López-Gatell entra en Fase 3 del Covid-19

Bajo Reserva

Al que le urge que termine la emergencia sanitaria es al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, pues se le vislumbra una importante carrera política, quizá dentro del partido en el poder. Científicos de alto prestigio nos dicen que López-Gatell pierde a pasos agigantados el respeto de esa comunidad, pues ha decidido actuar más como político que como el experto técnico que es. Nos aseguran que la maroma de decir la noche del lunes que el declarar la Fase 2 de la pandemia no se podía hacer de un día para otro sino de forma gradual, y luego haberla declarado en la mañana del martes durante la conferencia de prensa del Presidente, demuestra que don Hugo hace sus anuncios con un cálculo político más que científico. Nos dicen que nadie esperaría que López-Gatell se fuera por la libre y no enterara al Presidente de los anuncios que hará, en especial uno tan relevante, pero el hecho de haberlo administrado hasta que estuviera junto al mandatario baja sus bonos de credibilidad; aunque, por otra parte, gana muchos puntos políticos, que lo ponen en Fase 3 de una prometedora carrera política.

Morena le cierra la ventanita del amor a Mayer

Nos comentan que en el Grupo Parlamentario de Morena, en la Cámara de Diputados, alistan teas y antorchas para quemar en leña verde al diputado Sergio Mayer. Nos dicen que desde que el exactor y excantante de Garibaldi exhortó el fin de semana al presidente Andrés Manuel López Obrador a cancelar sus giras y eventos de abrazos y besos por el coronavirus, los morenistas puros y sus aliados le han cerrado la ventanita del amor a don Sergio. Nos hacen ver que este enojo ya le llegó al diputado Mayer por la vía de varios mensajes en los que amenazan con destituirlo de la presidencia de la Comisión de Cultura y Cinematografía. Así que por haber hecho sugerencias conservadoras al Presidente, ahora el diputado siente que la bolita le sube y le baja.

Ni la pandemia frena el pleito Morena-PAN

En el Senado, nos dicen, escala día con día el choque entre las bancadas de Morena y Acción Nacional. Los morenistas ahora acusan a los panistas de oportunismo político con el tema de la pandemia de Covid-19. Dicen que los senadores del PAN rompieron un acuerdo político para dejar de sesionar en la segunda fase de la contingencia por el Covid-19, luego de que hace solo una semana los panistas querían parar sesión en la primera fase de la contingencia, cuando Morena se negó a hacerlo. Hoy es Morena y los otros grupos parlamentarios quienes quieren parar, pero los panistas se niegan a abandonar sus escaños y piden hacer los trabajos de manera virtual, por lo que varios grupos parlamentarios rechazaron la propuesta. Los morenistas utilizan argumentos parecidos a los que hoy esgrimen los panistas, tales como que se arriesga la salud de trabajadoras y trabajadores en el Senado. Según los de Morena en la bancada azul no hay acuerdo e identifican a la senadora Xóchitl Gálvez y al senador Damián Zepeda como los que presionan a su coordinador Mauricio Kuri para romper cualquier acuerdo. El caso es que, ni el hecho de que el país esté en vilo por la amenaza de la pandemia, deja de enfrentar a las dos principales fuerzas políticas del país.

Preocupación en la Secretaría de Bienestar

Nos dicen que la instrucción principal que el presidente Andrés Manuel López Obrador dio a la Secretaría del Bienestar, en medio de la pandemia del coronavirus, es que los más de 8 millones de beneficiarios con la pensión universal, además del cuidado de su salud, reciban sus recursos a tiempo. Sin embargo, nos comentan que esta vez la secretaria María Luisa Albores podría no cumplir con la misión encargada por su jefe máximo, pues no han logrado dispersar el cien por ciento del dinero. Nos aseguran que en algunos casos el pago a los adultos mayores se ha retrasado. Así que no es presión, pero doña María Luisa tiene el reto de cumplir con el programa que más importa al Presidente.