nobel

Tomado de: El Universal

Richard H. Thaler gana el Nobel de Economía

Richard H. Thaler es el ganador de este año del Premio Nobel de Economía por sus “contribuciones a la economía conductual”. En esta edición, como viene siendo habitual, no había un claro favorito. Decenas de candidatos aspiraban al prestigioso galardón, pero finalmente quien se ha impuesto es este profesor de 72 años de la universidad de Chicago.

Según se ha expuesto en la Real Academia Sueca de las Ciencias, las contribuciones de Richard H. Thaler, natural de Nueva Jersey, “han construido un puente entre los análisis económicos y psicológicos de la toma de decisiones individuales”. Con este galardón, el economista ganará prestigio mundial y un premio dotado en 9 millones de coronas suecas (unos 944.000 euros).

Watch the announcement of the 2017 Sveriges Riksbank Prize in Economic Sciences in Memory of Alfred Nobel! 

Aseguran que ”sus hallazgos empíricos y conocimientos teóricos han sido decisivos en la creación de la nueva y creciente área de la economía conductual, la cual ha tenido un impacto profundo en muchas de las áreas de la investigación y políticas económicas”.

“Al incorporar nuevas ideas sobre la psicología humana al análisis económico, ha dotado a los economistas de una mayor riqueza de herramientas analíticas y experimentales para comprender y predecir el comportamiento humano”, añadieron.

En sus primeras declaraciones tras conocerse el premio, Richard H. Thaler bromeó al asegurar que tratará de gastar el dinero del galardón “tan irracionalmente como sea posible”, recordando además su breve aparición en la película ‘La Gran Apuesta’ y recomendando su visionado al presidente de EE.UU., Donald Trump.

Si bien algunos Nobel se conceden desde 1901, el Nobel de Economía no se empezó a entregar hasta 1969 debido a que esta categoría no aparecía en el testamento de Alfred Nobel. De hecho, el nobel dedicado a esta disciplina se bautizó oficialmente como el ‘Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel’ pero con los años, y por comodidad, se ha abreviado para simplificarlo.

A diferencia de otras categorías, acertar en la quiniela sobre los favoritos a llevarse este galardón es mucho más complejo.