Frente al primer informe de gobierno del Presidente Lic. Enrique Peña Nieto: Pbro. José Juan Sánchez Jácome

images

Esta semana se intensificará el debate político en torno al primer informe de gobierno del Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto. Será interesante e iluminador seguir las líneas de interpretación de los diferentes columnistas y analistas políticos que seguramente volverán sobre los temas más preocupantes para la sociedad mexicana, como la reforma energética, la reforma educativa, la crisis económica y la crisis de inseguridad que se agudiza en diferentes partes del país.

La presentación del informe en el mes de septiembre, como sucede en nuestro país desde hace muchos años, permite al gobierno hacer un alto en su gestión e informar a la nación respecto de las decisiones que se han tomado y las acciones que se han emprendido para enfrentar las distintas problemáticas. En este momento no se trata de adivinar las cosas o anticipar escenarios, como sucede frecuentemente en el análisis político, sino de darnos la oportunidad de escuchar el informe oficial para que posteriormente se puedan analizar todos los términos del mismo.

Como Iglesia seguimos deseando lo mejor a nuestros gobernantes y por eso constantemente hacemos oración por ellos, considerando la altísima y noble responsabilidad que tienen para ser gestores de un mejor país en el que todos podamos aspirar a una vida digna, especialmente los millones de mexicanos que siguen viviendo en la pobreza y el abandono.

Sin embargo, como parte de la sociedad y con el ánimo de sumarnos en la construcción del México que deseamos, también nos vemos en la necesidad de señalar las distintas preocupaciones de nuestro pueblo. Más allá del color de procedencia, no se pueden desdeñar las acciones que vienen emprendiendo los diferentes niveles de gobierno para atender las demandas más acuciantes de la sociedad.

1/2

Pero vivimos en un momento crítico en el que las buenas acciones aisladas no son suficientes si no van acompañadas de una estructura más sólida que comience a generar bienestar, seguridad, empleo y mejores condiciones de vida. Además de hacer hincapié en el fortalecimiento de esta estructura, también es necesario seguir combatiendo la corrupción que desalienta una verdadera vida democrática e impide que la sociedad sea dignamente servida.

El primer informe de gobierno del Presidente será un momento seguramente para reconocer que se han emprendido buenas acciones. Pero se tiene que convertir también en un momento de reflexión y renovación, pues no podemos permitir que se sigan postergando demandas y soluciones que se están haciendo históricas.

 

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>