Tal parece que en el caso de la “Ley Bonilla”…

Templo Mayor

Templo Mayor

TAL PARECE que en el caso de la “Ley Bonilla” que pretende alargar el mandato del gobernador electo de Baja California de dos a cinco años, a Olga Sánchez Cordero le atacó el “Síndrome de la Chimoltrufia”, pues como dice una cosa, dice la otra.

COMO secretaria de Gobernación se congratuló de la decisión tomada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que limita a dos años el periodo del morenista Jaime Bonilla

…PEEERO, la también ministra en retiro de la Suprema Corte de Justicia expresó sus dudas sobre la actuación del Tribunal, pues considera que podría haberse extralimitado en sus funciones.

AL FINAL, la funcionaria federal dijo que se trata de un debate jurídico muy interesante. Y de verdad debe serlo, puesto que ella misma puede argumentar en favor y en contra. Hasta parece un caso ¡del Doctor Jekyll y Mister Hyde!

***
FUERTES están los camotazos para la renovación del titular de la Auditoría Superior de Puebla y cuentan que quien está metidísimo en su propia sucesión es el actual auditor, David Villanueva Lomelí.

ALGUNOS diputados locales acusan a Villanueva de proteger los intereses de ex funcionarios de anteriores administraciones -especialmente la de Rafael Moreno Valle- y de tratar de favorecer a Juan Carlos Moreno Valle Abdala, para que ocupe su actual puesto.

EL ASPIRANTE es identificado en Puebla como primo del fallecido ex gobernador y sobrino de Julia Abdala, la “ni esposa ni concubina” de Manuel Bartlett, director de la CFE, lo que genera muchas suspicacias sobre sus posibles conflictos de interés.

YA SE VERÁ si en la entidad en la que gobierna el morenista Miguel Barbosa pesan más el abolengo y las “influencias” o el sentido común que, en política, suele ser el menos común de los sentidos.

***
A QUIEN le tocó experimentar de primera mano las arbitrariedades que algunos servidores públicos cometen en la CDMX fue a la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Martha Delgado.

AMARGAMENTE se quejó en Twitter de policías y empleados de una empresa de parquímetros que le colocaron la “araña” inmovilizadora a un auto que estaba detenido momentáneamente mientras hacía maniobras en el garage de su casa para sacar otro vehículo.

Y AUNQUE les enseñó su identificación para demostrar que ella vivía ahí, y por ello, no debían de infraccionarla, no le hicieron el menor caso. Otro tema que tendrá que revisar el flamante jefe de la Policía, Omar García Harfuch.