Trump no metió mano en caso Rafa Márquez

Bajo Reserva

BAJO RESERVA

Periodistas El Universal

 

Apenas de regreso de Washington, el representante del Partido Republicano y aspirante a ocupar la embajada de EU en México, Larry Rubin, comenzó una tarea oficiosa para tratar de zafar al presidente Donald Trump del caso del futbolista Rafael Márquez, señalado por el Departamento del Tesoro estadounidense de tener negocios con un capo de la droga. Nos recuerdan que la lista negra, creada en 1950, incluye a personajes que son investigados durante meses y años. Y, aquí el punto del asunto, don Larry comenta que es altamente probable que los expedientes de Márquez y Julión Álvarez hayan sido iniciados en la administración del presidente Barack Obama. Por supuesto, Rubin busca sacar a Trump de los señalamientos a los personajes públicos, quienes no podrán tener ninguna relación empresarial con la iniciativa privada ni el sector financiero de Estados Unidos. Do you understand?

Julión y la independencia de la PGR

Ahora sí la PGR dio un guantazo a sus críticos, a aquellos que consideran que no tiene independencia del Ejecutivo. La prueba es contundente. El lunes pasado el presidente Enrique Peña Nieto posó para una fotografía con el cantante Julión Álvarez y el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, durante una gira en la que visitó el Cañón del Sumidero. La foto fue subida a las redes de la Presidencia de la República. Dos días después, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos puso a Álvarez en una lista de sanciones, pues asegura que mantiene nexos con un capo del Cártel Jalisco Nueva Generación. La dependencia estadounidense aseguró que contó con la ayuda de la Procuraduría General de la República para identificar las redes del capo en México, así como para asegurar algunos de sus bienes. Es obvio que nadie en la PGR le informó al presidente Peña de la inconveniencia de posar junto a un hombre que estaba bajo la lupa del gobierno de Estados Unidos por sus presuntos nexos con un capo del narcotráfico. Así, o más independencia.

Reglamento del INE y el caso Coahuila

El PRI tiene lista la estrategia legal para echar abajo la determinación del Instituto Nacional Electoral por el rebase de tope de campaña en Coahuila, con un reglamento de fiscalización aprobado el 21 de diciembre pasado. Nos explican que la dirigencia del partido, a cargo de Enrique Ochoa, argumentó que la operación de la norma no estaba vigente, pues no se había publicado en la página web del INE, que dirige el consejero Lorenzo Córdova. Y, ante tal situación anómala, el instituto decidió publicarlo apenas en el Diario Oficial de la Federación. Eso les da la razón a los priístas, claman los abogados de quien fuera el candidato priísta Miguel Riquelme. En breve, tocará al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinar si Riquelme ganó la elección, nos comentan.

Ferriz ve el piso “disparejo”

Esta mañana el Instituto Nacional Electoral recibirá su primera inconformidad por los lineamientos conocidos como “piso parejo”, que aprobaron hace unos días. Nos dicen que hoy Pedro Ferriz de Con, quien busca la Presidencia de la República por la vía independiente, acudirá al INE, para que se cancele la aplicación de lineamientos que prohíben pautas en redes sociales. Don Pedro argumenta que él no es candidato hasta que sea reconocido por el INE, por lo que puede seguir usando las redes y que el limitar el uso del internet viola el derecho humano de la libertad de expresión y el libre debate de ideas. Es decir, Ferriz le dirá al INE que él no ve el piso nada parejo.