La condición humana

Margaro Escudero Luis

Revelaciones

Muchas personas se han ido, hemos perdido seres queridos, familiares, amigos y otros, que a pesar de no conocerlos personalmente, los admirábamos por su trabajo o su carisma.

También hemos visto sufrir a nuestros cercanos parientes víctimas del mal del siglo, de este engañoso virus que ni siquiera los expertos han podido asegurar nada sobre él.

Es de lamentar las miles de muertes en todo el país, en el planeta entero, por un microscópico ente que invade los cuerpos humanos y les causa un terrible daño hasta provocar la muerte o dejar secuelas importantes en el cuerpo y en la salud.

La condición humana estará siempre por encima de nuestras tragedias, puede que el dolor de muchos sea un nicho de oportunidad para otros, puede que algunos finjan para llamar la atención, para que se les crea valientes y dedicados. Puede ser.

Nada de eso palia la consternación sincera de los demás, los que hacen empatía con los alcanzados por el virus, por las razones que sean.

A nadie podemos reclamarle su falta de cuidado de su salud, en este país donde las advertencias son diarias pero las acciones son ineficaces para que cada ciudadano se preocupe por cuidarse.

Hoy los resultados están a la vista. La obesidad, diabetes, hipertensión, cardiopatías, y todas las enfermedades crónico-degenerativas son masivas en México y en la América Latina; así que es el caldo perfecto para que el Sars Cov2 se replique y provoque la mortandad de la que estamos siendo testigos.

Pero está visto que manteniendo cuidados e higiene puede evitarse el contagio; luego de varios meses de pandemia, también podemos ver que es posible salir del cuadro severo, ya que los médicos de la primera línea observaron y aplicaron su criterio, dejando de lado los protocolos oficiales y comenzaron a salvar vidas.

La humanidad siempre adelante, su enemigo han sido los virus; sin embargo el peor enemigo del ser humano es el mismo ser humano.

Hoy, en el filo de la navaja, se puede ver avance significativo en la lucha contra este virus que, para muchos, marca una pauta en la guerra bacteriológica, demuestra que fuera de control, se vuelve contra sus propios creadores, en una batalla donde el triunfador no será ningún humano.

Las amenazas oficiales son que el virus llegó para quedarse, que tendremos que aprender a convivir con él, que muchas personas seguirán muriendo de aquí en adelante. Le agregamos que las otras enfermedades mortales desaparecieron por arte del Covid, que diabéticos, hipertensos y demás no están ya en el ojo de las autoridades sanitarias y que es más probable que pasen a formar parte de las estadísticas de Covid19.

Pero otro sector cree que podemos dar la batalla y salir airosos, son insistentes en la observación de las medidas de higiene, de sana distancia y en el uso de medicamentos que se han prohibido para el combate de la enfermedad.

Lamentamos las muertes de todos los que cayeron al Sars Cov2, lamentamos mucho el sufrimiento que provoca.

Es necesario mencionar que, además de las cuestiones sanitarias, el sistema económico que nos rige, exige la inmediata incorporación de todos sus elementos para seguir funcionando, con Covid o sin él.

Un recuerdo cariñoso para Vicky Rasgado, amiga donde sea que estés.