¿Invitación o llamado?

Mario Javier Sanchez de la Torre.

Opinion

Dentro de un terrible ambiente de inseguridad, caída económica y pérdida del control de la pandemia en México, se efectuará la visita de Andrés Manuel a la capital del poderoso país de los Estados Unidos de Norteamérica, Washington.

Visita que está siendo causa de muchas especulaciones. Pues de ser un mandatario contrario a los viajes al extranjero, ahora, de repente, resulta que con todo y amenaza del Covid-19 está más que dispuesto a asistir.

Lo que refuerza las especulaciones en torno al porque ahora, así de repente el gran interés por el viaje. La versión oficial que ha dado a conocer Marcelo Ebrard, porque es su chamba, es que se debe a una especie de confirmación de la entrada en operación del T-MEC. Lo que se sabe no es cierto, pues este entrara en operación se lleve a cabo la visita de Andrés Manuel o no. Baste como prueba de ello citar la versión que hasta ayer dio a conocer el gobierno de Canadá, en el sentido de que no se tenía confirmado encuentro alguno entre el Presidente de México y el primer ministro Justin Trudeau.

En cuanto que su presencia en Washington, es para reforzar la cada día más devaluada campaña de Donald Trump en sus intenciones para reelegirse en la presidencia de su país, es algo difícil de creer, pues las políticas del magnate norteamericano hacia los latinos, gente de color y en especial hacia los mexicanos siempre

ha sido de desprecio. Situación que muy difícilmente la presencia del ideólogo de la mal llamada Cuarta Transformación, puede cambiar.

Entonces si no es lo relativo al T-MEC o para apoyar en su campaña a quien mando hacer en el sur de nuestro país un muro humano para detener a los miles de migrantes centroamericanos que desean alcanzar el llamado “sueño americano”. ¿Cuál es la verdadera razón del viaje?

¿Realmente la visita la solicitó el gobierno mexicano? La respuesta independientemente de cual sea la versión oficial, deja mucho que desear. El momento político en la Unión Americana, como que no está para estar recibiendo visitas de jefes de estado, la preocupación allá es otra. La elección. ¿Entonces?

La semana pasada el embajador de ese país en México hizo por segunda ocasión desde que llegó, dentro del marco de la relación económico-financiera una declaración no solamente importante, sino también preocupante, en el sentido de que el actual gobierno de México no está respetando el Estado de Derecho.

El motivo, la serie de cancelaciones de inversiones extranjeras en nuestro país, como la cervecera Constellation Brands, en Mexicali, Baja california en forma totalmente ilegal. Las quejas que ya hay, sin que aún haya entrado en operación el T-MEC de parte de los industriales de la industria petrolera norteamericana, hacia el comportamiento de la Secretaría de Energía (SE). Y como para cerrar con broche de oro, el intento de suspensión de la entrada en operación de las plantas de energía renovable, también por parte de la SE. Que por el momento todo indica no será.

Problemas todos generados por el gobierno de Andrés Manuel, por no respetar la legislación existente, con el pretexto de que México “no es tierra de conquista”. Afectando no solamente

intereses de los Estados Unidos y Canadá, nuestros socios comerciales, sino también la mayor parte de los países integrantes de la Unión Europea (UE). Situación que nos permite especular: realmente será una visita gestionada por el gobierno mexicano o será un llamado para recibir nuevas “sugerencias” de comportamiento, de parte de “nuestro amigo” Donald Trump, como lo de la Guardia Nacional en nuestra frontera sur. Usted qué OPINA, estimado lector. Hasta el viernes. noti-sigloxxi@hotmail.com