¿El mejor país?

Sergio Sarmiento

Jaque Mate

“Somos fuertes, no a pesar de nuestras diferencias, sino debido a ellas”.

Justin Trudeau

Ciudad de México— Canadá es diferente. Otros países celebran sus sangrientas guerras de independencia. Canadá festejó este 1ro de julio su cumpleaños 150, pero no recordaba el inicio de una guerra, ni siquiera de la independencia. Canada Day, o la Fête du Canada, conmemora el estatuto de 1867 por el cual tres colonias británicas se confederaron dentro de un dominio de la corona. Otras provincias se unirían después.

La independencia canadiense no fue un proceso rápido, pero tampoco violento. En 1931 se aprobó el estatuto de Westminster que declaraba una casi total independencia, aunque a petición de Canadá el Parlamento británico retuvo la facultad de enmendar la Constitución. El Estatuto Constitucional trasladó esta facultad al Parlamento canadiense apenas en 1982, lo cual marcó la independencia plena. Hasta la fecha, sin embargo, el monarca británico es el jefe del Estado, quien delega su responsabilidad en un gobernador general. Canadá atesora su pasado en lugar de rechazarlo.

“Estamos celebrando un país que otros consideran un ejemplo,” dijo Carlos, el príncipe de Gales, en el festejo del Canada Day en la colina del Parlamento en Ottawa. Un emocionado Bono, el cantante del grupo irlandés U2, interpretó One acompañado del guitarrista Edge y dijo: “Cuando otros construyen muros, ustedes abren puertas; cuando otros dividen, sus brazos están abiertos; donde ustedes avanzan, otros siguen.” En un editorial, The Globe and Mail, el periódico más influyente de Canadá, se abrió a una expresión de orgullo nacionalista inusual en un país usualmente crítico de sí mismo: “Canadá tiene una alta probabilidad de ser, si se consideran todos los aspectos, relativamente hablando y con todas las disculpas por una tal explosión de inmodestia, el país más exitoso del planeta.”

Yo no sé si Canadá es el mejor país del mundo, pero sin duda está en los primeros lugares. Su producto per cápita es el número 15 del mundo según el FMI. Tiene además el décimo puesto en el índice de desarrollo humano de las Naciones Unidas.

Es un país fundado sobre la rivalidad de sus comunidades de habla inglesa y francesa, que ha aceptado más inmigrantes de otras culturas que cualquier otro. No ha aspirado a ser un “crisol de culturas”, un melting pot, en contraste con Estados Unidos que ha tratado de diluir las culturas de sus inmigrantes. Es un mosaico: “Sabemos -dijo Trudeau el sábado– que la verdadera fortaleza y resiliencia fluye a través de la diversidad canadiense.” Esta diversidad, sin embargo, ha estado a punto de dividir al país, sobre todo por el deseo de muchos quebequenses de formar un país independiente de habla francesa.

Otros países festejan las guerras de independencia. Canadá celebra los acuerdos pacíficos con los que forjó su soberanía. No sólo logró su independencia sin violencia, sino que expandió su geografía y ha mantenido su unidad de forma pacífica. Estados Unidos creció por conquista de territorios, como los que arrancó a México en la guerra de 1847-1848, y recurrió a una cruenta contienda civil para evitar la separación del sur en 1861. Todas las provincias de Canadá se incorporaron de manera voluntaria. Quebec ha organizado no uno sino dos referendos para buscar un divorcio que ha sido rechazado en las urnas. Canadá nunca cuestionó el derecho de los quebequenses de considerar la separación.

Ningún país está libre de faltas, pero quizá Pablo Milanés podría haber escrito de Canadá: No es perfecto, mas se acerca a lo que yo simplemente soñé.

Agua y dinero

Ramón Aguirre Díaz del SACMEX aclara: Una lluvia de 75 mm equivale a 75 litros por metro cuadrado. Las fugas en redes se estiman en 40 por ciento. Mancera nos ha incrementado el presupuesto todos los años; el recorte federal (72%) es totalmente incomprensible.”