FROYLÁN FLORES CANCELA, FINA ESTAMPA DEL PERIODISMO NACIONAL (1934-2019) DÉCIMA PARTE

Fernando Fabricio Cancela Marquez

Fractal

Froylán Flores Cancela se despidió de Diario de Xalapa en 1978.- Comenté al principio de esta historia que, el extinto Froylán Flores Cancela, llegó a colaborar de Misantla a Diario de Xalapa en 1948, en ese sentido, quiere decir que, si Froy colaboró en Diario de Xalapa hasta 1978, luego entonces, favoreció a dicho medio de comunicación un promedio de 30 años.

 

Esto pareciera intrascendente, pero si se toma en cuenta que Froy fundó el semanario Punto y Aparte precisamente en ese mismo año, no acaba uno de entender cómo es que, un colaborador de la altura de Froy, haya tenido que partir de ese importante medio de comunicación estatal siendo subdirector para fundar otro medio, simplemente pareciera que no tiene lógica.

 

Sin embargo, dicen los que saben que el Premio Nacional de Periodismo que Froy ganó en 1978 y que por cierto fue en el género de Comentario Político al lado de Elena Poniatowska, quien lo ganó en el género de Entrevista y entregado a ambos por el expresidente José López Portillo, fue el preámbulo para su despedida del Vocero de la Provincia.

 

El hecho de que Froy emergiera de Diario de Xalapa que por cierto ahora pertenece a la Organización Editorial Mexicana, es un tema que pareciera muy recóndito debido a la calidad de periodista que fue Froy y a su vez, un tema que se convirtió en un secreto a voces.

 

Creo que, en este caso, pudieron haber pasado diferentes situaciones en la vida del autor del Glosario del Momento; la coincidencia estriba en que, cuesta mucho formar un medio de comunicación en tan solo algunos meses cuando a diferentes medios de comunicación les ha llevado años.

 

El caso es que, el director de Diario de Xalapa, don Rubén Pabello Acosta quien por cierto era un gran amigo de la familia Flores Cancela y en este caso del mismo Froylán a quien apoyó siendo apenas un adolescente al grado de nombrarlo subdirector del medio que él dirigía, al ganar Froy el Premio Nacional de Periodismo en vez de él, quien era el influyente director de Diario de Xalapa, haya provocado en Pabello Acosta un sentimiento emocional de celo incontrolable y territorial que provocó la salida de Froy del diario.

 

En su defecto, que Froy siendo ya un reconocido periodista a nivel nacional como todo un profesional de los medios, haya tenido la sana aspiración de emprender de manera formal su propio medio de comunicación y que la noticia sobre su partida del diario le haya resultado como un gancho al hígado a Pabello Acosta, pues finalmente quien suscribía como Ferreiro Castelar, le dio por 30 años, mucho prestigio a Diario de Xalapa.

 

Otro detalle que pudo haber ocasionado la salida de Froy de Diario de Xalapa pudo a ver sido el hecho de que el director se haya sentido rebasado por Froy y no tanto por el Premio Nacional de Periodismo, sino por lo que he estado publicando y que es el hecho de que Froy, se había convertido no tan solo en el asesor de exgobernadores y algunos expresidentes de la república, sino que había formado con ellos, fuertes lazos de amistad.

 

En fin, quien sabe en realidad que haya ocurrido, pero los resultados son los mismos, haya sido por celos desmedidos de Pabello o por aspiraciones bien fundamentadas de Froy, en 1978 se fundó el semanario Punto y Aparte, que hasta hace un par de años, se publicaba todos los jueves como un medio impreso en la ciudad de Xalapa; un medio de comunicación dedicado exclusivamente con mucho profesionalismo a la entrevista, investigación y análisis político, así como a promover la cultura en el estado, pero sobre todo, fue formador de importantes fotógrafos, periodistas y columnistas que, incluso algunos de ellos, siguen siendo destacadas plumas veracruzanas.

 

*** Froylán Flores Cancela, entre la leyenda y el mito.- Me comentó el destacado periodista Edgar Hernández, autor de la leída columna Línea Caliente que es publicada en diferentes medios de comunicación y ganador del Premio Nacional de Periodismo que para él, Froylán Flores Cancela era un amigo muy entrañable y que Froy se encuentra entre la leyenda y el mito. Y dice así.

 

“No lo tengo muy presente.

Creo, sin embargo, que fue entre el 22 y 28 de septiembre de 1986 cuando sucedió el destape de Fernando Gutiérrez Barrios, del cual dio puntual cuenta Punto y Aparte.”

 

“Estábamos en Cuernavaca.
Hasta allá, fue a parar Fernando Gutiérrez Barrios, a Caminos y Puentes Federales, organismo del cual era titular. Desde allá pidió hablar con su amigo Froylán Flores Cancela, a quien a través de la línea telefónica le dijo:
-Don Froylán. Estoy enterado de sus generosos comentarios en torno a mis aspiraciones políticas, ¿cómo le pago tanta generosidad?
A lo que el periodista repuso.

