image_large (1)

Tomado de: La Jornada

Crisis frenó “un poco” el programa Gas Bienestar: López Obrador

A unos días de cumplirse un año del arranque del programa Gas Bienestar, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que por la crisis “frenamos un poco” su desarrollo, pero ponderó que los objetivos de controlar el precio del energético se lograron.

“Si se ampliara el programa de gas bienestar, se ayuda a más gente. Ya demostró que funciona, es una cuestión de ir poco a poco avanzando. Ya tenía Pemex todo el plan y se nos vino toda ésta nueva crisis y frenamos un poco ese programa porque se controló el precio que era el principal objetivo, pero ahí está ese programa y es cosa de irlo ampliando”, indicó al ser consultado sobre el balance del programa durante su conferencia de prensa diaria.

El mandatario apuntó que aún es frecuente en algunas localidades el constante uso de leñas para preparar alimentos, lo que genera muchos de los casos de problemas respiratorios que se atienden en hospitales.

Por ello, “tenemos que ir avanzado y ese es el propósito, tenemos claro eso, de que se requiere ir avanzando más, lo vamos a hacer hasta donde podamos, y tienen que venir otros porque la verdad era mucho el atraso, se dedicado nada más a robar, el gobierno era un facilitador para hacer negocios, para sacar provecho en lo personal, no para atender las necesidades del pueblo, entonces, nos falta todavía, y estamos atendiendo lo que consideramos fundamental”.

Al insistir que gracias al Gas Bienestar y la política de precios máximos que se aplica desde el año pasado se estabilizaron los precios del gas, afirmó que no ha habido aumento en términos reales en su precio, así como ha sucedido con la energía y eléctrica, y lo cual detallarán el próximo lunes.

También destacó las medidas que ha aplicado su administración para controlar la inflación, como el destinar 500 mil millones para subsidiar la gasolina y el diesel.

Luego de recordar que el Secretario de Hacienda explicó que si no se hiciera, habría una inflación del 11 o del 12 por ciento, subrayó que “eso sí afecta muchísimo porque eso nos puede provocar una crisis de consumo, se nos cae las ventas de básicos, menos recaudación, desde luego más carestía, aumento en el pago de las hipotecas”.

“Si hacemos cuentas, que eso a lo mejor un economista bueno podría hacer el balance, estamos destinando éste subsidio, y estamos evitando dos o tres puntos de inflación con éste subsidio, si no destinamos éste subsidio, cuánto nos costaría como sociedad. Es una buena ecuación para los investigadores y yo estoy seguro de que nos conviene, además, podemos hacerlo sin endeudar al país porque afortunadamente estamos vendiendo petróleo crudo, ya no en la misma cantidad de antes, pero vendemos 800, 900 mil barriles diarios, y el precio está arriba de los 90 dólares el barril”

Añadió que su política “les cuesta mucho a los tecnócratas aplicarlo, no lo aprendieron en la escuela”. En cambio, dijo que lo más común incluso en grandes potencias económicas, es que ante los aumentos de inflación se suban las tasas de interés y se “pare la economía; eso es lo único que saben”.

Confió que las medidas deriven muy pronto en la reducción de la inflación, y expuso que a la par se debe enfocar la economía en la producción, como base del progreso.