Tomado de: Milenio

El machismo desde la fe

Ricardo Raphael de la Madrid

Política Zoom

En su editorial de ayer, el principal órgano de información de la Iglesia católica, Desde la Fe, incursionó en un argumento que le es notoriamente ajeno. A propósito de la discusión sobre el aborto, acusó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de propiciar el machismo. Este razonamiento de una institución cuya cúpula está integrada por hombres que defienden la superioridad masculina para gobernar las decisiones más importantes, resulta tan impostado como si un obispo citara la Torá en un sermón navideño o un musulmán extremista la constitución de EU durante el Ramadán. Afirma el editorial de Desde la Fe que la resolución de la SCJN fortalece una visión machista “porque deja el problema del embarazo inesperado a la mujer, sola, con todas las opciones abiertas para abortar…”. Una lectura a sobrevuelo por el medio centenar de páginas del proyecto de sentencia del ministro Luis María Aguilar habría permitido constatar al autor del editorial referido cuánta es la preocupación de la SCJN por ofrecer todo tipo de acompañamiento a las mujeres que enfrentan la decisión de interrumpir el embarazo. Ahí se ordena que la mujer cuente con toda la información y apoyo emocional, psicológico y de salud antes, durante y después de que haya tomado tan difícil determinación. Ahora bien, una cosa es estar sola con la decisión y otra muy distinta es decidir a solas. La SCJN confirmó, en efecto, que en última instancia la solución del dilema pertenece únicamente a ella, porque solo ella tiene útero y no el varón. No hay machismo en ese reconocimiento, sino respeto sin regateos a la soberanía que una mujer tiene sobre su propio cuerpo. Aunque incomode a algunos jerarcas de la religión, no es machismo el que una mujer cuente con “todas las opciones abiertas para abortar;” en cambio sí lo sería que un hombre, cualquiera, pretendiera tutelar con su propio sistema de creencias una elección que no le corresponde. Zoom: Que la mujer pueda decidir sobre su cuerpo es el acto más antimachista que podría concebirse desde el derecho. La argumentación contraria solo exhibe la penosa contradicción en la que se encuentra una Iglesia a la que todavía se le asoman las ganas de volver a dar sermones en latín.  Ricardo Raphael @ricardomraphael