TEMPLO MAYOR

Templo Mayor

Templo Mayor

TEMPLO MAYOR

** Por lo visto Seguridad Alimentaria Mexicana servirá para asegurar la alimentación, sí, pero de los descendientes de su director de Administración, René Gavira Y es que el funcionario no sólo se está brincando a su jefe, Ignacio Ovalle, sino que, de plano, está haciendo lo que quiere con las licitaciones de la llamada nueva Conasupo.
Cosa de ver, dicen, que le asignó a Industrias Lácteas Asturianas, nomás porque sí, un contrato por 2 mil 800 millones de pesos para “secar” 40 mil toneladas de leche.
Quienes saben cuándo hace nata el lácteo dicen que los precios pagados por Segalmex están muuuy por encima de lo que establece el análisis de mercado que, supuestamente, debería aplicarse en estos procesos. Tan es así que otros empresarios lecheros ya están tocando la puerta de Palacio Nacional para saber si Gavira cuenta con la bendición presidencial o si está actuando de muy mala leche en su contra.

** A ver si no le sale por la culata el tiro a Martí Batres. Resulta que el todavía presidente del Senado presentó una queja ante la Comisión de Honor y Justicia de Morena, exigiendo que se repita la votación que le quitó el cargo. Su argumento es que Ricardo Monreal aplicó una chicanada al permitir que votaran también las cinco senadoras del PES y no sólo los de Morena.
Sin embargo, por lo que se comenta al interior de la bancada morenista, fue el propio Batres -¡oh, paradoja!- quien propició esa situación. Y todo porque la senadora Antonia Cárdenas, muy convenientemente, renunció así de pronto a Encuentro Social y se declaró parte de la bancada de Morena… sólo para votar por Batres. Y aunque no hay un solo documento que avale su fichaje como morenista, la legisladora se metió a la votación y emitió su voto.
Ante esto, dicen los propios morenistas, Monreal optó por echarle montón a Batres, le abrió la puerta al resto de las senadoras del PES y éstas votaron por la candidata monrealista, sepultando las aspiraciones del presidente de la Mesa Directiva.
Ahora Martí Batres quiere que la controversia sea resuelta por el órgano interno de Morena, pero puestas como están las cosas, a ver si no se lleva una segunda derrota en menos de una semana.

** ¡Caramba! El desafío del crimen organizado cada vez es más descarado. En diversas ciudades del país han aparecido anuncios espectaculares de una de las más temibles bandas delictivas amenazando a los y las mexicanas. En esas mantas se lee: “Regresaremos” y firma el Partido Revolucionario Institucional. ¡Ay, nanita!