-La mejor forma de pagarme don Fernando, es dándome una entrevista exclusiva ahora que rinda protesta como candidato.”

 

“El ortodoxo político siempre respetuoso de las formas y los tiempos, siempre discreto e impedido por décadas a deslizar información alguna, solo guardó un breve silencio para responder al aguzado columnista de Punto y Aparte:
-Así será, mi distinguido amigo.”

 

*** Froy pronosticó que Gutiérrez Barrios sería Gobernador del Estado de Veracruz.- “Días después, tal como lo había adelantado, Froylán Flores Cancela, Premio Nacional de Periodismo, el embrujado premio que le cambió la vida para bien, don Fernando sería nominado como aspirante –entre once- a la candidatura para el gobierno de Veracruz.”

 

“Ya candidato, la mejor entrevista que medio alguno hiciera durante la permanencia de Gutiérrez Barrios en Veracruz –como candidato y luego como gobernador- fue la que publicó Froylán, un autodidacta oriundo de Misantla que brinca de su afición literaria al periodismo de vanguardia.”

 

“Fue en el autobús de campaña, en los dos primeros asientos de adelante, al lado derecho. Charlaron esa media tarde acaso un par de horas. En el inter, bajó a un evento de campaña, regresó y siguieron charlando.”

 

“Lo que llamó vigorosamente mi atención fue que el periodista nunca hiciera apunte alguno o activara alguna grabadora para registrar las expresiones del candidato.
¡Vaya memoria!, me dije a modo de enseñanza.

La entrevista, ya publicada fue larga, muy larga; se fue hasta páginas centrales acompañada de las fotos de Noé Valdés –no se le iba una- y recios encabezados apuntando que regresaría la seguridad y paz social a Veracruz.”

 

“Ya gobierno en Xalapa volví a ver a don Froy en repetidas ocasiones. Él como periodista, yo como su aspirante a amigo. Ora en su casa, ora en las oficinas de Punto y Aparte. Así, yo, chavo, el más joven del gabinete y sin saber nada del periodismo veracruzano, fui orientado por quien sería uno de sus tantos amigos.
Fueron largas charlas de café en su oficina.

Siempre paciente. Siempre amable. Siempre dispuesto. Me daba la impresión que nunca se enojaba y que el poder de su pluma era tan fuerte como el de su viejo amigo y posterior verdugo, Rubén Pabello Acosta.”

 

*** Un Premio Nacional de Periodismo despide a otro, a su gran amigo.- “En 1988 me despedí de mi amigo.

No volví a saber nada de él sino hasta casi tres décadas después. Fue en una de las últimas giras de Peña Nieto a Veracruz. Nos encontramos en una vieja, pero hermosa finca en el puerto, propiedad de un ex gobernador y presidente de México. Creo que era de don Adolfo Ruiz Cortines.

Ahí me encontré a don Froy, lleno de años, ya un poco débil; con dolores ocultos, pero con esa su sonrisa tan característica, tipo Gioconda. Traía de acompañante a Benjamín Domínguez Olmos.

– ¿Ya estás escribiendo de nuevo, Edgar?, me dijo, respondiéndose a sí mismo:
-Te he estado leyendo. Escribes como telegrama y descuidas un poco la sintaxis.”

 

“Su dicho -dicho por don Froy- fue brutal. Lo decía quien por 60 años ejerció el periodismo y por más de 35 años dirigió el periódico Punto y Aparte, el hombre de las exclusivas, el periodista más leído por cuatro décadas.

Lo atemperó, sin embargo, con un amable calificativo:

-Ahí la llevas con ese periodismo valiente.”

 

“Charlamos un rato de sus hermanos, de su familia, de sus muertos y de lo relajado que estaba, aunque ya con ciertas dolencias físicas me dijo:
-Me han obligado a recluirme.”

 

“Vino meses después lo de la medalla Ruiz Cortínes y ya lo vi muy tirado de salud. Apenas podía hablar. Sin embargo, un buen día, me atreví a llamar a su casa. Me lo pasó su distinguida esposa.

-¿Cómo estás, Edgar?, me preguntó balbuceante al otro lado de la línea.
-Querido Froy, le dije, quiero ir a visitarte. Quiero hacerte una entrevista. Ya no escribo como telegrama, hermano, ¿cómo vez?, repuse.

-Ya no, Edgar. Lo que tenía que decir ya lo escribí y tú mejor que nadie has de recordar lo que decía don Fernando: que nunca te vean enfermo para que quienes te quieren se queden con la última imagen de salud y bienestar.
Ese día, le desee lo mejor y colgamos.”

“Semanas después Froylán Flores Cancela, quien ganó el Premio Nacional de Periodismo, premio que ganó un año antes que de que yo lo recibiera de manos del Presidente José López Portillo, dejaría este mundo terrenal.”

 

“¡Adiós, hermano! ¡No sabes cómo siento tu partida!”

 

Continuará.

 

Correo Electrónico: dere.cancela@gmail.com

Facebook: Fernando Fabricio Cancela Márquez