Monterrey.- Nacional Financiera concluirá este año beneficiando a más de 24,000 empresas de Nuevo León, con la colocación de crédito y garantías a través de la banca comercial. De enero a septiembre ha colocado 57,145 millones de pesos, afirmó a El Economista, Eduardo Salim Cabrera, representante de Nafin en la entidad.

Precisó que la colocación de crédito y garantías de enero a septiembre de 2019 ha sido de 57,145 millones de pesos, lo que representó un incremento de 21.27%  comparado con el monto colocado el año pasado que ascendió a 47,121 millones de pesos.

“Se espera que a finales del año iremos arriba de 24,000 empresas que obtengan crédito. Nuevo León es segundo a nivel nacional en cuanto al otorgamiento de créditos y garantías, detrás de la Ciudad de México, el tercer lugar lo ocupa el Estado de México y en cuarto lugar está Jalisco”.

A nivel nacional el monto registrado de enero a septiembre ha sido de 344,113 millones de pesos. Tan sólo entre Nuevo León y la Ciudad de México suman el 48% de la colocación, enfatizó.

“La nueva administración federal está dando un gran impulso para que la industria crezca más, de enero septiembre de 2019, al sector industrial se le han otorgado 61% de créditos y garantías, 22% al comercio y 17% a los servicios.

El objetivo de Nafin es crear más y mejores empresas y empleos, así como identificar a los sectores que más generan empleos y riqueza. La industria se vio beneficiada con 51% de los créditos y garantías, el comercio con 28% y los servicios con 21% de enero a septiembre de 2018.El apoyo a la industria se ha incrementado 44% en el último año, eso quiere decir que en Nuevo León se están creando más y mejores empresas a través del sector industrial, recalcó el funcionario.

Como complemento para apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas, Nafin les ofrece capacitación en línea de manera gratuita. Hay 32 cursos para empresas sobre suficiencia energética, gestión empresarial y gobierno corporativo, aseguró.

Otro de los programas de Nafin es el desarrollo de proveedores a través de cadenas productivas. Es decir, a través del factoraje, con el cual una proveedora de grandes compañías puede cobrar de inmediato una factura que normalmente tardaría en cobrar entre 30, 60 y 90 días. Esto permite a las Mipymes seguir operando.

“En Nuevo León hay 57 cadenas productivas o grandes empresas operando, y (a través del programa) se benefician a 4,500 proveedores. Las Mipymes representan 69% y 25% el sector comercio”, afirmó Salim Cabrera.