ricardo-la-volpe-y-sus-cabalas-600x293

Tomado de: ESTO

Voz autorizada: La Volpe y la selección de Osorio

Hablar de futbol con Ricardo Antonio La Volpe es tener una charla abierta, intensa, como si se tratara de un juego entretenido, de un partido, pero un partido de ida y vuelta en el que tampoco falta la polémica.

Sus bases futbolísticas son sólidas y claras. La Volpe no se enreda, al menos en sus conceptos porque le gusta abrir la charla como también le gustó siempre abrir el campo de juego y distribuir la acción por las bandas.

 Siempre tuvo el ojo clínico para observar a ese jugador que le hacía falta y que le encajaba en su estilo, en sus arraigadas fórmulas futbolísticas.

Para Ricardo, no todo es un título, pues hay quien sólo le reconoce aquella Liga ganada con elAtlante y se olvidó de todo lo demás.

“No me dan el título conseguido en el Ascenso con el Atlante o el de la Liga con el Toluca. De qué sirve ganar una Copa de Oro o un Preolímpico. Después qué pasó, yo me voy y más adelante ese preolímpico lo pierde Hugo. Y para México era importante esa clasificación”.

Independientemente de los éxitos, cuando de futbol se trata, La Volpe no lo ve por encimita. Se adentra en un mundo complicado que le gusta explorar todos los días y siempre descubre cosas nuevas porque el aprendizaje no se frena.

“Soy estudioso y quise ser estudioso del futbol, porque me gusta explicarle a la gente lo técnico y lo táctico como se analiza por ejemplo en el Super Bowl. Yo escucho y veo. Muchos periodistas creen que los entrenadores vendemos humo. Yo tampoco generalizo cuando hablo sobre los periodistas. Por ejemplo, lo que hizo Guardiola en el Manchester City no lo hace cualquiera. Ir a un país donde juegan de cierta manera y él va para imponer su propia manera de jugar; eso es genial. Por eso yo creo que hoy a la Selección, en este proceso, le hace falta un análisis. ¿Realmente el señor Osorio tiene un sistema? Yo veo que de pronto juega con línea de cuatro, de pronto con línea de tres, ha metido hasta dos contenciones en la recuperación. No entiendo”.

Osorio ha dejado en claro que es un gran estudioso de los rivales, por eso modifica su esquema de acuerdo al equipo que va a enfrentar:

“No es malo llevar una estrategia, pero yo me refiero al esquema. Si tú ajustas la manera que tienes de jugar, de acuerdo al rival, entonces ya vas perdiendo el partido porque dejaste que el rival imponga su estilo de juego. Es decir, te adaptas a algo, pero no vas a imponer tu forma de jugar”.

Si algo le aplaude La Volpe a Osorio, es tener a México en el Mundial: “Fue logrando objetivos, tal vez otros no los alcanzó, pero yo estuve ahí y sé que para la Federación, el principal objetivo es estar en el Mundial. Vos date cuenta que somos de los pocos países que tenemos continuidad. México va otra vez al Mundial”.

Sin embargo, La Volpe haría algunos ajustes: “Yo pondría a un director general que trabaje desde la Sub-15, la 17 y la 20, para explotar las características del futbolista mexicano. Aunque se vaya al extranjero, aquí ya va a estar bien trabajado. ¿Qué genera en la cancha el futbolista mexicano? ¿Cuál es el fuerte? Hay que entender sus genes y desarrollarlos. Tal vez no tenemos el gran toque o habilidad de los brasileños o los argentinos. Pero tenemos la dinámica y generamos un poquito de futbol. La prueba más fresca es este chico Lainez, aunque se vaya a Europa, ya pasó por juveniles. ¿Qué quiero decir con esto? Si hay una base de entrenamiento y la 15 trabaja igual que la 17 y la 20, no habría problemas sobre un estilo de juego”.

Hoy, lo que La Volpe se pregunta y al mismo tiempo se inquieta es por cómo quiere jugar: “El sistema de juego debe darse de acuerdo a lo que produce México, a lo que te pueden dar estas nuevas camadas de jugadores. Las características de los jugadores te da el sistema que vas a desarrollar”.

¿ALEMANIA? RESPETO, NO MIEDO

Ricardo La Volpe es reconocido en muchas partes por ser un brillante estratega. Sabe cómo acomodar sus piezas para cada partido, pero sobre todo tiene una visión de juego bien definida, que respeta partido a partido.

