Frentes políticos

Frentes Politicos Frentes Politicos

1. Negativa a COVID-19. Una noticia agradable entre la pandemia es que Martha Bárcena, embajadora de México ante Estados Unidos, después de varios días a la espera de la realización de la prueba por coronavirus, resultó negativa. La diplomática mexicana, sin embargo, estuvo varios días con la duda, pues a pesar de su nivel político, no hubo beneficios para la aplicación del examen. Se sometió al análisis químico porque mantuvo contacto con el congresista estadunidense Mario Diaz-Balart, quien dio positivo a esta enfermedad. “Acabo de recibir los resultados… agradezco desde lo más profundo de mi corazón las muestras de amistad y solidaridad que recibí estos días. Me da enorme tranquilidad saber que no contagié a nadie. Sigamos respetando”. Juntos lo podemos lograr. Quédate en casa y salva al país.

2. De mal en peor. En medio de una crisis incontrolable por negligencia médica, que ha ocasionado la muerte a una decena de personas, Petróleos Mexicanos sigue en el ojo del huracán. Algo no está haciendo bien Octavio Romero, director de Pemex. En una carta dirigida a la paraestatal, trabajadores petroleros denunciaron poco interés e indiferencia ante el COVID-19: “No somos inmunes a un virus… queda bajo su responsabilidad las consecuencias que puedan derivarse por un posible contagio, incluyendo los decesos”. Ante la falta de garantías para proteger la salud de los petroleros en el Centro Administrativo de Pemex, empleados de confianza y sindicalizados denunciaron la tibia actitud de Romero. ¿Qué le sucede a este funcionario de la Cuarta Transformación? ¿Todavía anda por aquí?

3. Ni cómo ayudarlo. Miguel Barbosa, gobernador de Puebla, es de esos personajes que apenas sale de un escándalo cuando ya está en otro, lo curioso es que solito se mete en problemas. Resulta que declaró que sólo los ricos tienen el riesgo de contagiarse de COVID-19; “ si ustedes son ricos tienen el riesgo. Los pobres, no. Los pobres estamos inmunes”, dijo. ¡Cómo ven!, pero la cosa no paró ahí, el expresidente Felipe Calderón escribió en su cuenta de Twitter que Barbosa entraba en varias categorías de riesgo porque padece diabetes y obesidad, a lo que el poblano le reviró: “sí, todos estamos en riesgo de contagio, incluyendo los borrachos”. Como era de esperarse, en redes sociales le llovieron las críticas y le recordaron que pobre, pobre, no es, pues compró la casa del expresidente Miguel de la Madrid en 25 millones de pesos. Aquí sí aplica la de “calladito, se ve más…”.

4. Conectadísimo. Para financiar micro y pequeñas empresas familiares y evitar que se genere un despido masivo de trabajadores ante la contingencia por el COVID-19, Michoacán anunció un plan emergente que incluye una bolsa de mil millones de pesos para financiamiento. “Estas medidas tienen el propósito de que no haya despidos de trabajadores y que las familias tengan el menor impacto en sus ingresos”, enfatizó el gobernador Silvano Aureoles. Con estos recursos se prevé apoyar a más de 10 mil micro, pequeñas y medianas empresas, como tiendas de abarrotes, negocios de comida, fruterías, tortillerías, talleres mecánicos, papelerías y tiendas de ropa, entre otras. El monto más alto que un estado haya destinado para proteger a las familias en esta contingencia. Abran las carteras, gobernadores.

5.   Susana Distancia. El subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, se ha convertido en nuestro médico de cabecera. Diariamente ha seguido la estrategia y todos los detalles sobre el avance de contagio del coronavirus y ha explicado la manera de luchar de manera generalizada contra esta epidemia. Ha tomado las experiencias de otros países, en los que el virus los ha rebasado, y se mantiene en México una tasa de contagio baja, a comparación de otras naciones. No ha sido fácil, pues en redes sociales le han llovido críticas por algunas de sus declaraciones. Encargado de reducir el riesgo, es, sin embargo, el más enterado de qué camino se debe tomar. Por lo pronto, anunció que el gobierno federal detendrá actividades a partir de hoy. Hacer caso a lo que dice es, como nunca, una cuestión de vida o muerte. Piénselo.