Restauranteros, en el olvido

Enrique Yasser Pompeyo

Mesa de redacción

En la entidad veracruzana, los propietarios de restaurantes se encuentran en una profunda crisis.

Ante el cierre de negocios por las medidas de prevención para evitar contagios del COVID-19, los empresarios del ramo están al borde de la quiebra.

Por parte de los gobiernos federal y estatal hacen falta programas reales y estrategias de apoyo para el sector.

Pese a que los negocios fueron cerrados para acatar las medidas sanitarias, se debía seguir pagando no sólo los salarios de los trabajadores, sino también los servicios y los impuestos.

De ahí la urgente necesidad de que tanto la administración estatal y los ayuntamientos se coordinen para implementar estrategias de promoción.

El riesgo radica en que si no hay difusión de los destinos turísticos y otras acciones, muchos restauranteros cierren de manera definitiva, lo que conlleva el despido de trabajadores, que en algunos casos ya ha ocurrido.

Aunado a ello y ante el desempleo, no se descarta que algunas personas puedan comenzar a delinquir.

Ya las diferentes cámaras y particularmente los empresarios restauranteros han planteado a las autoridades la implementación de un programa para dar a conocer las zonas turísticas y los pueblos mágicos del estado.

Los empresarios hacen su parte, se unen para impulsar un frente común y poder salir adelante de la severa crisis económica en la que se encuentran.

Está en manos de las administraciones estatal y municipales respaldar al sector para evitar que bajen sus cortinas de manera permanente.

REFORMAS A LA CONSTITUCIÓN

En compañía del Presidente del Comité Ejecutivo Nacional, Marko Cortés Mendoza, el Presidente del Comité Directivo Estatal del PAN en Veracruz, Joaquín Guzmán Avilés, se reunió con presidentas y presidentes municipales del PAN donde se abordó el riesgo que representa para Veracruz, las reformas constitucionales aprobadas por Morena “para vulnerar la democracia en la entidad”.

El líder panista acusó que el gobierno de Morena busca presionar a las y los presidentes municipales para que aprueben la reforma “antidemocrática”.

Hasta la tarde de este miércoles, el Congreso del Estado no había enviado la reforma a ningún ayuntamiento del PAN para su aprobación o rechazo, “lo que expone la intención de pasar por alto a los gobiernos municipales”.

A través de las plataformas digitales y en seguimiento a las medidas de prevención por la crisis sanitaria, el dirigente estatal y los alcaldes lamentaron que Veracruz tenga el “peor gobierno” en la historia y que el partido en el poder “atente” contra la voluntad de las y los veracruzanos, “coaccionando” a sus representantes populares y buscando mecanismos para garantizar a toda costa la aprobación de la reforma.

Con la presencia del Coordinador Nacional de Alcaldes del PAN, Enrique Vargas del Villar, Guzmán Avilés recordó que el PAN gobierna el 40% de la población del Estado, de ahí que la reforma a la Constitución “que disminuye la capacidad operativa de los institutos políticos como representantes de la voluntad ciudadana, atenta contra los derechos democráticos de todas y todos”.

Advirtió que Veracruz se encuentra en “absoluto peligro” ante el “autoritarismo” que Morena pretende instaurar, “silenciando” las voces críticas y eliminando la posibilidad de que la población realice una revocación de mandato de Cuitláhuac García, “que hasta el momento solo ha colocado a Veracruz como la entidad con mayor deuda pública, mayor subejercicio y altos niveles de inseguridad”.

enriquepompeyo@hotmail.com