El empujón del 2018

Francisco Zea

Linea estrategica

Bien dice Abraham Zabludovsky que el himno nacional debería de ser modificado y decir: “…un técnico en cada hijo te dio”.

Después de la derrota de México ante Portugal, en las redes sociales, en la calle, en las mesas de los restaurantes y en las casas, no hay otro tema más que la selección. El señor Juan Carlos Osorio, es más nombrado que el secretario Osorio. Sobre su persona hay la más grande variedad de análisis. Van desde la sicología del cambio de jugadores hasta el penalti cometido en contra de nuestro glorioso equipo. Los análisis no se acaban en la persona del entrenador nacional, se siguen para salpicar la actuación de Ochoa, cancerbero del infierno, de la mano pachona de Layún y del arbitro quien nos robó el pequeño pedazo de gloria reservado para el tercer lugar de una competencia de ocho.

Me tocó escuchar y leer obras completas llenas de pasión y estadística. Análisis que tenían cifras exactas, fechas, lugares, minutos de fallas y goles, entre muchos otros datos que sólo puedo traducir en tiempo y trabajo.

Mientras todo esto pasa, le cuento, tan sólo en 24 horas, este fin de semana ejecutaron a 30 personas en un solo estado del país, en Sinaloa. Esta macabra cifra incluye la muerte de hombres, mujeres y hasta un niño. En Michoacán asesinaron al comandante Rogelio Arredondo, quien fungía como director de Investigación y Análisis de la Fiscalía regional de Morelia. En Los Cabos y La Paz, entre el viernes y el sábado fueron asesinadas 8 personas, en un destino que era un santuario para viajeros de todo el mundo. Esto es sólo una pequeña probada de la violencia que estamos viviendo. Podría llenar esta columna con notas sobre homicidios cada vez más violentos y atroces.

Lo anterior, de ninguna manera se puede separar de la inmovilidad de nuestros senadores que se traen un cachondeo padrísimo con el Comité de Participación Ciudadana del SNA. Entre uno y otro se culpan por no nombrar fiscal anticorrupción. Al Senado le ha importado un carajo que la fecha límite para para implementar el SNA sea el 18 de julio. Ellos están más preocupados dando opiniones sobre el 2018. La fecha llegará, pero no puedo imaginar en qué estado va a encontrar a México, supongo que estaremos preocupados por las razones de Osorio para tanto cambio, que en la agenda nacional.

En ninguna de las charlas he escuchado un análisis ciudadano sobre este fin de semana violento. No veo exigencias de destitución en contra de nadie por no implementar el SNA. No veo estadísticas y puntuales datos al respecto de la pobreza y sus causas. Me dirán que eso no es responsabilidad de los ciudadanos, que eso le toca al gobierno. Como yo le diría que sí, el entrenador tricolor es incompetente y palurdo, le toca analizarlo a la Femexfut. Si Juan Carlos Osorio se queda en el equipo, o si lo cambian y traen a Pep Guardiola y nos hace campeones del mundo usted no correrá menos peligro de ser asaltado. Los pobres de Chiapas, Guerrero, Oaxaca y de todo el país, no tendrán aseguradas tres comidas diarias, no podrán morder la Copa FIFA  y los gobernadores virreinales se seguirán gastando el dinero de sus impuestos.

Me encantaría que esa pasión y la cantidad de tiempo que le dedicamos a la tertulia futbolera, se la dedicáramos a analizar la realidad del país y en quién demonios convertiremos en Presidente de México en un marco complejo, como nunca en nuestra historia.

Esa pulcritud con la que nos organizamos para ver un partido de futbol, la minuciosidad de la elaboración de viandas, de compra de cerveza y de bebidas varias. La logística de la invitación, el puntual checado que la señal se reciba con perfección en nuestro receptor. La profunda reflexión para decidir si escucharemos la homilía “socceriana” del doctor García.  Si todo lo anterior lo dedicáramos con el mismo interés a analizar a nuestro país y su preocupante realidad, le aseguro que hubiéramos tomado mejores decisiones en el pasado, estaríamos listos para presionar y pedir acciones en el presente, y lo más importante, estaríamos perfilando un mejor futuro para nosotros y nuestros hijos.

Mientras tanto, nos duele más un empujón a Héctor Moreno en el área portuguesa, que el empujón que nos van a dar en el 2018, si no somos serios y hacemos una elección responsable.