De ocurrencias, improvisaciones e intereses.

Melquiades Sosa

Opinion

 

No sé si sólo es mi percepción, pero observo a los Jefes de Estado, en sus diferentes mensajes a la nación, con ejercicios propios de eso, con la investidura del caso, mientras acá seguimos utilizando el formato de la mañanera, pero sin el tamaño del Jefe del Estado.

Me refiero a la postura, y al cómo abordar la gravedad del momento, muy ligero y llevadero, como si todos estuvieran equivocados, y sólo nosotros entendemos perfectamente lo que sucederá con la pandemia.

Bueno, al respecto dos comentarios:

Comentario uno
Dice el gobierno federal que ante el contagio de más de 300 mil personas, es decir, etapa 3, no se encuentra preparado para enfrentarlo con suficiencia de material y equipo.

Que ya le encargó a la Secretaría de Hacienda (SHCP), haga la compra de los insumos necesarios para si, llegado el momento, son utilizados.

Que lo que hoy se tiene en insumos, representa más o menos el 5 por ciento de lo que se requeriría en caso de llegar a la etapa 3.

¿Cómo es posible que dejen en manos de los contadores de hacienda, la compra de insumos especializados para el sector salud? “Están eligiendo entre diversos proveedores para adquirir lo necesario”, dice un funcionario de salud, ¿y los criterios?, ¿sólo van por escrito? Ni el mandado a la tienda de mi madre funcionaba así.

Si ya estamos en etapa 2, ¿qué les hace pensar que no llegaremos a la etapa 3? Porque eso hacen pensar al no estar preparados para esa fase.

Cabe aclarar que tuvo la Organizacion Mundial de la Salud (OMS) declarar, un día antes, que nuestro país estaba en etapa 2, para que el gobierno reaccionara, sí, si no fue de a gratis. Y ante la inexperiencia de gobernar de los morenos, supondrán que los sistemas estadísticos de información epidemiológica nacional son bien chingones, pues no, recuerde el incremento en los casos del Dengue en Veracruz, a donde incluso sólo el gobernador y el secretario de salud estatal, tenían autoridad para dar datos al respecto, ¿y eso por qué? Porque esa información oficial la hacen como ellos quieren. Por eso en los Estados Unidos se observa que el virus avanza a pasos agigantados, porque ahí la información es más creíble, real, honesta y transparente, en verdad.

Comentario dos
De entre los empresarios, Ricardo Salinas, de grupo Salinas, impulsa el mismo discurso presidencial de mantener activa la actividad económica del país, no porque crea usted que el hombre es un pan de Dios, si no me cree, pregunte a quien se le ha enfrentado en los juzgados lo rudo que es, no, la razón es por el mismo mercado que el del Presidente, el que llena sus tiendas, y se endeuda en sus sistemas de paguitos.

Tal vez del Presidente lo crea, que su miopía nacioanlista para ver más allá de la frontera se lo impida, pero mire que ¿de este empresario?, la verdad es que no se lo compro.

Por ello digo que es sólo la intención de mantener sus flujos de efectivo y no la de tener una bola mágica que le diga que no hay de qué preocuparse, y que debe de seguir la vida igual, es que “invita” a sus trabajadores a seguir en la vida cotidiana, ni modo que les pague sin trabajar. Pues al detener actividades, para no contradecir al Presidente, tendría que detener sus empresas pagando los salarios devengados, no quiere ni imaginarlo.

De pilón
Fijese que el párroco de mi pueblo nomás no acata, o no se entera de lo que sucede en el mundo, pues a pesar de estar el país en fase 2, de que el Angelus tiene dos semanas que no se realiza en la plaza de San Pedro, éste clérigo sigue llamando a misa repicando las campanas para la asistencia de los feligreses.

Sigue permitiendo la aglomeración de cristianos en el Templo, y estos con los cantos gregorianos a todo lo que da.

De la feligresía lo creo, lo admito, pero del que representa a la institución no, y es él el responsable de su iglesia. El Episcopado mexicano apenas se pronuncia.

Fase 2, fase 2. Sí hay que tener precaución.