pluma fuente_adictamente (2)

Los trastupijes de Ramón Poo

pluma fuente_adictamente (2)

Por Edgar Hernández Tiempo al tiempo.

 No hay malas hierbas ni hombres malos; sólo hay malos cultivadores.” – Víctor Hugo.

 

La realidad financiera de los 212 ayuntamientos veracruzanos demuestra una vez más que en Veracruz, sus políticos hacen y deshacen al amparo del poder, no existe fuerza política o grupo que no enfrente problemas financieros.

 

A lo largo del estado de Veracruz, cerca de mil ex empleados municipales han ganado laudos por los pésimos procedimientos de contratación y despido de empleados que enfrentan las administraciones municipales, al momento no existe ninguna autoridad local quiere acatar la orden de un juez, para pagar y cubrir con ello el mandato judicial que los obliga a responderle a estos ex empleados.

 

Dentro de esta madeja de conflictos financieros que enfrenta la entidad de Javier Duarte, resalta el caso del Ayuntamiento de Veracruz en donde se reclama un pago superior a los 50 millones de pesos así como la reinstalación de unos 70 trabajadores.

 

El repudio generalizado y el reclamo social se vio expresado este lunes en pleno acto de a la bandera en el zócalo de Veracruz donde cerca de 40 ex empleados municipales acompañados de sus abogados exigieron el pago de sus laudos.

 

Para desgracia de sus familias, los juristas Francisco León Castro, Alonso Carrillo y Andrés Alemán afirman que el responsable Jurídico del Ayuntamiento de Veracruz les ha expresado que no existe ningún peso para el pago ordenado por el juez.

 

Las demandas originadas desde administraciones como la de Jon Rementería, que es recordada por el pésimo trabajo desempeñado al frente del Ayuntamiento, y sobre todo por el hamponismo e impunidad con que se movía su cuñado Abelardo Coello, hoy prófugo de la justicia, por tener y mantener nexos directos con carteles de la droga.

 

Acostumbrados a las fiestas y al manejo desproporcionado de los recursos, eran conocidos por la contratación de personal femenino al cual obligaban y acosaban sexualmente y de las cuales existieron denuncias, que claro no procedieron a base de amenazas e intimidación.

 

Pero la realidad financiera de los municipios veracruzanos, obligará dentro de poco a que el gobierno de Javier Duarte intervenga, pues la problemática de las deudas municipales se incrementa día con día, sin que hasta hoy, autoridad alguna, frene a los ediles en la malversación del recurso.

 

Como estarán las cosas que la resolución del Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje es simplemente ignorada, aun cuando las instancias administrativas del Ayuntamiento Jarocho proponen pagar solo el cincuenta por ciento, de los montos reclamados.

 

Así de vivos los empleados de Ramón Poo Gil, que pretenden pasar sin trabajar de mendigos a millonarios.