1512581238_564218_1512582642_noticia_normal_recorte1

Tomado de: EL PAIS

La Armada argentina siembra la confusión sobre las comunicaciones del submarino

A 21 días de la desaparición del ARA San Juan, en Argentina reina aún la confusión sobre lo que ocurrió en sus últimas horas. Poco después de que se conociese que el submarino realizó ocho llamadas satelitales el último día en que se tuvo comunicación con él, la Armada aseguró hoy que “no fueron llamadas de emergencia” sino “intentos fallidos de conectar a Internet”

Según el listado de Tesacom, auditora de las comunicaciones de líneas satelitales Iridium, hubo ocho comunicaciones satelitales del submarino ARA San Juan entre medianoche y las 7 de la mañana del día 15, el de su desaparición. La llamada más extensa duró más de 13 minutos y la más breve, 60 segundos. Sin embargo, Balbi dijo que la planilla de Tesacom no refleja todas las comunicaciones con el submarino y reiteró que no hubo llamadas de emergencia “desde que tuvo la falla hasta que avisa de nuevo que navega sin novedad de personal”.

Planilla con las comunicaciones del submarino registradas por Iridium.
Planilla con las comunicaciones del submarino registradas por Iridium.

La aclaración oficial ha causado una gran incertidumbre entre los expertos navales. “Si bien uno como perito naval debe siempre dar crédito a la palabra oficial, esta vez los argumentos del capitán Balbi atentan contra el sentido común”, dice a EL PAÍS el perito Fernando Morales. “La aclaración fue peor que la duda. Hoy toda Argentina sospecha que se le está mintiendo”, agregó. Para el excomandante del ARA San Juan Tomás Merino, las llamadas sí que se realizaron.

Para establecer comunicación con la base, el submarino necesita estar en superficie o “en inmersión a plano de periscopio”, es decir, sin bajar a gran profundidad. Debido al mal estado del mar durante la madrugada del día 15, los especialistas se muestran también sorprendidos por la cantidad de horas que el submarino permaneció sin sumergirse a aguas profundas y así quedar protegido del oleaje. Sin embargo, la decisión del comandante ARA San Juan pudo estar motivada por la necesidad de cargar baterías, que requiere varias horas, o por la de comunicarse, aclaran.

No es la primera vez que existen cortocircuitos en la información facilitada por la Armada. El portavoz de la fuerza negó en un primer momento cualquier problema y tardó cinco días en admitir que se había producido una avería en la embarcación. El último mensaje que emitió el responsable del ARA San Juan se conoció a partir de una filtración a la prensa, pasadas dos semanas, en vez de por los cauces oficiales.

Tras informar sobre el problema, el comandante recibió la orden de poner rumbo directo a su puerto de arribo, en Mar del Plata. Dos horas y diez minutos después de aquella comunicación, tres sensores de la Organización de Control de Pruebas Nucleares (CTBTO) registraron un “evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear”, es decir, una explosión. La confirmación de ese “evento” sumió en la desesperación a las familias de los 44 tripulantes, que desde entonces perdieron toda esperanza de encontrarlos con vida.

Macri: “Bajemos la ansiedad”

El presidente argentino, Mauricio Macri, pidió este miércoles concentrar todos los esfuerzos en encontrar el submarino. “Hoy estamos y seguiremos con la búsqueda: para entender lo que pasó, tenemos tiempo. Por eso le pido a todos que bajemos la ansiedad y demos prioridad a la búsqueda y a respetar los tiempos de los familiares”, dijo Macri durante una visita a localidad entrerriana de San Benito. “Lo más importante -prosiguió- en este momento tan doloroso para los argentinos y especialmente doloroso para los familiares de los marinos es que seamos respetuosos”.

Buques argentinos y de otros países, como Estados Unidos y Rusia, participan en la búsqueda del casco del ARA San Juan. Hasta ahora, todos los indicios detectados a distintas profundidades han sido negativos.