MARIO ALBERTO MEDRANO GONZÁLEZ

Opinión Nacional

MARIO ALBERTO MEDRANO GONZÁLEZ

En el universo del meme, uno ha ganado simpatías, me refiero al que protagoniza Choche, el fallecido músico integrante de la banda Bronco. En éste, se muestra al baterista adornado con un algodón de azúcar en la mano, el conejo de peluche al piso, varios globos y una evidente cara de enamoramiento, ante la puerta de una mujer. Esta imagen es acompañada con algún diálogo sarcástico, a saber: ¿Qué haces aquí?, pregunta la dama; “Me diste la paz en misa; apenas ayer me depositaron; le diste like a mi foto…”, entre otros menos ocurrentes.

 Después de lo ocurrido esta semana inglesa, que hoy termina, con Jaime Rodríguez Calderón, bien se podría intercambiar el rostro de Choche e incrustar el de El Bronco con un diálogo así, “¿Qué haces aquí? Me validaste mis firmas; Me postulaste para la Presidencia; Dijiste que violaron mis derechos…”. Por supuesto, el papel de la mujer lo representa el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Hasta aquí, la guasa. Es sencillamente intolerable y ofensivo que aun cuando la magistrada presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Janine Otálora, votara en contra de este procedimiento de validación, se diera luz verde a una candidatura a simple vista innecesaria y fraudulenta. ¿Con qué piso seguro se moverá Rodríguez Calderón? El INE quedó mal parado, es un simple figurín en estas elecciones. ¿A este instituto que no sabe imponerse cuando es necesario le vamos a confiar la más peleada de nuestras elecciones? La respuesta es sí, y nos manda a la zozobra.

El cinismo de los independientes es pantagruélico. Entran a la contienda después de cometer fraude: su respuesta es decir que van a revisar exhaustivamente, explicar, qué pasó, el porqué hubo tantas firmas hechizas. Por supuesto, eso quedará ahí. En tiempos en los que se encarcela a aspirantes, como el caso de Lula, en México seguimos en una opacidad temeraria, ofensiva y trepidante.

¿A quién representa El Bronco o Margarita o Ríos Piter? ¿Son candidatos de quién, dónde está su alcance ciudadano? El millón y tantos de adeptos que les pedía el INE fueron falsos, ¿entonces? Ellos dicen ser independientes, ¿pero de qué, de quién? Acaso no los tres vienen de ser partidistas, hace no mucho pertenecían a un instituto, defendían los argumentos, las ideas, las obsesiones de un grupo parlamentario. Entonces, ¿de dónde les viene esa libertad? Rodríguez Calderón no sólo comete fraude, además ya dio muestras de ser un pésimo gobernador independiente. Nuevo León se quedó sin mandatario desde el primer día en que ganó El Bronco las elecciones estatales. Rodríguez Calderón estaba pensando en la presidencial desde entonces.

¿Por qué no son sometidos a investigación tanto Margarita como El Bronco como El Jaguar? Ahí están las evidencias: hubo fraude, no hay vuelta de hoja. ¿Ellos son nuestros candidatos, éstas que tenemos son nuestras autoridades, a ellas debemos confiarnos? Sin duda, esta semana ha mostrado muy claramente el telón de fondo de la política nacional. Hay muchas preguntas, pero pocas, quizá ninguna, respuestas reales.

Lo que dijo la magistrada Otálora debería ser la heráldica de estas elecciones y las venideras, “(Para ser candidato presidencial) se necesita perfil ético, no sólo político”. Por favor, hay varios sacos que deben ajustarse.

HASHTAG. Entre tanta bonhomía institucional nacional para con los independientes, la gringa no se queda atrás. Mark Zuckerberg se declara responsable del abuso de la compañía Cambridge Analytica, la cual utilizó los datos de millones de usuarios de Facebook para la campaña electoral de Donald Trump. Un “lo siento, me equivoqué” fue suficiente para eximir al joven CEO. Y ¿por qué no hay mayores consecuencias para Mark? Sin duda porque esta red social seguirá siendo decisiva para ambiciones de futuros aspirantes presidenciales. No es menor el robo de datos de Analytica, quien así lo crea está obcecado. La pregunta que germina de todo esto es, ¿estamos preparados para vivir una contienda electoral sin redes sociales, sin fake news, tan necesaria es la información falsa en los procesos para elegir Presidente? Mi respuesta es no, no lo estamos. Asusta saber qué tipos de mandatarios estamos eligiendo.