descarga (1)

Tomado de: EXPANSION

Es enero y el panorama económico para México en 2020 ya se complica

La débil inercia que vive la actividad productiva mexicana hace que la expectativa de expansión de 2% para este año por parte del gobierno federal sea muy optimista.

 

 

Uno de los grandes desafíos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador es en materia económica, pues la actividad productiva se contrajo el año pasado y ha complicado el panorama para este 2020.

La inercia negativa amenaza con que nuevamente las expectativas económicas sean cada vez más pesimistas respecto al pronóstico de expansión de 2% para todo el año por parte del gobierno federal. Las actuales previsiones de analistas, bancos y agentes privados oscilan entre el 0.7% y 1.2%.

“De acuerdo a nuestras estimaciones sí va a haber un distanciamiento. Hacienda tiene una proyección puntual del PIB de 2%. Ahora, nosotros estamos estimando un 1.15% de crecimiento para este año”, dijo Alejandro Saldaña, economista en jefe de banco Ve por Más (Bx+).

“En las condiciones actuales estamos suponiendo un crecimiento de entre el 1% y el 1.1%”, comentó por su parte Felix Boni, director general de análisis en HR Ratings. Esta estimación coincide con la de Finamex Casa de Bolsa.

Bank of America Securities y Banco BASE ven una expansión de 0.9% y 0.7% respectivamente. Mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustó a la baja su estimación de crecimiento para dejarlo en 1%.

Los analistas no solo ven riesgos en cuanto a ajustes a la baja, sino también por el hecho de que el gobierno federal siga utilizando el Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestales (FEIP), pues no es la mejor de las apuestas que pueda hacer el gobierno para corregir el rumbo económico del país.

Aunque es cierto que utilizar el FEIP ayuda al gobierno en un escenario de menores ingresos, estos recursos son finitos. “Es posible que si los vuelven a usar este año, se agoten”, advirtió Saldaña.

Los analistas consideraron poco probable que continúe el subejercicio del gasto gubernamental, pues la curva de aprendizaje de la nueva administración federal ya avanzó lo suficiente, aunque no descartaron más recortes al gasto.

“Sí vemos un panorama de riesgo a la parte que haya más recortes en el gasto, no obstante que podría haber un menor subejercicio por la curva de aprendizaje que va evolucionando”, apuntó Saldaña.

El problema del subejercicio no solo es responsabilidad del gobierno, también tienen su parte de responsabilidad los contribuyentes, consideró Boni.

“La baja recaudación forzó al gobierno a hacer un subejercicio. Si va a continuar en 2020, lo dudo. Otro subejercicio sería malo. Es un círculo vicioso, en el sentido de que entre haya menor recaudación, el gobierno gasta menos dinero; la economía crece menos y hay menos recaudación”, explicó el directivo de RH Ratings.

¿Qué hacer para crecer más?

Tanto el gobierno como los empresarios coinciden en que el Tratado entre México, Estados Unidos y Cana´da (T-MEC) no es la única solución para el crecimiento económico de México, pero sí abona en cuanto a la certidumbre que se requiere para que la inversión llegue.

Los analistas consultados coincidieron en que la inversión pública tiene que aumentar y generarse las condiciones para seducir a la iniciativa privada para que invierta en el país. Esto a través de medidas que den mayor confianza y certidumbre a los inversionistas.

“En primer lugar lo que necesita México es inversión pública, que puede detonar inversión privada”, aseguró Feliz Boni.

Además, “el sector privado debe tener más confianza de que puede haber un ambiente más favorable entre el gobierno y ellos. Mucha gente diría que, el clima en este momento no necesariamente el más favorable”, agregó.

Además del gasto público, no se puede olvidar de las exportaciones y el consumo como agentes que pueden ayudar a tener un mayor crecimiento.

“Hay que tratar de promover el crecimiento a través de los otros componentes de la demanda agregada: el consumo y la inversión y, bueno, el tema de las exportaciones, pero eso ya depende más de condiciones externos que de lo que pueda hacer el gobierno”, complementó Saldaña.

¿Cómo se portarán los sectores productivos este año?

En 2019, el sector secundario no tuvo un buen comportamiento, los sectores primario y terciario fueron los que sostuvieron a la economía mexicana.

“Si el consumo privado empieza a tener una mejor dinamismo en relación al 2019. No llegaría a los niveles de 2017 y 2018, pero sí podríamos ver una recuperación modesta en el sector de la actividad terciaria”, dijo Saldaña.

Este año se espera la estabilización de la industria, pero esto dependerá de que tanta inversión haya.

“Vemos que el sector industrial puede presentar una estabilización. Esto vendría de la mano de que se recupere la inversión, lo cual podría tener un impacto favorable en el sector de la construcción. También está ante la expectativa de que se pudiera mantener cierta estabilidad en la producción de petróleo, lo cual ayudaría a la minería, otro de los lastres que tuvo la economía el año pasado”, expuso el economista en jefe de Bx+.

Por su parte, el directivo de HR Ratings recordó que sus oficinas están en la zona de Santa Fe, cerca de donde se construirá una estación del tren México-Toluca: “No hemos visto gente trabajando en meses. En el momento en que vemos trabajadores, quizá subiríamos nuestra tasa de crecimiento. Son muchas obras de infraestructura de ese tipo que hay que terminar”, sostuvo.