mexico-vs-japon

Tomado de: Ovaciones

El Tricolor, a sufrir

CAE CON JAPÓN; DISPUTARÁ SU PASE CON SUDÁFRICA

Los mexicanos no pueden contra la velocidad del equipo local ni contra los goles tempraneros de Kubo y Ritsu; Alvarado descuenta, pero no les alcanza

SAITAMA, Japón.- Japón ganó 2-1 a México en la segunda jornada del fútbol olímpico y sumó 3 puntos vitales para sus aspiraciones y de paso metió al tricolor en un lío que lo obliga a ganar a Sudáfrica en Sapporo, para meterse a los cuartos de final.

Un duelo en donde la velocidad de los jugadores locales fue veneno puro para los aztecas, porque no pudieron nunca tomarles el ritmo y la distancia. Y aunado a eso, estuvo el que recibieron dos goles tempraneros, de los cuales ya no pudieron levantarse, les alcanzó para descontar, pero nada más. Japón fue mejor y merecido triunfador.

 

INICIO DE PESADILLA

Los primeros minutos fueron de pesadilla para la escuadra de Jaime Lozano que antes de que siquiera entrara en el juego, ya estaba abajo en el marcador.

Pensando que el funcionamiento del partido anterior contra los franceses le iba a dar para estirar la inercia, la escuadra azteca se sorprendió de la velocidad japonesa y la despreocupación con que los enfrentaban.

Les tocaron la pelota varias veces y en una de ellas lograron adelantarse para dejar fríos a los que ya contaban con el duelo como resuelto.

El medio campo tricolor estaba lejos funcionar y eso provocaba que los de casa tuvieran la pelota casi a placer e intentaran ofender a velocidad.

Así cayó el primero del juego al minuto 6, en un servicio de Doan Ritsu que Kubo Takefusa sin dudarlo conectó con potencia para vencer a Guillermo Ochoa, que nada pudo hacer.

 

OTRO PENAL DE MONTES

Evidentemente molestos, los de Lozano intentaron reaccionar, salir tocando para tener el balón para poder aspirar a recuperar el dominio perdido.

Tuvieron un intento de desborde con Diego Lainez, pero nada que preocupara a Japón, por el contrario, atacaban más.

Un tiro desviado, un balón rebotado en la zaga y al minuto 10, un balón en el área que aparentemente no tenía nada, salvo que, después de que le llamaran al árbitro a revisar la jugada en el VAR, apareció una falta de César Montes; un pisotón, suficiente para marcar penalti.

El encargado de cobrarlo fue el hombre del desborde para el primer gol, Doan Ritsu, lo hizo perfecto. Japón ganaba 2-0.

SIN REACCIÓN

El técnico Jaime Lozano alzó la mano y llamó la atención a todos, evidentemente las cosas no estaban funcionando.

Dos tarjetas amarillas por faltas para cortar el juego y poderlos detener. Solo así lograron entrar en juego. Una media vuelta de Henry Martín que contuvo el arquero Tani Kosei, fue lo más peligros que generó México.

Si bien es cierto que equilibraron un poco, no lograron trascender a la ofensiva y, para colmo, Erick Aguirre salió lesionado. Así al descanso.

 

MÁS DE LO MISMO

México cambió poco. Japón siguió en lo mismo: toque y velocidad. Obligado el tricolor a poner orden sin claridad.

Vladimir Loroña, quien entró por Aguirre, trató de incorporarse más hacia adelante y ser opción. Jaime Lozano mandó al campo a Joaquín Esquivel para tratar de refrescar ideas.

 

ROJA PARA VÁSQUEZ

Japón siguió tocando balón con Takefusa, Soma y el mismo Doan y, siguió metiendo en problemas a la zaga y a Ochoa, que atajó al minuto 50, un remate de Kubo.

La mala actuación del equipo blanco se mantuvo y además se complicó con una expulsión al minuto 67 de Johan Vázquez por falta afuera del área, fuerte y además como último hombre.

 

DESCUENTO FORTUITO

A base de mucho insistir, México logró generar peligro ya cerca del final del juego y fue a balón parado que logró hacerse presente en el marcador.

Falta al 84 que cobró pegado a la banda derecha el “Piojo” Alvarado, el balón siguió de largo con dirección de gol, César Montes intentó rematar sin lograrlo, pero fintó al arquero. Gol que daba esperanza con poco tiempo por delante.

Ya en reposición, un remate mexicano con etiqueta de gol fue desviado de forma correcta por el portero japonés, salvando así su meta y así se consumó el resultado.

Deja una respuesta