Damnificados y seguros hipotecarios

Opinión Nacional

Negocios y Empresas

 

Miguel Pineda
L

as autoridades y, en particular, el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), dirigido por David Penchyna, hacen caravana con sombrero ajeno y se presentan como los salvadores de la patria, en estos momentos de crisis luego de los terremotos de septiembre. La mayoría de medidas anunciadas por el Infonavit y el Fovissste, este último dirigido por Luis Antonio Godina, no ofrecen valores agregados para los que perdieron su vivienda.

Por ejemplo, permitir el uso de la subcuenta de vivienda con tasa de interés cero, es una vacilada: ¿por qué deberían pagar los derechohabientes una tasa de interés si usan sus propios recursos? Pero el problema principal está en el tema de los seguros hipotecarios que no protegen al derechohabiente contra sismos, lo único que reconocen en caso de pérdida de la vivienda son los recursos que se deben al banco, al Infonavit o al Fovissste.

Es decir, el banco recupera su dinero, pero el acreditado no recibe un solo peso por este concepto. Si a usted le otorgaron un crédito por un millón de pesos y le debe a la institución 500 mil pesos, lo que protege el seguro son los 500 mil pesos que le debe al banco. Es por ello que ahora se anuncian apoyos emergentes para los damnificados. En México, menos de 10 por ciento de los créditos hipotecarios tienen protección contra terremotos y no son los casos de los que contratan las instituciones públicas vinculadas con los trabajadores.

El Infonavit y el Fovissste, que están para ofrecer vivienda digna a los derechohabientes, ni siquiera han pensado en proteger a los trabajadores afiliados con un seguro adecuado.Por la razón anterior, tanto el gobierno federal como los locales buscan la manera de rescatar recursos destinados a otras actividades para apoyar mínimamente a las familias que se quedaron sin un techo. Bajo este mecanismo se ofrecen 120 mil pesos en plazos para las que perdieron su hogar y el Infonavit y el Fovissste ofrecen nuevos créditos para las personas damnificadas, lo cual aumenta sus cargas financieras.

Las falsas expectativas que han creado las autoridades como salvadores de la patria generan la idea de que el gobierno resolverá el problema de la vivienda, cuando menos en los casos de pérdida total, lo cual es mentira.