96b2602e-9c86-4bb8-9ca5-6c56c5fdeb4b

Tomado de: NACION 321

Crónica: A un año del sismo, ¿qué ha pasado con los damnificados?

El 19 de septiembre de 2017 la tierra se movió y ante ella sucumbieron edificios viejos y nuevos, negocios, escuelas y vidas.

Hubo algunos, como Ángel Fuentes y Josefina Olivares que están vivos por impuntuales, porque como diría Juan Villoro en aquel texto que se quedó en la mente y los corazones de los mexicanos, no llegaron “a la cita que a las 13:14” les dio la muerte, “treinta y dos años después de la otra cita” a la que tampoco acudieron.

Pero sus vidas cambiaron durante esos minutos de terror y a un año de distancia, aún no parece que las cosas vayan a equipararse a lo que un día fueron.

VIVIR EN LA CALLE

El señor Ángel Fuentes ha estado viviendo en el campamento canchas del Multifamiliar Tlalpan en condiciones, cuando menos, difíciles. En el lugar cuentan con cuatro baños portátiles para 45 personas y una regadera que apenas terminaron de construir a principios de septiembre con recursos de donaciones, pues el gobierno, pese a sus peticiones, nunca los escuchó.

Él es de los “afortunados” que logró que se les hiciera un pequeño hogar de madera o lámina para vivir mientras esperan alguna solución; otros, llevan un año durmiendo en casas de campaña, bajo las inclemencias del clima cada vez más impredecible de la Ciudad de México.

Ángel Fuentes, damnificado del Multifamilar Tlalpan

Y aunque el gobierno capitalino los ayuda con un apoyo de hasta 5 meses para rentar, Ángel Fuentes no está conforme.

“Solamente nos han dado cuatro mil pesos y el gobierno cree que con cuatro mil pesos vamos a rentar en el Distrito Federal. Cómo se ve que esos señores no rentan o si rentan, rentan del dinero del erario”, ironiza Fuentes.

Según los datos de la Comisión para la Reconstrucción, Recuperación y Transformación de la Ciudad de México, actualmente 15 mil familias reciben esta ayuda.

SEGOB CDMX@SeGobCDMX

Seguimos avanzando hacia la con la entrega de 20 mil pesos de apoyo para renta a personas afectadas por el sismo del .

Pero contrario a lo que uno podría pensar, no pierde la fe ni los ánimos. “Lo que muere al último es la esperanza”, dice Ángel mientras relata el ir y venir que ha vivido desde aquel día en que un temblor le cambió todo.

Como si fuera poco haber perdido su hogar, en el campamento del multi han sufrido distintos tipos de plagas, desde ratas y hormigas, hasta garrapatas, chinches y piojos, algunos provenientes de la ropa que les fue donada, por eso, ahora la revisan antes de recibirla y si tiene algún bicho, la regresan. Aprendieron a la mala.

Amable y bromista, Fuentes nos lleva a un recorrido por el Multifamiliar, nos conduce hasta la azotea de un edificio con dictamen amarillo, que significa que solo necesita reforzamiento, y nos muestra lo que alguna vez fue el edificio 1C, el que colapsó el 19S.

En el Multifamiliar, producto de la incansable lucha, de las protestas que realizaron cerrando Tlalpan, una de las vialidades más importantes de la ciudad, y tras meses de reuniones con autoridades de la CDMX, lograron que el edificio que se va a reconstruir y la totalidad de los edificios que conforman esta unidad sean reforzados a fondo perdido, es decir, sin que los damnificados paguen un peso, ni se les impongan créditos que tardarán años en cubrir.

¿CUÁNDO TERMINA LA LUCHA?

Ángel lleva meses sin empleo pues tenía que pedir constantes permisos para entregar documentos tras el sismo o acudir a reuniones. Aunque al principio vivía con sus dos hijos y su madre, una mujer de la tercera edad, finalmente decidió que se quedaría solo en el campamento, lugar al que considera “la resistencia” del movimiento.

Confiesa que en las elecciones pasadas votó por Morena, pero, aunque confía en los que serán los nuevos gobernantes, les pide certeza.

Para él significaría mucho que Claudia Sheinbaum, próxima jefa de gobierno de la CDMX, o Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, acudieran el próximo 19 de septiembre al minuto de silencio que llevará a cabo Damnificados Unidos de la Ciudad de México, organización de afectados por el sismo que está conformada por 800 predios, entre ellos el que habita Fuentes.

“A mí me encantaría que Obrador viniera, sería como un regalo, ¿sabes lo que signficaría que esos dos personajes vinieran con nosotros? Nos levantarían el ánimo”«Ángel Fuentes, damnificado del19S»

Sin embargo, Francia Gutiérrez, vocera del Multifamiliar y Damnificados Unidos de la CDMX, aclara que independientemente de las preferencias políticas personales, como grupo son apartidistas y prefieren únicamente sostener relaciones institucionales con el gobierno.

En total, dentro de los tres campamentos que aún existen en el multi viven 70 personas, quienes muy probablemente continuarán en las mismas condiciones, al menos, durante los siguientes nueve meses, pues no será hasta después de ese plazo que se entreguen los nuevos departamentos.

Ángel, conmovido hasta las lágrimas, muestra la bandera que ha acompañado al Multifamiliar durante las protestas y reuniones con funcionarios públicos. “El día que entreguen mi departamento, el día que entreguen la unidad Tlalpan, el día que cada vecino haya entrado a su casa, ese día se la entregamos al próximo jefe de gobierno del Distrito Federal como algo emblemático. Y la pelea, la lucha terminaría ahí”, afirma.

