Dado el gobierno se rige por la norma “de la moda (y de la economía moral) lo que te acomoda

Templo Mayor

Templo Mayor

DADO QUE el gobierno se rige por la norma “de la moda (y de la economía moral) lo que te acomoda”, ahora sí el presidente Andrés Manuel López Obrador quiere presumir un indicador económico: el de la Inversión Extranjera Directa.

PESE A QUE ha ninguneado indicadores tanto del Banco de México, como de los analistas financieros internacionales, esta vez el mandatario está feliz, muy feliz, porque en lo que va del año el acumulado de la IED aumentó 7.8% en comparación con 2018.

Y NO suena nada mal el dato, toda vez que habla de cierto optimismo de los inversionistas extranjeros respecto de México. El problema está en que esa cifra representa menos del 10% de la inversión total en el país y el resto, el que corresponde a los empresarios me-xi-ca-nos, nomás no está fluyendo.

REUNIONES van y reuniones vienen en Palacio Nacional, de las que salen con bellas fotos y grandes acuerdos, pero la realidad es que la iniciativa privada nomás no termina de dejarse seducir por el canto del ganso.

***

¿SE ACUERDAN de un partido político llamado PRI? Pues resulta que todavía existe y hoy celebrará la instalación de su Consejo Político Nacional, que es el máximo órgano dentro de la estructura tricolor que últimamente anda, más bien, grisácea.

HABRÁ QUE VER cómo le va al morenista, perdón, al priista Alejandro Moreno, pues muchos de sus compañeros de partido no están de acuerdo con su sumisión al gobierno y la alianza con Morena que dio por resultado al PRI-Mor en San Lázaro y en el Senado.

EL CAMPECHANO ha insistido en que no son una oposición vociferante, ni de sombrerazos, pero entre las filas tricolores existe la sensación de que, en realidad, ni siquiera a oposición llegan. Se siente, dicen, como aquellos viejos partidos que eran rémoras del partidazo, nomás que ahora ellos son los satélites y Morena el partidazo.

***

TRAS el macabro hallazgo de seis cadáveres desmembrados en las últimas 48 horas, el gobierno de Nuevo León terminó por aceptar que necesita cambiar su estrategia de seguridad. Sin embargo, hay un aspecto delicado en todo esto: la criminalidad en ese estado se disparó después de que el gobierno federal retiró a los elementos de las Fuerzas Armadas.

SE SUPONÍA que esos efectivos serían reemplazados por integrantes de la Guardia Nacional. De hecho, Jaime “El Bronco” Rodríguez adelantó que el Presidente le prometió enviar mil 800 elementos, pero la realidad es apenas hay unos 200.

ASÍ QUE por más ajustes que quiera hacer el gobierno estatal, la realidad es que sin el apoyo de las Fuerzas Armadas la situación se ve más fea que el estado de cuenta después del Buen Fin.