Ya parece cotorreo…

Templo Mayor

Templo Mayor

YA PARECE cotorreo, pero ahí viene oootro pacto entre los empresarios y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Esta vez, dicen, para que la iniciativa privada le entre al redil moralista de Palacio Nacional.

AUNQUE no se conocen los detalles del documento, lo que se sabe es que a los representantes empresariales los van a hacer firmar 10 compromisos de “dimensión social”.

Con eso de que el Presidente ya les pidió que le bajen a sus utilidades, a ver si no les incluyen el detallito en este nuevo acuerdo.

SI POR cada reunión entre el gobierno de AMLO y los grupos empresariales se invirtiera un dólar en México… ¡ya seríamos Corea del Sur!

***

A PROPÓSITO de inquietudes empresariales, hay un tema que trae muy inquietos a los ejecutivos de compañías extranjeras con operaciones en México.

Les preocupa sobremanera que el gobierno de López Obrador pretenda apoderarse del Instituto Nacional Electoral.

SI YA de por sí la incertidumbre tiene frenadas inversiones que ya deberían haber llegado al país, el hecho de que el Ejecutivo pretenda controlar también al árbitro electoral les parece inconcebible.

Dicen que no sólo socava la infraestructura democrática, sino que erosiona el Estado de derecho y que, por experiencias que han visto en otros países, cuando los mandatarios se apropian del control de los comicios, se pierde el barco.

Y en eso los europeos y los norteamericanos son muy fijados.

POR ESO, paradójicamente, es a los empresarios extranjeros a los que más les preocupa que el Presidente pretenda someter al INE.

A ver si alguien logra que lo entiendan los políticos nacionales.

***

EL PLEITO por la dirigencia entre Yeidckol Polevnsky y Alfonso Ramírez Cuéllar ya llegó hasta Nuevo León y se sintió tanto en Morena como en… ¡el PRI!

RESULTA QUE la presidenta que ya no es presidenta venía tejiendo desde hace meses un acercamiento con la alcaldesa priista Clara Luz Flores, con miras a la elección por la gubernatura el próximo año.

Esto, ooobviamente, a contrapelo de los morenistas que ven a Tatiana Clouthier como su abanderada.

Y RESULTA que el nuevo presidente que no preside nada, Ramírez Cuéllar, estuvo en Monterrey donde le dio el espaldarazo a Clouthier para ser la candidata.

Eso provocó que, finalmente, la tricolor Flores renunciara al priismo, con lo que se da como inminente su fichaje por Morena.

JUSTO ESO es el centro de la pelea entre las tribus morenistas: quien controle al partido será quien palomee las candidaturas de 15 gubernaturas para el próximo año y, además, manejará los cuantiosos recursos de Morena, que sólo este año ascienden a mil 700 millones de pesos.

¡Nomás!