MÁS ALLÁ DE LO MATERIAL

Con 77 años de edad, Josefina Olivares lleva once meses visitando dependencias de gobierno, pidiendo cartas, entregando papeles. Lo único que quiere es que le autoricen la demolición del que fue su negocio de venta de camisas durante 44 años y que tras el temblor del 19 de septiembre quedó con afectaciones graves.

Para ella, perder su tienda de la Avenida Guerrero 94-B, colonia Buenavista, significa más que las pérdidas económicas. En esas paredes derrumbándose viven los recuerdos de un matrimonio de 50 años que terminó hasta que la muerte se llevó a su esposo en 2013.

Josefina Olivares, damnificada de la delegación Cuauhtémoc

Ahora, tiene que ajustarse a vivir con la pensión de 3 mil 600 pesos que le dejó su esposo al morir y la ayuda de adultos mayores que otorga el gobierno: “estoy saliendo ahorita así con mis gastos, pero no es lo mismo, porque por poco que fuera siempre se vendía algo”.

Pero el sismo no tiró su negocio, fue la inacción del gobierno el culpable de las condiciones en que se encuentra ahora el local.

Tras el temblor, Josefina Olivares informó en la delegación Cuauhtémoc que en su establecimiento había cuarteaduras, pero no hicieron nada.

Un Director Responsable de Obra (DRO) le dijo que no corría peligro, afortundamente, la mujer no hizo caso y comenzó a sacar algunas cosas.

“Me dijo, no, no corre peligro, pero al día siguiente cuando vine a abrir la tienda, me encontré que todo se había caído”«Josefina Olivares, damnificada del 19S»

Entre ruinas y partes apuntaladas por ella misma, el cadáver de lo que algún día fue su tienda continúa parcialmente en pie, ya que aún falta un documento para que pueda ingresar los papeles solicitando la demolición del local.

Datos del INEGI aseguran que del total de los 452 mil 939 establecimientos existentes en la Ciudad de México, el 16.1%, es decir, 72 mil 923, tuvieron algún daño tras el sismo.

La última respuesta que recibió fue nuevamente negativa, pues las medidas que proporcionó de su local no coinciden con las que tienen registradas las autoridades. Sin embargo, aunque la mujer ya les mostró que en las escrituras no vienen los datos exactos, por lo cual, desconoce las que tienen en el Registro Público de la Propiedad, aún no le dan solución.

Pero Josefina ya tiene planes para ese predio. En unidad con su hermana, damnificada de la calle Monrovia 1207, y su consuegra, afectada de la calle Coquimbo, utilizarán el terreno del local para reconstruir la tienda de camisas y dos pequeños departamentos para que vivan las otras dos mujeres.

“Las tres que estamos nos vamos a unir para que más o menos quede todo en familia”, sentencia Josefina.

EXPECTATIVAS PARA EL AÑO QUE VIENE

“Yo creo que para el 19 de septiembre de 2019 ya tendríamos que estar expresando nuestra solidaridad con otros predios y caminar juntos por la reconstrucción de los que todavía faltan”, asegura Francia Gutiérrez, quien recalca que en el Multifamiliar Tlalpan no estarán satisfechos hasta que los damnificados de otras zonas recuperen su patrimonio.

Esta es una muestra más de cómo la solidaridad entre los damnificados del 19-S se volvió vital en la lucha por la reconstrucción ante un gobierno que reaccionó de forma tardía y, en palabras de Francia, “improvisada”.

Pese a la esperanza que significó la campaña de donaciones tras el sismo, Francia Gutiérrez, quien se ha desempeñado como vocera de Damnificados Unidos CDMX, explica que los 8 mil 500 millones de pesos del Fondo para la Reconstrucción en la Ciudad de México se destinaron para todo, arreglar calles, drenaje, escuelas o reclusorios, menos para la reconstrucción de viviendas.

“Cuando se estaba votando este Fondo para la Reconstrucción estoy segura que lo hicieron con cara de la tragedia de los edificios que se habían colapsado para direccionarlo a otros gastos; nos parecía algo erróneo”«Francia Gutiérrez»

De acuerdo con datos de la Comisión para la Reconstrucción, durante 2017 se destinaron 2 mil 584 millones 153 mil 616 pesos, de los cuales, una gran parte se utilizó para otorgar créditos a capitalinos que perdieron su vivienda o que ésta tiene daños mayores.

TRANSPARENCIA, LA PROMESA

Una de las principales exigencias de los damnificados sigue siendo que se transparente el dinero gastado durante este año.

César Cravioto, próximo comisionado para la Reconstrucción en el gobierno que encabezará Claudia Sheinbaum, es claro: a partir del 5 de diciembre cada peso que se utilice será transparentado.

Sin embargo, al ser cuestionado sobre si pedirá cuentas al gobierno saliente, nos dice que eso le corresponderá a la Auditoría Superior de la Federación, la Contraloría o la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México.

A lo que sí se compromete es a atender a las 16 delegaciones y a no tomar decisiones sin los afectados.

“Todas las decisiones se van a tomar de manera concertada, no vamos a imponer nada, pero también vamos a abrir las posibilidades, por eso hemos dicho que los acuerdos deben ser vivienda por vivienda, edificio por edificio”«César Cravioto»

LA AYUDA AÚN SE NECESITA

Ángel finalmente señala que la ayuda ya casi no llega, pero aún se necesita.

Entre los artículos que se requieren con más urgencia para quienes continúan viviendo en la calle se encuentran: artículos de limpieza personal (shampoo, papel de baño, toallas sanitarias), ropa de invierno, sobretodo para los niños, enlatados y lonas para cubrirse de las lluvias.