09171ab7-7941-471e-b200-3017c9eb4872

En sesión solemne y con cinco votos a favor fue elegida, la magistrada Sofia Martínez Huerta como presidenta del Poder Judicial del Estado por el periodo 2019- 2022.

2019-12-02_1115-700x454 09171ab7-7941-471e-b200-3017c9eb4872 513016_ex-700x454

 

En la sesión solemne los ocho integrantes del pleno del Poder Judicial se dieron a la tarea de elegir entre las aspirantes a la presidencia la magistrada, Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros y Sofía Martínez Huerta.

Sofía Martínez Huerta fue electa como presidenta del Tribunal Superior de Justicia del Estado y del Consejo de la Judicatura para el período 2019-2022.

De los 8 magistrados presidentes de Sala, integrantes del minipleno 5 votaron por Sofía y 3 por Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia tendrá las atribuciones siguientes: Representar legalmente al Tribunal y al Consejo de la Judicatura y asumir, para los efectos legales procedentes, la representación del Poder Judicial; Velar en todo momento por la autonomía e independencia de los órganos del Poder Judicial y por la inviolabilidad de los recintos judiciales, para lo cual podrá solicitar, en caso necesario, el auxilio de la fuerza pública.

Designar como su representante para asuntos concretos a otro magistrado o servidor público del Poder Judicial y celebrar convenios y contratos en la esfera de su competencia.

Presentar ante el Pleno del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, en la tercera semana de noviembre de cada año, un informe por escrito de las actividades realizadas por el Tribunal que preside, sus organismos y los juzgados. Este informe se remitirá al Congreso del Estado.

Dar cuenta al Pleno de las demandas instauradas en contra de los servidores públicos a que se refiere el artículo 77 de la Constitución Política del Estado y acordar sobre la sustitución de los magistrados en caso de excusa o impedimento. De ser calificados de legales, el presidente del Tribunal proveerá lo conducente para retornar los asuntos necesarios, a fin de compensar la carga de trabajo entre los magistrados.