Revaloremos las cartas

Opinion Estatal

Las cartas como los poemas de amor deben ir permaneciendo aún en estos tiempos. Ante una sociedad que requiere de manera urgente mayor sensibilización, humanización y que fluya el amor desde distintas esferas, expresiones y formas. Las cartas al padre, la madre, el hijo, el nieto, la abuelita, el abuelito, la novia, al maestro, el escritor, el pastor, el sacerdote, entre otros, deben de reconsiderarse.

En las instituciones educativas, por ejemplo a los niños se les podría invitar a realizar una carta para un ser querido de su casa, apoyarle para darle forma, incluir todo lo que debe llevar la carta y si quiere entre las palabras que sea a mano, incluirle unos dibujos que el pequeño o pequeña desee crear. En el caso de una secundaria o preparatoria elaboraran cartas a sus abuelos, ya sea que vivan o no, cómo los recuerden y porque querían hacerles llegar una carta a ellos, como papás de sus papás. En la universidad, una carta de agradecimiento a los padres por todos los años dedicados a su hija o hijo, para darles ese tesoro de permitirles estudiar y llegar a una carrera universitaria.

Si quieres escribir una carta, puede estar acompañada de un pequeño extracto de un poema de determinado escritor, siempre y cuando hay que escribir su nombre, realizar la cita precisa y no fusilárselo como varias personas lo hacen. Debemos revalorar la tarea de las cartas, ya sea escrita a mano, en máquina de escribir o en una computadora, démosle la forma y el sentido.

Fue muy interesante el trabajo que realizó la Coordinación General de Educación Intercultural y Bilingüe de la SEP, hace unos años donde los pequeños de una escuela intercambiaban cartas con niños de otra institución educativa, que provenían de un estado distinto, eran bilingües y se intercambiaban palabras en su lengua materna. Ojalá la Secretaria de Educación Pública y estatal retomarán temas muy importantes como estos para el fortalecimiento de la interculturalidad en el aula, en la escuela y en la sociedad.

A los niños sólo se les pide que hagan su carta a los reyes magos, pero no todos los niños reciben los reyes magos. La mejor manera es que los niños y los grandes practiquen lo que hicieron sus padres y sus abuelos, los intercambios de las cartas. Todas las cartas son bonitas, mientras sean hechas con el corazón.

Al trasladar un pensamiento a las letras escritas estás facilitando un buen aprendizaje en el educando. Tanto en el país como en el estado, deben surgir los nuevos escritores. Sólo con base al ensayo y el error podrán darse a conocer el día de mañana. Si no lo hacemos hoy, mañana puede complicársele más. El tiempo es ahora. Hace unos años participamos como jurado del concurso estatal “Carta a mis padres” que organizaba el Instituto de la Juventud Veracruzana, revisamos cientos de cartas y al final se decidió por las fueron acreedoras a premios y reconocimientos, sin embargo, todas tuvieron un gran valor y significado.

Las cartas de amor eran más comunes en el ayer, en el ahora pueden volverse más atractivas para las personas que les gusta el romanticismo. Así que sí para el día del amor y de la amistad quieres regalar algo, acompáñala con una carta o solamente regala un pensamiento bello con tus propias palabras, resaltando y destacando lo siguiente: te quiero, te adoro, te amo. Por eso y más, revaloremos las cartas.

 

Paxkatkatsini (Gracias)

venandiz@hotmail.com