COLUMNA INVITADA

Decálogo para la fabricación de Cajas Chinas, estilo 4T

Miguel Polanco

Contracomunis

#Contracomunis
Miguel Polanco*

¡Que no le digan, que no le cuenten!

Hoy estoy de oferta y les voy a revelar, de manera gratuita, el procedimiento para la construcción de cajas chinas como a las que últimamente recurre -con algunas carencias de audacia-la Cuarta Transformación en México, encabezados por el cosmopolita presidente Andrés Manuel López Obrador.

Pero antes, es importante destacar que los escenarios que leerá aquí, apreciable lector, surgen a raíz del crecimiento exponencial en las críticas, desaprobación social y fortalecimiento informativo que la ciudadanía ha empezado a demostrar, durante este periodo crítico para el país.

De igual forma, aclaro que el decálogo expuesto a continuación, se supone que es “ideal” para la fabricación de Cajas Chinas, en cuatro órdenes de actualidad:

a) Para cubrir la caída de la economía proyectada por el INEGI, en el orden del 18.7%; así como para ningunear las pérdidas en los ingresos de Pemex, por 41%; en ambos, casos históricos y sin precedentes.
b) Desestimar las proyecciones negativas y de decrecimiento económico emitidas por organismos nacionales e internacionales en materia económica, como el FMI, Banxico, Banco Mundial, IGAE, etcétera; las cuales van desde el 6 hasta el 11% a la baja en todos los indicadores para México.
c) “Entretener” durante la crisis sanitaria que, derivada de un mal manejo en las políticas públicas de contencion, ha resultado en más de 46 mil muertes y 416 mil contagios (ambas cifras, a la alza).
d) Tapar con lujo de insensibilidad, la crisis de violencia que ha llevado a México al registro de 17 mil 982 asesinatos (homicidios y feminicidios) en tan sólo seis meses, para un total -en menos de dos años- de 53 mil 628, de acuerdo con cifras del propio Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.
Dicho lo anterior, comencemos con la revelación del “gran secreto” para hacer como si no pasara nada, paso por paso y considerando las condiciones y herramientas actuales:

Negociar con España para extraditar a Lozoya.
Negociar con Lozoya que acepte ser extraditado a cambio de información y subsecuente protección.
internarlo. Importante: que no pise la cárcel (hasta después de que “cante” lo acordado).

Conservar buena relación con Trump, incluso si esto involucra “arrodillarse” ante él, para negociar extradición de Genaro García Luna.
Negociar con Genaro García Luna que “cante” a cambio de información y protección (repetir procedimiento que con Lozoya, salvo su “enfermedad”. A Genaro sí es posible encarcelarlo, pero procurando comodidad).
Mantener tema del avión presidencial mientras dura este proceso, así como la emisión de declaraciones estúpidas que den de qué hablar. Ejemplo: “me voy a poner tapabocas cuando se acabe la corrupción”.
Establecer tiempos específicos y calculados, cercanos a la elección de 2021, para que ambos temas (Lozoya y García Luna), alcancen a Peña y Calderón.
Presentar denuncias improdecentes contra ambos y “estirar” este tema hasta pasada la elección.
Procurar no victimizar a ambos personajes (Peña y Calderón) para evitar posible percepción de persecución política por parte del Gobierno.
Durante el proceso, lanzar rumores sobre “posibles retenciones” fuera del país, que no involucren la jurisdicción mexicana (y por ende, no sea nuestro problema lo que suceda legalmente).
Finalmente, Es in-dis-pen-sable tener bien alimentadas las redes digitales y granjas de bots (estimadas por Twitter en alrededor de 54.1% de usuarios falsos) encabezados por Akerman, Attolini, Chapucero, Mendieta y cía., para preservar los nexos Lozoya/Peña y García Luna/Calderón.

Asimismo, continuar con los recortes federales, creación de impuestos y suberjercicios estatales/municipales, para completar la “licuadora” asistencialista con dinero de los mexicanos, el cual seguirá siendo regalado -en mayores cantidades gradualmente- hasta el día de la jornada electoral del año entrante.

Con estos sencillos pasos, usted puede garantizar, si no el éxito electoral, por lo menos sí un espectáculo que lo hará similar a cualquier administración priísta y corrupta, pero preservando el ambiente de división, confusión y desesperación que requiera, para mantener llena la olla de atole, rumbo a 2021.

¡Y que siga el show!