La justicia selectiva del gobernador de Veracruz

Claudia Constantino

Crónicas urgentes

Este fin de semana la atención de la opinión pública y de las redes sociales estuvo puesta, otra vez, en las acciones represoras y selectivas del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. Esta vez, tocó el turno a un grupo de maestros de Chiapas, pertenecientes a la Sección 7 del SNTE, adheridos a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que llegaron hasta el centro de Xalapa y bloquearon la avenida Enríquez.

Gracias a las redes sociales, muy pronto se supo de la detención y de las acciones la policía estatal, de modo que poco después el gobernador Miguel Ángel Yunes salía, a través de un video en redes sociales, a definir su postura: “En Veracruz impera la Ley, sean de Morena o sean de cualquier organización, la Ley se aplica. Di instrucciones de detener a los responsables y en este momento la policía del estado los tiene detenidos. Tendrán que pagar, como cualquier otra persona, la pena que establece la Ley a quienes bloquean vías de comunicación”.

Los tildó de “alborotadores” y mostró su famosa mano dura que los veracruzanos quisieran ver contra el crimen organizado que asuela la entidad. Desafortunadamente esta mano dura es selectiva, y como otro botón de muestra:

Dos semanas antes, trabajadores del ayuntamiento de Xalapa se plantaron frente al Palacio Municipal en reclamo del cumplimiento de sus derechos laborales. Bloquearon la circulación de la misma avenida Enriquez (la misma que bloquearon los maestros) y anunciaron que no se moverían si no se presentaba ante ellos el Presidente Municipal de extracción Morenista Hipólito Rodríguez Herrero.

La policía antimotines también hizo acto de presencia, pero “en otro plan”: sólo dialogaron con los trabajadores y les permitió mantenerse en la calle hasta que los atendiera el alcalde.

Mientras este grupo de personas desarmadas y pacíficas no pudieron manifestarse frente a palacio de gobierno, pues les dejaron ir todo el peso de la ley, el recuento del fin de semana fue el siguiente:

La noche del viernes, un empleado fue interceptado por maleantes que lo amagaron con armas de fuego para que les entregara el dinero que llevaba, el empleado se negó y fue asesinado. El mediodía del sábado, un joven a quien le cubrieron el rostro con vendas y que tenía las manos atadas, fue asesinado a tiros. La noche del mismo sábado, un hombre fue asesinado de cuatro balazos, mientras se encontraba en el interior de un automóvil sedan rojo, en la avenida Adolfo Ruiz Cortines, a la altura del Hotel Gamma. Estos hechos tan sólo en la capital del estado, no le comparto las cifras de toda la entidad para no abrumarlo, querido lector.

Pero la policía estaba muy ocupada con el grupo de maestros “alborotadores” y cumpliendo las ordenes del duro gobernador de todos los veracruzanos, que aplica mano dura a quien se puede, y no a quien se debe.

Contratapa: Expreso mi solidaridad con Don Manuel Munguía, hombre preparado, culto y que tanto le ha dado a la radio y a la televisión de los veracruzanos; ante el atropello que intentan cometer en su contra, en una torpeza más del área de comunicación social del señor gobernador. Lamentaremos mucho, si la injusticia contra su talento y trabajo se consuma y lo obligan a abandonar Radio Televisión de Veracruz, donde ha servido por tantos años con pasión y sobradas aptitude