El IVEC y el abandono de nuestra historia

Yamiri Rodríguez Madrid

Articulo- Yamiri Rodríguez Madrid
Hace apenas unos días, un representante de una de las principales empresas de pintura en el país, hablaba de cómo han trabajado en diversos puntos de México para realizar intervenciones en colonias de la periferia, así como en lugares emblemáticos, lo que ha ayudado a rescatar historia, pero también a inyectar ánimo a los ciudadanos.
En el caso específico del estado de Veracruz, se refirió al mítico barrio de La Hueca, en el Puerto, y a Tlacotalpan, en donde con varios botes de pintura han podido embellecer aún más esta ciudad patrimonio de la humanidad.
Por eso llama la atención de que, si este tipo de iniciativas ya funcionan con éxito, no se lleven a cabo en zonas donde se requieren con urgencia como, por ejemplo, en los edificios históricos que hoy se encuentran en el abandono.
Un caso emblemático es el ex convento betlehemita, que hoy es sede del Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC).  A pesar de la historia que se tejió en sus paredes y de lo que hoy paradójicamente alberga, está en la completa ruina, con sus paredes mostrando hoy más que nunca el paso de los años.
Ni que decir de los cientos de fechadas en el Puerto, en Xalapa, en Coatepec, y en otras ciudades, cuyos dueños tal vez murieron o que sus familias pelean un añejo intestado, pero que, con solo darles una pintada, conforme a los lineamientos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), darían una apariencia totalmente diferente a los centros históricos de las ciudades donde su ubica.
Una vez más, no se requieren realizar las grandes inversiones de dinero, sino de creatividad, de tocar puertas con la iniciativa privada, a fin de poder rescatar nuestra historia, de dignificar nuestras ciudades, de hacernos sentir orgullosos de vivir en estas, de lo contario, se seguirán derrumbando.
@YamiriRodriguez