El peso terminó la sesión con una baja de 0.41% o 7.8 centavos, cotizando alrededor de 19.02 pesos por dólar,tocando un máximo de 19.07 pesos por dólar, de acuerdo con Banco Base.

Dicha depreciación, indicó la entidad financiera, se observó desde las primeras horas del día, como consecuencia de un incremento de la aversión al riesgo en los mercados financieros globales por las tensiones diplomáticas y comerciales entre Estados Unidos y China.

A estas tensiones, se sumó que el Fondo Monetario Internacionaldecidió ajustar a la baja sus previsiones de crecimiento económico global de 3.9 a 3.7% para 2018 y 2019.

Inicialmente el retroceso de la moneda mexicana se debió a un debilitamiento de la mayoría de las divisas frente al dólar, aunque en la sesión la mayoría de estas logró recuperarse, sin embargo, el peso fue de las pocas que no se recuperó.

Para Banco Base el peso permanece débil, cotizando alrededor de 19 pesos por dólar, pues al tratarse de una de las divisas de economías emergentes de mayor liquidez y que opera las 24 horas del día, se convierte en una moneda predilecta para cubrirse ante eventos de riesgo.

Los participantes del mercado asumen posiciones en contra del peso, pues saben que, ante episodios de pérdidas en otros mercados financieros, probablemente el peso mexicano también se debilite, lo cual resulta rentable si se asumieron posturas en corto sobre la divisa, explicó.

Derivado de que existen riesgos importantes que ocasionarían mayor volatilidad cambiaria durante los próximos días, es probable que los participantes del mercado estén asumiendo posiciones a la espera de una depreciación del peso.

Ello evita que la moneda mexicana muestre una recuperación junto a la mayoría de las divisas en el mercado cambiario.

En este contexto, en bancos de la Ciudad de México, el dólar libre terminó con una ganancia de 17 centavos en comparación con el cierre previo, al venderse hasta en 19.37 pesos y comprarse en un mínimo de 17.90 pesos.