Tavo Pérez, el ‘independiente’

Raymundo Jimenez

Al pie de la letra / Raymundo Jimenez

 

Por si alguien tenía dudas acerca de qué tan “independiente” es el alcalde electo de San Andrés Tuxtla, Octavio Pérez Garay, este domingo 15 el empresario y exdiputado local del PRI –partido al que renunció tras ser vetado por el actual edil priista Manuel Rosendo Pelayo, quien impuso como candidato al ex secretario del Ayuntamiento, Roberto Virgen Riveroll– va a mostrar su verdadera cara al recibir como anfitrión al munícipe boqueño Miguel Ángel Yunes Márquez, aspirante del PAN a la gubernatura que a través de simulados “foros” anda autopromoviéndose por toda la entidad.

Y es que Pérez Garay, quien en los últimos dos sexenios priistas fue socio y protegido de Jorge Carvallo Delfín –ex secretario particular del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán, ex presidente del CDE del PRI, exlíder del Congreso local, secretario de Desarrollo Social en la administración del gobernador Javier Duarte de Ochoa, y actual diputado federal por el distrito de Los Tuxtlas–, es el convocante al foro “Un gobierno exitoso” que será impartido por Yunes Márquez el próximo domingo a las 11:30 horas en el salón “Américas”, ubicado en la calle de Gutiérrez Zamora número 302 en el Barrio de Chichipilco, de San Andrés.

“Ven y conoce las estrategias para lograr municipios más felices”, dice la invitación del hijo de Marina Garay, ex alcaldesa y ex diputada local y federal del PRI, muy allegada también a Carvallo Delfín.

Después de esta encomienda que ha recibido de Yunes Márquez –y que obviamente debió ser avalada por el papá del edil de Boca del Río, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares–, se confirma que Pérez Garay será el operador político del yunismo blanquiazul en la sucesión gubernamental de 2018, si es que el hijo primogénito del mandatario panista logra salvar el aparente rechazo que hasta el momento tendría para dicha candidatura por parte de los líderes nacionales del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano que están por consolidar el Frente Ciudadano por México para la sucesión presidencial del año entrante.

De hecho, los Yunes azules buscaron a Pérez Garay a la semana siguiente de que el ex priista ganó las elecciones municipales como candidato independiente. A mediados de junio, el gobernador y su primogénito fueron dizque a celebrar a Los Tuxtlas el “Día del Padre”. En compañía del alcalde electo, ambos disfrutaron de las bellezas naturales de la llamada “Suiza veracruzana”; nadaron en sus playas vírgenes, practicaron rappel y bucearon entre los arrecifes.

En esa ocasión subieron fotografías en las redes sociales pero aclarando que no habían hablado de temas políticos. Obviamente nadie les creyó. Y el tiempo se ha encargado de exhibirlos.

Por supuesto que tienen acuerdos y una estrategia que ha quedado al descubierto. Tan es así que a principios de septiembre Pérez Garay dio una conferencia de prensa en Boca del Río para acusar al actual edil priista, Rosendo Pelayo, de haber asignado en agosto de 2015, sin licitación de por medio, un contrato por más de 36.9 millones de pesos a una sospechosa empresa llamada “Luminarias de Veracruz, S.A. de C.V.”, que debió haber instalado 5 mil luminarias y sólo colocó 3 mil 400 que, según él, son de mala calidad.

El domicilio fiscal que reportó dicha empresa, casualmente en la ciudad de Boca del Río, en la calle de Zamora número 422, resultó ser un edificio abandonado.

Tres semanas después, el 25 de septiembre, Pérez Garay se presentó en la Fiscalía General del Estado para interponer dos denuncias penales en contra del alcalde Manuel Rosendo, una por el caso de las luminarias y otra por 15 empresas “fantasmas” que presuntamente habrían sido detectadas en la Comisión Municipal de Agua Potable.

¿Por qué el alcalde electo no esperó a tomar posesión de la presidencia municipal en enero de 2018 para denunciar penalmente a Rosendo Pelayo? Lo que se deduce es que desde ahora buscan inhabilitar y coaccionar legalmente al edil priista, quien aspira a contender el año próximo como candidato a diputado por la virtual alianza PRI-PVEM-PANAL y cuya precandidatura habría de definirse dentro de un par de meses.

Panistas jarochos, mudos

Por cierto, a diferencia de otros alcaldes del país que impulsan el Frente Ciudadano por México, los munícipes panistas de Veracruz –empezando por el boqueño Miguel Ángel Yunes Márquez, que quiere ser abanderado por la coalición PAN-PRD-Movimiento Ciudadano (MC) en la sucesión gubernamental de 2018– nada han dicho hasta ahora sobre el proceso de elección del candidato presidencial, lo que motivó la renuncia de Margarita Zavala al partido blanquiazul.

Y es que este miércoles, en conferencia de prensa, un grupo de alcaldes de estas tres fuerzas políticas, encabezados por el edil de Durango, José Ramón Enríquez Herrera, demandaron un método abierto y transparente para la elección del candidato del Frente Ciudadano por México, con el fin de llegar fortalecidos al 2018 para enfrentar al PRI.

Por su parte, Luis Banck Serrat, presidente municipal de Puebla, propuso que el método de elección sea organizado por el Instituto Electoral Nacional, que sería un árbitro imparcial.

También lamentaron la salida de Zavala, pues reconocieron que resta puntos al PAN.

A diferencia de Yunes Márquez, que anda recorriendo la entidad veracruzana sólo para autopromoverse, los ediles del PAN, PRD y MC presentaron la agenda de los “Foros municipales”, que pretende que los gobiernos locales sean tomados en cuenta en las decisiones del Frente Ciudadano por México. Enríquez Herrera, presidente de la Asociación de Autoridades Locales de México (AALMAC) y también de la CONAMM, afirmó que para cambiar el actual régimen es necesario poner a los ciudadanos en el centro de las decisiones para modificar de fondo “el acto de gobernar”.