El inquieto secretario de Cuitláhuac

Luis Ramirez Baqueiro

Astrolabio Politico

“La ambición suele hacer traidores.” – Reina Cristina de Suecia.

 

El asesinato de la rectora de la Universidad Valladolid, María Guadalupe Martínez Aguilar empaña nuevamente la administración del Gobernador Cuitláhuac García Jiménez.

La gestión del catedrático universitario se vuelve a empañar, sin que hasta hoy, los personajes que le acompañen le respondan a cabalidad.

Quizá por ahí se salven dos jóvenes que esforzados tienen claro que sus lealtades obedecen simplemente a servir y apoyar al Ejecutivo, uno desde la SEV otro desde Sefiplan.

A pesar de ello, la respuesta inmediata de la Fiscalía General del Estado (FGE) habrá de mantenerse siempre expectante a lo que un secretario inquieto le dictamine, para llegado su momento intercambiar el resultado a cambio quizá de más posiciones en el organigrama gubernamental.

La más reciente de las acciones del inquieto funcionario hace ver al mandatario veracruzano como incongruente con sus dichos; acto que parecía convenirle al personaje en comento.

Y es que la visita del secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos a Panuco previo a una gira del mismo mandatario estatal, abrió el tema para el análisis.

Panuco territorio de los otrora poderosos caciques del norte del Estado de apellido García Guzmán fue el escenario de una de las intentonas del inquieto funcionario por mancharle la imagen al gobernador del Estado.

Solo que el mismo Ejecutivo a través de su equipo cercano ha comenzado a enmendar esos hierros, que antes le venían empañando el camino.

Al mandatario no se le olvida la gira que le organizo a principios de su gestión un 9 de enero de 2019 en Chinameca -en el sur de Veracruz- en donde por poco lo linchan los habitantes por el intento de negociar la construcción de un relleno sanitario, entre muchas otras acciones, que finalmente ha visto como actos para perjudicarlo y robarle reflectores.

A esa lista de desaguisados se suma aquel acto en Soledad Atzompa donde también la pésima operación política puso en riesgo al mandatario.

La proclividad de los García Guzmán para saltar de un proyecto político a otro ha quedado de manifiesto ya en infinidad de ocasiones, ¿por qué está vez habría de ser diferente? Sería la pregunta.

Ya vistieron la casaca del PRI, del PAN e inclusive del PVEM, porque ahora no vestirse de Morena.

Ahora empeñado en controlar o hacer como que conoce todo Veracruz, el secretario busca amarres con el recientemente expulsado del PAN, Rodrigo García Escalante, como para ir barajando a su favor el mazo a utilizar en la próxima contienda electoral.

Al menos fue el mensaje que mando el inquieto funcionario quien se paseó por las céntricas calles de Panuco acompañado del legislador local García Escalante, quien sabemos que junto a su hermano diputado federal por el PAN y su padre traen su propio juego.

El inquieto secretario demostró que el también trae el suyo, y aun cuando pudieran ser varias las teorías del mismo, su intención no es otra más que ensuciarle el camino al mandatario para así posicionarse como el gran conocedor, operador y controlador de la política estatal.

Pero parece que desde México se han encargado de mostrarle al gobernador García Jiménez los alcances del recomendado por la secretaria de Energía, Rocío Nahle, quien intenta a toda costa sostenerse en su cargo, para llegada la posibilidad o construido el escenario, montarse de la gubernatura.

El juego sucio del inquieto secretario de Otatitlán lo comienza a exhibir de cuerpo entero.

 

Al tiempo.