El Departamento de Seguridad Nacional estadounidense compila datos de periodistas del mundo

Gaston Pardo Perez

Articulo de Opinion

por Will Morrow

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, siglas en inglés) de la administración Trump ha establecido una base de datos de actividades públicas, “sentimientos” e información personal de cientos de miles de publicaciones periodísticas, periodistas, blogueros y personas “influyentes en los medios de comunicación” de todo el mundo. El proyecto fue revelado el 3 de abril en el sitio web gubernamental de Oportunidades Comerciales Federales, solicitando propuestas de contratistas privados para administrar el proyecto.

El “Servicio de monitoreo de medios” proporcionará al DHS “acceso 24/7 a una base de datos de influencia de medios protegida por contraseña”, que incluirá a “periodistas, editores, corresponsales, personas influyentes en las redes sociales”.

No hay restricciones sobre quién debe colocarse en la base de datos o qué información debe contener. Las instrucciones dicen: “Para cada influyente de medios encontrado, presente los datos de contacto y cualquier otra información que pueda ser relevante”. Dado que el escrito se refiere específicamente a monitorear los “sentimientos” de los editores, la información “relevante” sin duda incluirá las opiniones políticas de los periodistas y afiliaciones, relaciones personales, y más.

El documento exige específicamente la capacidad de elaborar listas de periodistas y publicaciones, especificando una “capacidad para construir listas de medios basadas en el tiempo, la ubicación, el tipo/tamaño de la fuente y el rol de un periodista”.

El alcance ilimitado de este programa se pone de manifiesto en la sección “objetivos”, que exige monitorear “cualquier cobertura de medios” ya sea “relacionada con el DHS o un evento en particular”. La base de datos debe rastrear información de más de “290 mil fuentes de noticias globales”, incluidas “publicaciones en línea, impresas, de difusión, cable, radio, comerciales e industriales, fuentes locales, medios nacionales/internacionales, fuentes de noticias tradicionales y redes sociales”. Agrega: “Cobertura ilimitada por búsqueda (sin límite en la cobertura)”.

Significativamente, aunque el documento exige noticias de seguimiento en más de 100 idiomas, menciona específicamente solo los idiomas que se hablan en Siria y Medio Oriente, Rusia y China, las regiones más inmediatamente atacadas por la agresión militar y diplomática de los EUA. La base de datos debe contener “cobertura escrita en árabe, chino y ruso” y la “posibilidad de acceder a la traducción al inglés de esta cobertura” dentro de una “aplicación móvil”.

El DHS fue creado por la administración de George W. Bush en 2002 y provisto de amplios poderes de represión interna como parte de la fraudulenta “guerra contra el terrorismo”. Controla las fuerzas de aduanas y patrulla fronteriza, así como el servicio secreto. Ahora está dirigido por Kirstjen Nielsen, el ex jefe de personal del general retirado de la marina John Kelly, quien dirigió el DHS antes de ser designado jefe de gabinete de Trump. Nielsen anteriormente había sido asistente especial de Bush y director principal del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

La construcción de una base de datos de periodistas del DHS sigue a los informes de numerosos periodistas, artistas y escritores que fueron detenidos y cuestionadosmientras cruzaban la frontera de Estados Unidos después de haber hecho declaraciones críticas contra la administración de Trump. El DHS anunció en septiembre pasado que comenzó a recopilar información de redes sociales y resultados de búsqueda de todos los inmigrantes, incluidos los titulares de la tarjeta verde y los residentes permanentes, de Facebook y Twitter.

La base de datos será supervisada por una subdivisión del DHS, la Dirección Nacional de Protección y Programas, que supervisa la ciberseguridad y las comunicaciones.

Dada la amenaza a los derechos periodísticos y democráticos demostrada en las últimas revelaciones, es particularmente notable que se hayan encontrado con un apagón virtual en los medios controlados por las corporaciones. De los principales medios de comunicación, solo CBS News y Forbes publicaron un solo artículo sobre el tema desde que Bloomberg Law publicó la noticia el 5 de abril. Ni el New York Times, el supuesto “periódico serio”, ni la MSNBC, ni el Washington Post han escrito sobre el tema.

Uno solo puede imaginar los aullidos de indignación que se escribirían en las páginas del Times, del Post y otros medios corporativos si se revelara que una operación similar para rastrear y crear una base de datos de las actividades y los “sentimientos” de los periodistas y blogueros del mundo estuviera siendo dirigida por el gobierno de Vladimir Putin en Rusia. Sería tomado como la última prueba de las nefastas actividades del Kremlin para influir en la opinión pública de todo el mundo y socavar la democracia estadounidense.

Pero los columnistas y editores del Times y del Post, que funcionan como cámaras de compensación para la propaganda del gobierno estadounidense, dan por sentado que el gobierno de los EUA tenga que monitorear y hacer una base de datos de los periodistas de los Estados Unidos y de todo el mundo.

Estas publicaciones están actualmente involucradas en una campaña feroz, liderada por el Partido Demócrata y las agencias de inteligencia, para justificar la censura de internet y otras fuentes de noticias, particularmente publicaciones socialistas y de izquierda, supuestamente en nombre de la lucha contra las “noticias falsas” y defendiendo “noticias autorizadas”. Insisten en que las únicas fuentes legítimas de información de noticias son las páginas de la prensa controlada por las corporaciones.