Cuando la realidad mata a los “otros datos”

Francisco Garfias

Ya hemos visto que la realidad se impone a la terquedad de López Obrador. Una y otra vez se ha encargado de echarle abajo al Presidente mitos como el de la fortaleza del peso o el de que “vamos requetebién” en materia económica, apoyado sólo en sus “otros datos”.

Apenas hace doce días —en el marco de la Convención Bancaria— se aventó la puntada de afirmar que “estamos en condiciones inmejorables para crecer”, a pesar de la emergencia sanitaria, la caída del petróleo y el deslizamiento del peso.

Esa terca realidad tiene hoy en serio riesgo los proyectos faro de la 4T: Dos Bocas, Tren Maya y Santa Lucía.

Lo dicen en corto las voces de Morena menos radicalizadas,  convencidas de que el desastre provocado por el coronavirus nos llevará a una etapa de emergencia, que requerirá de todos los recursos disponibles para palear los efectos de  la pandemia.

* Los Criterios Generales de Política Económica que sirvieron para elaborar el paquete económico para el 2020 están hechos añicos.

Se preveía un crecimiento de entre 1.5 y 2.5 por ciento. Vamos a un decrecimiento calculado entre 2 y 5 por ciento este año.

El precio de la mezcla mexicana de petróleo se estimó en 49 dólares promedio. Anda en 16 dólares y eso que subió ayer.

El dólar interbancario se cotizaba anoche en 24.82 pesos. Lo proyectaron en 19.90.

La recaudación se va a venir para abajo. Menos ingresos equivale a menos consumo, menos pago de impuestos. ¿Cómo va a equilibrar?

López Obrador dice que su gobierno cuenta con 400 mil millones de pesos extra para enfrentar contingencias como ésta, sin necesidad alterar sus proyectos en curso.

“Tenemos recursos para que continúe la construcción del aeropuerto, para que continúe la construcción de caminos, de carreteras, el plan del istmo, la reconstrucción de la refinería de Dos Bocas. Tenemos recursos para financiar el Tren Maya, porque todo esto va a permitir crear empleos que se van a necesitar”, dijo en la mañanera de ayer.

Está por verse.

* La cosa luce peor luego de que el propio Presidente anunciara que no habrá apoyos, mucho menos condonación de impuestos, a las grandes empresas. Los recursos disponibles irán a los más vulnerables. “Por el bien de México, primero los pobres”, repitió.

Estoy de acuerdo al 100. Hay que ayudar a los más desprotegidos, pero… mejor cito al senador del PRI, Miguel Osorio Chong:

“Si el gobierno está tomando la decisión de no apoyar a las grandes empresas que generan empleos para muchos miles y millones de obreros, incentivos para apoyarles y respaldarles y no cierren y no quiebren y se queden sin recursos los que ahí trabajan.

“Si ésa es su decisión, por lo menos tiene que pensar en la micro y mediana empresa, esa que genera el mayor número de empleos en nuestro país. Tampoco escuché estímulos.

“Y no son grandes empresarios, son empresarios, microempresarios, medianos empresarios que viven al día y que si no se les apoya van a tener que cerrar, y entonces meseros, obreros, trabajadores van a quedar sin ningún recurso”.

Alguien le recordó que Carlos Slim destinará mil millones de pesos para combatir el coronavirus.

Respondió:

“Vuelvo a decirles que Carlos Slim, que por supuesto tiene una gran empresa, no es quien da el mayor número de empleos en el país. La da la micro y la mediana empresa. Y Carlos Slim seguramente tiene la capacidad de aguantar para no tener que cerrar ni correr a nadie.

“Pero estoy seguro que el que tiene una micro, una miscelánea, un pequeño establecimiento de tacos, si no tiene un estímulo del gobierno, va a tener que cerrar”.

A propósito. El Presidente habló en la mañanera de ayer de otorgar “en su momento” un millón de créditos “sin intereses o a tasas muy bajas” a medianas y pequeñas empresas.

¿De dónde? ¿De lo que hay destinado a sus obras? Los expertos dicen que no le queda de otra.

* Pésimo día para Emilio Lozoya. Tuvo ayer dos malas noticias. México solicitó a España, a través de la SRE, la extradición del exdirector de Pemex, y su abogado, Baltazar Garzón, el mismo que logró meter a la cárcel al dictador Chileno Augusto Pinochet, fue internado en un hospital, con síntomas de coronavirus.