porcentuales en el primer trimestre del 2020. En ese periodo, en vez de crecer 6%, crecería entre 4 y 5 por ciento. La mayor parte del impacto se atenuaría conforme pasen los meses y, al final del año, la caída sería de medio punto porcentual.

El costo de controlar la crisis sería un poco inferior a los 700 millones de dólares, según cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El problema no es económico, sino de gestión de un fenómeno desconocido. Los mercados de materias primas han reaccionado con pánico porque están procesando el peor escenario: que la crisis se prolongue por algunos meses y se vuelva internacional, en el sentido de que afecte significativamente a varios países, antes de ser controlada.

Ricos y Poderosos, de Marco Mares

No a recorte de pensiones: IMSS

El incipiente fuego que amenazaba en convertirse en un incendio social de proporciones mayúsculas tuvo que ser sofocado por el gobierno de la 4T, inmediatamente. Frente a la oleada de preocupación general, que veía venir un severo recorte a las pensiones que recibirán miles de trabajadores, el gobierno mexicano emitió una posición tajante: no habrá disminución en el monto de las pensiones de la generación de transición, como se conoce a aquella que comenzó a cotizar antes de que entrara en vigor el actual sistema de pensiones que administran las afores.

¡No habrá recorte de 25 a 10 salarios mínimos el cálculo para el pago de las pensiones de la generación de transición! ¡Nadie tiene riesgo sobre el monto de su pensión, ni se van a rasurar, ni se van a recalcular y mucho menos habrá disminución! ¡Se va a respetar el esquema de cotizaciones de todos los trabajadores de la generación de transición!, aseguró el director del IMSS, Zoé Robledo.

Activo Empresarial, de José Yuste

Carpetazo a la facturación instantánea

El último anuncio que dio Margarita Ríos-Farjat, antes de dejar el Servicio de Administración Tributaria, fue la puesta en marcha de la facturación instantánea. A finales de noviembre, la exjefa del SAT anunciaba que todas las tarjetas de crédito o débito bancarias tendrían un chip para que, al momento de realizar cualquier compra, el consumidor, de inmediato, tuvieran una factura. Sin embargo, este rimbombante anuncio se quedó en el ya merito. A escasos dos meses de darse a conocer, el SAT y los banqueros le están dando carpetazo a la facturación instantánea por dos motivos.

En primer lugar llegó Raquel Buenrostro al SAT, quien llegó con todo el aval del presidente López Obrador pero, sobre todo, con una misión clara: no generar terrorismo fiscal. El otro motivo fue por los propios bancos. Las instituciones financieras deberían incluir el RFC de los contribuyentes en el chip de las tarjetas. Sin embargo, había un pequeño problema técnico: el espacio en las bandas o chips ya está más que ocupado por la información del cliente y el banco. No cabía más información.