Las reformas que AMLO no quiere

Carlos Urdiales

Sobre la Marcha

SOBRE LA MARCHA- Carlos Urdiales

El Presidente es conservador cuando de reformas tributarias se trata. El crecimiento cero del primer año de su Gobierno y las proyecciones de apenas un punto para el PIB en 2020 (la mitad del promedio en los cuatro sexenios anteriores) evidencian la necesidad de reformas contributivas de gran escala, tanto en el consumo como para las pensiones de jubilados.

La edad para pensionarnos está a debate, aunque López Obrador diga que mientras él sea Presidente no la promoverá, lo cual no impide que desde el Congreso se pueda abrir la discusión de cara a las precarias finanzas que del sistema para el retiro tiene; tanto su secretario de Hacienda, Arturo Herrera, como el subgobernador 4T de Banxico, Gerardo Esquivel, adelantan la inevitable discusión. Otra reforma es la fiscal.

Sin crecimiento, la recaudación baja; las razones del nulo crecimiento pueden entenderse a partir de una recesión global, del estancamiento regional, de la tensión comercial Estados Unidos-China; o a través de la incertidumbre interna, las cancelaciones ideológicas de obras expansivas o de la resistencia de la IP a jugársela con el nuevo régimen. Como sea, no crecemos.

Lo cierto es que la presión del SAT sobre los contribuyentes no será suficiente para que el dinero del Gobierno alcance para todos los programas asistenciales que el Presidente ha construido en el primer año de su administración; cuando el destino nos alcance, la Hacienda Pública va a necesitar recaudar más. Arturo Herrera lo sabe. Gerardo Esquivel lo sabe. Carlos Urzúa lo sabía. Los economistas también.

A pesar de su legitimidad, enorme popularidad y consolidado poder, Andrés Manuel López Obrador no parece dispuesto a asumir el costo político de estas reformas contributivas; no quiere, como no quiso Fox ni Calderón ni Peña, hacer lo inevitable.

Ninguno de sus antecesores tuvo el margen de aprobación y confianza ciudadana que goza el actual mandatario; acaso Enrique Peña Nieto, luego de las reformas en el Pacto por México, tuvo una ventana, pero por el miedo a perder lo ganado (lo cual ocurrió y peor de lo que imaginaba) no quiso arriesgarse. AMLO está en otra órbita; pero tampoco quiere.

En el mediano plazo, algún gobierno deberá asumir ese costo; ni las pensiones serán viables ni el gasto social podrá mantenerse por más combate a la corrupción, por más austericidios de corte franciscano que se apliquen, las proyecciones podrán despreciarse, pero no por eso pierden su valor fáctico.

Así es como la consulta para revocación de mandato es un dardo democrático, sí, pero envenenado también, emprender estas reformas en 2021 pondría al Presidente en un predicamento que parece ya resolvió; privilegiará su popularidad para arrasar en ese desfiguro de consulta. Por eso no vacila en cancelar cualquier agravio tributario en contra del pueblo. López Obrador no se jugará el 2024 en aras de una mayor, mejor y necesaria recaudación.

Violencia oficial contra periodista en SLP . ¿Sabrá el alcalde panista de San Luis Potosí, Xavier Nava, de la campaña de difamación que desde su oficina de Comunicación Social se endereza contra la colega Danna Lecuona para, de rebote, minar al diputado del Verde Ricardo Gallardo?

Nos cuentan que su vocero Tiburcio Cadena utilizó el chat institucional para promover fake news y golpear a los adversarios políticos de su jefe. Además, en la lamentable operación, el titular de Comunicación no vaciló en postear imágenes editadas en contra de la periodista a quien relaciona con el experredista Gallardo.

Danna Lecuona, periodista del portal One Click, presentó una denuncia en contra de Cadena por el delito de amenazas y lo que resulte luego de que el funcionario promovió una marcha fake para denigrar a la conductora.

En el expediente CDI/FGE/I/D01/31669/19 Lecuona revela intimidaciones por criticar la labor del presidente municipal, Xavier Nava; “Si vuelves a mam… con Nava vas a valer ma…”, dice una de las amenazas recibidas; “… y luego por qué existen los feminicidios”, el broche nefasto.

Quienes en San Luis Potosí conocen a Xavier Nava se dicen sorprendidos por el nivel en que su vocero opera. ¿Cuánto sabrá de este caso el presidente municipal?