En charla exclusiva para ESTO, se le preguntó al técnico de México en el Mundial de Alemania 2006, cómo enfrentaría el primer juego del Tricolor en Rusia 2018, si estuviera él al frente del equipo. De entrada, utilizó una palabra que abarca y aclara muchas cosas: “Respeto. Alemaniaes un rival al que hay que respetar, pero este respeto debe ser sin miedo. Cuidado con eso. En mi forma de pensar, todos los equipos tienen virtudes, pero también tienen sus carencias. Yo no creo que Alemania quiera arriesgar desde el primer partido. Eso es bueno para México. Se trata del primer partido, si fuera el juego decisivo por el pase, Alemania se te va encima con todo”.

Sorprender a los alemanes podría ser una opción para México, algo que La Volpe no cree que sea tan fácil: “Insisto, tendrá que respetarlos y jugarles de igual a igual. Atención que se trata del primer partido y tendrá que ser México el que salga con todo, porque sorprender en estos tiempos no esta tan fácil. Ellos conocen a Corona, pero si lo quitas y pones a Vela, también sabrán qué estás intentando. Es mejor tratar de ser astuto, inteligente. ¿Qué tiene Méxicopara hacerle daño a Alemania? Una virtud acá es la dinámica, no debes tener miedo, ni tampoco les puedes regalar la pelota. Hay que tener iniciativa, buscar el protagonismo y al mismo tiempo tener equilibrio, porque si les regalas espacios tendrán llegada y son muy peligrosos”.

La Volpe sabe la importancia de este partido y entiende que tampoco se puede iniciar con una derrota: “Todo se complicaría, no se pueden correr esos riesgos, así que regalar la pelota sería un error. Si comienzan perdiendo, ya no puedes perder los otros dos”.

Ricardo también supo lo que era enfrentar a Alemania y a su actual entrenador: “Klinsmannera el técnico, pero Löw estaba como auxiliar. El sistema sigue siendo igual, la idea no ha cambiado y creo que en ese sentido, Osorio lo debe tener bien estudiado. Si algo está claro es que Alemania es un rival que no cambia su forma de jugar y mucho menos va a cambiar contra México”.

Finalmente, La Volpe señaló que lo más importante será la mentalidad: “México tendrá que sentirse con la confianza y más que conocer al rival, saber lo que debemos hacer nosotros en el terreno de juego”.

LA MEJOR GENERACIÓN MEXICANA

Desde su época como guardameta en el futbol mexicano y después como entrenador, vaya que La Volpe tiene mayor visión y conocimiento de nuestro balompié que el propio técnico nacional, Juan Carlos Osorio.

De ahí que el famoso “Bigotón” tenga autoridad para hablar de lo que es hoy el jugador mexicano. Los ha observado y considera que Osorio tiene un gran material humano en sus manos: “De todas las generaciones de futbolistas que he visto aquí, para mi gusto, la mejor es ésta”.

“Veo excelentes jugadores, como para que el entrenador pueda plantear excelentes partidos en el Mundial”, consideró Ricardo La Volpe.

Cuando se tiene una base de jugadores importante con una mezcla de experiencia y juventud y varios elementos en Europa, ¿cómo se integra un equipo para llegar bien a un Mundial?

La Volpe respondió así: “Difícil pregunta, porque yo soy un estudioso. Me gusta pensar en todos los detalles, pero sobre todo en ir cumpliendo las metas bajo un convencimiento. Por ejemplo, nosotros le ganamos a Brasil. ¿Y cómo le ganamos? Si los dejo jugar, me ganan. Pero les quitamos la pelota y se sintieron desesperados. Así pasó.  Metimos un gol y fallamos un penalti que era el 2-0. La realidad es que fuimos muy superiores y buscamos siempre a los laterales para nosotros ir al frente y que ellos se echaran atrás”.

Llegar a un Mundial es lo máximo, disfrutarlo es complicado: “No se puede hablar de disfrutar un Mundial cuando tienes un país encima. En el proceso hubo mucha presión, estaban esperando que no tuviera una buena eliminatoria. Si fracasaba o no, hasta en la Copa Confederaciones. Mira, para mí fue una alegría, un gusto dirigir a México, pero siempre está obligado a ir a un Mundial. En la Concacaf es superior, y se complica en ocasiones por un montón de cosas que pueden suceder. Fue un orgullo cumplir con una meta tan importante. Era querido o no querido. No tenía buena relación con la prensa. Me critican porque perdí contra Argentina, pero nadie analiza cómo perdimos. En cambio no puedes decir que se jugó bien cuando el portero es tu héroe como sucedió en Brasil. Sin embargo, desde entonces vengo estudiando al periodismo y entendí que hay que ser más amigo del periodista”.